Comentábamos hace seis meses que La era de Hombre X, aunque había sido planteada como la gran utopía mutante, el múndo idílico en el... La era de Hombre X, mes seis: Omega

Comentábamos hace seis meses que La era de Hombre X, aunque había sido planteada como la gran utopía mutante, el múndo idílico en el que los portadores del gen X podrían por fin ser felices, daba una sensación extraña. Como de que algo fallaba, de que no todo era lo que parecía. Y efectivamente, la realidad de esta utopía era bastante más oscura de lo que parecía en un primer momento. Era una dictadura con propaganda política, con una policía secreta, con control mental, con campos de concentración para los disidentes, con determinados comportamientos emocionales prohibidos… No se practicaba el genocidio masivo, como en La era de Apocalipsis, pero estaba muy lejos de ser la sociedad perfecta. Vamos a ver cómo ha cerrado la historia.

era de hombre x omega pag1

Cuando comenzó este evento, tuvimos la sensación de que Alfa era, además de un arranque para la historia -pasado el prólogo que fue Patrulla X Desunida- una colección de cartas de presentación de las miniseries en las que se desarrollaría la trama. Lo cual no está mal, teniendo en cuenta que aquel especial tenía la responsabilidad de, además de presentar todo un mundo nuevo, picar la curiosidad de los lectores potenciales para que se subieran a las seis miniseries que llegarían después.

Y, de forma simétrica, Omega hace lo mismo para el final. Va dando conclusión una por una a las series recién terminadas y da un cierre razonablemente cerrado a toda la historia. Sí, sólo razonablemente, por si acaso en un futuro los lectores recuerdan La era de Hombre X con tanto cariño como La era de Apocalipsis y piden más historias ambientadas en esta distopía, queda una puerta abierta para poder volver a este mundo. Pero teniendo en cuenta que las miniseries que lo conformaron vendieron entre quince y veinte mil ejemplares, no parece que vaya a ser el caso.

era de hombre x omega pag2

El problema principal que tiene Omega es que esta estructura, por simétrica que sea, no funciona tan bien en el cierre como en la apertura. Lo orgánico narrativamente habría sido que las series hubieran ido convergiendo entre ellas en lugar de mantenerse independientes, y que este último acto hubiera sido la traca de petardos final. Sí, se da cierre a todas las tramas planteadas, se explica por fin qué es La era de Hombre X (y no, al final resulta que no es un universo paralelo ni una línea temporal divergente), y se da una sensación de unidad y de conclusión. Pero por algún motivo, lo que debería haber sido el punto álgido de este mini evento, no termina de funcionar como habríamos esperado.

A ver, La era de Hombre X ha terminado siendo un evento entretenido. No ha llegado al nivel de otros universos alternativos, como la antes mencionada Era de Apocalipsis o Dinastía de M, pero aún así podríamos situarlo en una zona media-alta de entre todos los crossovers que nos ha dado Marvel en lo que va de siglo. Que no es que el nivel sea especialmente alto, pero bueno.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com