Con el estreno de la serie de televisión tan cerca y siendo los zombies el tema central del Salón de este año, Charlie Adlard...

Con el estreno de la serie de televisión tan cerca y siendo los zombies el tema central del Salón de este año, Charlie Adlard fue sin duda la estrella mediática del evento, con lo que nos fue imposible conseguir hablar con él por separado. Sin embargo, sí se organizó un encuentro con varios medios medios más, entre los que estaban de nuevo nuestros compañeros de Zona Negativa (en concreto David Fernández), con los que nos hemos vuelto a coordinar para ofreceros a la vez esta entrevista.

P: El primer artista que dibujó Los Muertos Vivientes fue Tony Moore, que dibujó los primeros números. ¿Cómo fue tu entrada a continuación?

R: Fue fácil para mí, porque yo dibujo como dibujo y no sentí ninguna presión para que copiara a Tony o imitara su estilo. Ya conocía a Robert de antes y me gusta pensar que me escogió porque le gusta mi estilo, no porque pensara que podría dibujar como Tony. Sí que fue duro para los fans, que ya se habían acostumbrado al estilo de Moore. Porque si coges un personaje como Batman, que ha sido dibujado por cientos de dibujantes, puedes basarte en lo que ha hecho cualquiera de ellos. Pero en el caso de Los Muertos Vivientes, el dibujo de los seis números de Tony era la única referencia que los lectores tenían para los personajes. Y tenía que usar mi técnica, que es considerablemente diferente, y los lectores ya estaban acostumbrados a cómo Tony dibuja los personajes.

P: La crítica ha hablado mucho y han dado su opinión de Los Muertos Vivientes, y me gustaría saber, de boca de uno de sus autores, qué es lo que cree que la gente encuentra tan atractivo.

R: ¿Sabes lo que creo en realidad? Suerte pura y dura. No sabría explicar el éxito. Sí, podrías decir que es porque es un libro que va sobre personajes y no sobre acción, y el motivo por el que la gente se siente atraída por Los Muertos Vivientes es porque nos concentramos más en la gente que en los zombies. Los zombies son el mayor MacGuffin del tebeo. Podrías decir que hemos capturado cómo se siente la gente en un momento en que el mundo está al borde del abismo. El género de terror es muy popular en este momento. Podrías decir todo eso a favor de Los Muertos Vivientes pero, tal como a veces lo veo, tenemos ventas similares a las de otros tebeos que son más o menos igual de buenos que el nuestro. Y por más que nos preguntemos por qué la gente coge nuestro tebeo en vez del que hay al lado en la estantería, que puede ser igual de bueno, creo que es sólo la suma de muchas cosas. Al final todo se reduce a que, milagrosamente, tuvimos la suerte de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, y de repente tuvimos un éxito en nuestras manos.

P: Con un trabajo de largo recorrido como Los Muertos Vivientes, con tantos números publicados, ¿echas de menos poder trabajar en proyectos de temática diferente, para variar?

R: Sí, me gusta trabajar en cosas diferentes. He hecho cosas diferentes. Desde que empecé Los Muertos Vivientes he conseguido dibujar otros libros como Savage para 2000AD, un libro titulado Rock Bottom con Joe Casey, un álbum francés llamado Breath of the Wendigo… Por desgracia, lo que pasa es cuanto más éxito tiene el libro, menos tiempo tengo yo. El año pasado, o más bien los dos últimos años, tuve que concentrarme más en Los Muertos Vivientes, que es algo que no lamento. A veces es una fuente de frustración no poder hacer otra cosa; sin embargo tengo otros proyectos en cola, principalmente para el mercado francés. Pero he de encontrar el tiempo para ello, que no tengo en estos momentos. Pero sí, estoy más que contento dibujando Los Muertos Vivientes. Robert escribe guiones geniales todos los meses y no hay manera de que me canse de hacer esto. Por otra parte, estaría bien llevar a cabo otros proyectos, hacer algo diferente de vez en cuando. Estoy seguro de que algún día lo haré, es sólo que por el momento estoy tremendamente ocupado.

P: ¿Eres fan del género zombie en general, y en particular de algunas aproximaciones que se han hecho en su propio país, como Shaun of the Dead o Dead Set?

R: Dead Set es una serie que me gusta mucho, posiblemente porque soy un gran fan de Charlie Brooker, y creo que lo que escribe es fantástico. Me hace ilusión pensar que se inspiró en Los Muertos Vivientes para hacer estas cosas, en plan»¡Ey, Charlie Brooker sabe quiénes somos!» (RISAS). Soy fan de las películas de zombies tanto como de las películas de terror en general o dramas, comedias, ciencia ficción, lo que sea. No hay un género hacia el que me sienta particularmente atraído. He visto todas las películas clave del género zombie, pero no TODAS las películas de zombies de todo el mundo (no veo películas de zombies mexicanas, y cosas así). ¿Cómo explicarlo? El género de zombies es un género que respeto tanto como cualquier otro. No llegué a Los Muertos Vivientes porque lo pidiera por ser un fan de los zombies. Sigo recalcando que lo que me atrajo en primer lugar fueron los personajes, y en segundo lugar que fuera un tebeo de zombies.

P: Sobre una de las características de Robert Kirkman, que es la profusión de diálogos muy extensos, lo cual plantea que tenga que hacer muchas escenas de «bustos parlantes». ¿Cómo afronta este reto de plantear tantas escenas de diálogos y que no resulten repetitivas para él ni para los lectores?

R: Me alegra que lo veas así, porque ésas son las páginas que probablemente más me cuesta que no queden repetitivas o aburridas para mí mismo y para los lectores. Podría decir que en realidad prefiero dibujar esos momentos en vez de escenas de acción con zombies. Y siempre he dicho que es más difícil hacer esas secuencias y que queden bien en lugar de páginas y páginas de acción. Cuando algún aspirante a artista me pide consejo, le pido que me enseñe páginas de dos personas hablando en una habitación, y si puede hacer que eso parezca interesante, habrás descubierto el secreto de cómo dibujar cómics. Cualquier artista de medio pelo sabe dibujar páginas y páginas de gente luchando, no es tan difícil. Así que las secuencias de diálogos en Los Muertos Vivientes son mis favoritas, en parte porque plantean el desafío de que me queden interesantes. Y como he dicho antes, es un tebeo basado en personajes, y si no te interesan los personajes que estás dibujando (que a mí sí me interesan, me encanta dibujar las emociones humanas), no lo dibujarás con éxito. Es lo que más me emociona al dibujar este tebeo.

P: ¿Cuánta creatividad te permiten los guiones de Robert Kirkman?

R: Mucha. En favor de Robert, diré que escribe unos guiones muy desnudos, fundamentalmente diálogos. No me dice lo que tengo que dibujar en cada momento, pero a menudo leo cosas como «primer plano sobre A», o «primer plano sobre B». Aparte de estas descripciones me deja vía libre para lo que quiero dibujar, sobre todo en las partes con muchos diálogos. Por ejemplo, en el último número que he dibujado (no desvelaré el final), Rick habla con alguien fuera de plano durante tres páginas. Y es una habitación oscura, sin fondos, sólo la cabeza de Rick. Diseñar eso normalmente sería un desafío, pero las descripciones de Robert básicamente son «primer plano sobre Rick, primer plano sobre Rick, primer plano sobre Rick» (RISAS). Al final del número se disculpa por ser tan perezoso y darme material así, pero yo le digo que no se preocupe, que eso me da libertad para hacer lo que quiera. Si se pone a darme instrucciones y a llevarme de la mano tampoco me importa, pero me gusta ser creativo también. Tenemos una relación laboral perfecta: confiamos el uno en el otro, él escribe sus guiones… Robert no ve los dibujos a lápiz, ni los bocetos. Lo primero que ve es la página terminada, así que confía en mí para dibujar el tebeo tal como yo lo concibo.

P: ¿Qué te parece la adaptación de la serie a la pequeña pantalla y los pequeños cambios agumentales?

R: Estoy bastante contento con ella, a decir verdad. Sabes, no esperaba que siguiera el cómic al pie de la letra. De hecho, no querían que fuera un calco de otra cosa. Aprecio que se hayan dado cuenta de que es un género diferente, es interesante y tiene su propia personalidad. Lo que tenemos que tener en cuenta es que mientras que el tebeo lo leen cincuenta mil personas regularmente, el episodio piloto de la serie lo vieron cinco millones de personas, probablemente más. La mayoría de la gente hoy conoce Los Muertos Vivientes por la serie de televisión, no por el cómic de Robert Kirkman y Charlie Adlard. En ese aspecto estamos a un nivel diferente. La serie de televisión es algo de lo que la gente está al corriente, mientras que el cómic es algo secundario. La gente se sorprende cuando les dices que hay un cómic de la serie. No me quejo, así es como son las cosas. Por eso, estamos más que contentos con la serie de televisión, porque es una manera genial de atraer a gente hacia el cómic también. La televisión siempre tendrá al cómic como referencia, siempre volverán al cómic.

P: ¿Le gusta que el trabajo final sea en blanco y negro o fue algo que se encontró, y no pudo escoger? ¿Está contento con el resultado final?

R: No, no, estoy perfectamente satisfecho con eso. Me gusta cómo queda mi trabajo así. Mis dibujos han sido arruinados demasiado a menudo por coloristas en el pasado. Prefiero no ver color sobre mis dibujos, y lo que siempre he hecho es dibujar y acabar una página tal como me gustaría verla impresa sin color, de todas formas. Me gusta ponerle las cosas difíciles a los coloristas. Los Muertos Vivientes era el cómic perfecto para mí, ya que incluso sin los tonos de gris, se vería realmente bien en blanco y negro. Hubo un periodo de uno o dos años mientras hacía Los Muertos Vivientes, en que también trabajaba en Savage para 2000AD, también en blanco y negro, y lo imprimían tal como yo lo hacía. Si echas la vista atrás, no hay muchos artistas que se hayan ganado bien la vida haciendo cómics en blanco y negro. Soy un gran fan del cómic en blanco y negro, y desearía que no existiera este estigma ligado a cómo se ven a vender los cómics por no ser en color. Lo mismo para el cine y la televisión: que una película en blanco y negro no va a recaudar dinero. ¡Imagínate! Pero es una cosa increíble, el fenómeno de Los Muertos Vivientes es que le va muy bien, compitiendo en el mercado norteamericano, dominado por los tebeos de superhéroes.

P: Una gran parte del éxito que ha tenido Los Muertos Vivientes ha sido gracias al público de los tebeos de superhéroes. ¿Cómo explicas que una serie de una temática tan dispar, tan diferente, haya sido tan bien acogida por este público?

R: Oh… Euh… ¿Es así? (RISAS) No lo sé… quiero decir… no sé si la gente que compra Los Muertos Vivientes también compra cómics de Superman o Spiderman, no sé si los numerosos espectadores que ha tenido compran también cómics de superhéroes. No lo sé… Si es tal y como sugieres, es genial, estaría más que feliz de que gente que compra cientos de tebeos de superhéroes escojan algo tan diferente… Sería esperanzador que se abrieran a gustos más allá del género superheroico, que domina el mercado americano desde hace tanto tiempo. Es tan tedioso que nada más pueda romper ese dominio del género superheróico en la industria del cómic americano… Sería genial que también irrumpieran cosas diferentes a Los Muertos Vivientes, que tuvieran salida, que no fuéramos el único título diferente, y que se nos unieran otros. En los Estados Unidos, obviamente, que es muy diferente a lo que sucede aquí, eso seguro. Me gustaría que más gente se atreviera a comprar cómics que no fueran de superhéroes, porque implicaría que le están dando una oportunidad a algo diferente.

P: Antes de convertirte en dibujante profesional, probaste a intentar una carrera en el mundo musical, con bandas de rock. Quería saber si todavía escuchas música para inspirarte, alguna banda en particular. Y si podrías decirnos si hay alguna banda que te gustaría que hiciera música inspirada en Los Muertos Vivientes.

R: Oh, eso es interesante… Si, quiero decir… no es algo de lo que sentirme avergonzado, ni ningún secreto, que intenté ser un músico de rock en Londres antes de convertirme en dibujante de cómics. He estado haciendo música desde que tenía 16 años. Toco la batería… quizás se puede discutir si eso es hacer música, no lo sé (risas). He estado en diferentes bandas… ahora estoy en una junto a Phil Winslade, quien además de ser dibujante de cómics en el Reino Unido, también toca la guitarra. No diría que la música me inspira a la hora de crear, en particular. Adoro la música, soy un gran fan y siempre estoy buscando cosas nuevas, nuevas bandas. Hay un programa en la radio británica, llamado 6 music, que es una emisora difícil de describir, pero básicamente es una emisora para fanáticos de la música, donde pinchan cosas nuevas, interesantes… Es divertido… antes de que anunciaran que Bear McCreary, compositor de Battlestar Galactica, se iba a hacer cargo de la banda sonora de la adaptación televisiva de Los Muertos Vivientes, estaba viendo la película La Carretera, con música de Nick Cave y Warren Ellis… y soy un gran, gran fan de Nick Cave, y Robert también… y dije ¿has pensado en Nick Cave para que se encargue de la música? La música de La Carretera parecía muy apropiada, y le sentaría realmente bien a Los Muertos Vivientes. Obviamente no teníamos ninguna oportunidad (RISAS). Pero habría sido interesante probar algo como eso, con Nick Cave (RISAS). Pero no estoy en absoluto en desacuerdo con la música que han compuesto para la serie.

P: Comentabas antes que eres un gran fan de los cómics en blanco y negro… ¿Hay algún autor clásico o contemporáneo que te haya influido de forma especial a la hora de desarrollar ese estilo de entintado y de crear esos ambientes no solo físicos, sino también emocionales? Tanto en cómic, como en cine o cualquier otro medio de expresión artística…

R: Hablando meramente en términos de blanco y negro, hay un grupo de autores que parecerán bastante obvios, por ser reconocidos por su habilidad con el blanco y negro: Will Eisner, Alex Toth, Mike Mignola, obviamente… Gente como ésa, que tienen un sentido del blanco y negro realmente fuerte, diseños muy fuertes. Incluso algunos amigos míos me han influenciado, como Sean Phillips o Duncan Fegredo. Los conozco a ambos, y son grandes amigos míos, pero también han influido en mi estilo. La verdad es que me atrae mucho ese tipo de trabajo, ya sabes: negros fuertes, diseño potente, uso de los tonos… Sí, también me ha influido el cine… No soy el tipo de espectador que se limita a sentarse a ver una película o una serie de televisión, sino que tiendo a analizarlas: el modo en el que cae la luz, la iluminación, las sombras, etc. Quizás no es una influencia que se traslade directamente a mis paginas, pero hay una parte de mí que tiende a estudiarlo, por ser cercano al modo en el que dibujo cómics.

P: Juice Films ha hecho un motion comic sobre el trabajo de Tony Moore en Days gone by. ¿Lo has visto? ¿Te gustaría ver tu trabajo trasladado a este formato?

R: He visto fragmentos, sí, en San Diego. El tipo que lo hizo vino a hablar conmigo y me lo enseñó. Creo que realizó un trabajo excelente, y claro que me gustaría ver mi obra adaptada así. Me gustaría ver cómo cogen trozos de varias viñetas para hacer un cómic animado. No se trata sólo de recortar una imagen de una viñeta y moverla, es mucho más complicado que eso.

P: ¿Admite Robert Kirkman sugerencias sobre la historia?

R: No, porque por otra parte yo no admito sugerencias. Como he dicho, confiamos el uno en el otro. Tenemos una relación de confianza en la que él escribe los guiones y yo hago los dibujos. La única vez que he tenido que redibujar algo fue en una portada en que Rick aparece con los brazos extendidos y las manos manchadas de sangre (dibujé dos manos en la portada). Otra vez dibujé a un personaje con la cabeza demasiado arriba y no quedaba sitio para el logo. Pero Robert no me hace redibujar algo porque no le guste. Tengo mucha libertad.

P: Me gustaría saber cuál su personaje favorito en Los Muertos Vivientes.

R: Por supuesto que tengo un personaje favorito, y es uno de los protagonistas. Me gusta mucho Michonne, por razones obvias. Me gusta mucho Andrea también, porque es un personaje muy interesante: empezó como un personaje muy débil y a lo largo de la historia se ha hecho mucho más fuerte. Me gusta tanto dibujar como leer este personaje.

P: Los zombies ahora mismo están de moda; las modas vienen y van. ¿Le preocupa que cuando la moda de los zombies sea reemplazada por otra afecte a las ventas o Robert se canse de la serie y deje este trabajo?

(RISAS). Todo, TODO va por ciclos, y seguro que éste acabará en algún momento. Sólo esperamos ser millionarios para entonces. Bromas aparte, creo que Robert tiene escritos multitud de guiones para dibujar y las ventas siguen creciendo, así que no hay razón para que deje de hacer esto o que me preocupe. Como ya dije, es un tebeo basado en personajes, y no en los zombies, así que no hay razón para creer que no pueda seguir adelante una vez que acabe la fiebre de los zombies. Nosotros empezamos a hacer este tebeo antes de la fiebre zombie, de todas formas. No diría que fuimos nosotros solos los que iniciamos esta fiebre, pero fuimos los primeros en llegar, y espero que seamos los últimos en irnos.

P: ¿Tienes idea de cómo empezó la epidema zombie de Los Muertos Vivientes? Porque los lectores no.

R: ¡Yo tampoco! Creo que ni siquiera Robert lo sabe.  No creemos que sea importante. Son zombies, por amor de Dios, no tiene que tener mucho sentido de todas formas. ¿Por qué tratar de explicarlo? La gente de la serie de televisión ha llegado mucho más allá que nosotros, pero no creo que nosotros lleguemos a explicarlo. Es como el final: no tengo ni idea de cómo será el final, pero cuando quiera que acabemos la historia, sea cual sea el final, creo que os puedo asegurar que no van a encontrar una cura para la epidemia.

P: En relación al desarrollo de los arcos argumentales, los lectores ya estamos acostumbrados a que la serie mantenga un ritmo lento y de repente se precipiten los acontecimientos, incluyendo explosiones de violencia muy sorprendentes, e incluso reacciones de personajes que dejan al lector en mal estado, de lo duras que son. ¿Ha habido alguna ocasión en que haya pensado que Kirkman ha ido un paso más allá de lo que sería recomendable, o le ha sorprendido alguna de las decisiones de esta historia? Sin ánimo de espoilear.

R: Robert me sorprende constantemente. No sé lo que va a pasar en cada número hasta que él me manda el guion. Normalmente nos comunicamos por email, pero hablamos dos o tres veces al año. Pero sé que muchas veces no merece la pena saber lo que Robert tiene planeado porque al final puede ser completamente diferente de lo que acaba apareciendo en la página. Cambia de opinión constantemente. Me sorprendió cuando pasó lo de Michonne, me sorprendió cuando dispararon a Lori y más cosas del número 83 que no voy a desvelar por si aún no las habéis leído. Son momentos en los que pienso «Dios…» La primera escena en que Michonne tortura al gobernador, pensé que era una de las peores escenas que podría mostrar. ¿Por qué tenemos que mostrar eso? Le pedí que me convenciera de que tenía que dibujarlo. Y al final lo dibujé. Me parece genial que me sorprendan, son geniales esos momentos. Recuerdo haberle dicho a Robert «Robert, eres un hombre de familia, maldito psicópata» Y luego la gente me echa la culpa a mí por esas escenas, y no fui yo quien las escribió.

P: Alguien le contactó una vez porque había dibujado una escena en que un personaje se cura una herida, y no lo había reflejado correctamente. Cuando le contactan directamente los fans, ¿es para recriminarle estas cosas o para alabarle?

R: Ambas cosas. Normalmente, cuando los fans se ponen en contacto conmigo es para felicitarme por mi trabajo. Creo que alguna vez me escribieron para reprocharme algo así, y creo que mi respuesta fue que se buscase una vida (RISAS). Reconozco que a veces no hacemos la investigación adecuadamente. A veces sólo escriben para decirme lo mucho que les ha gustado mi trabajo, me lo agradecen, y eso es muy agradable. Ni siquiera me piden nada. Me gusta hacer cosas para los fans, pero es una situación diferente. Yo también tengo una vida. A veces me escriben diciendo «Me encanta tu trabajo, es genial. Por cierto, me caso el mes que viene, ¿podrías dibujar una invitación?» Bueeeno, vamos allá (RISAS).

 

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com