Ya, ya, seguro que muchos estáis pensando: «Hala, ya está aquí el flipado del francés ese que dibuja tan raro». Pero es que la ocasión... En mis ojos

Ya, ya, seguro que muchos estáis pensando: «Hala, ya está aquí el flipado del francés ese que dibuja tan raro». Pero es que la ocasión lo merece, porque Diábolo ha reeditado, diez años después de la anterior edición, una de las mejores obras de Bastien Vivès, En mis ojos. Una obra que demuestra la absoluta maestría que tiene este autor para narrar historias. Todo un ejercicio narrativo que demuestra hasta qué punto se puede sacar partido al cómic como medio artístico y que lo hace diferente a otros.

En mis ojos cuenta una relación entre dos personas, una chica y otra persona que nunca vemos y que sirve para mostrarnos la historia a través de sus ojos. Solo vamos a ver y «oír» lo que ve esa segunda persona, que hace de narrador aunque solo sea para prestarnos su perspectiva: las respuestas que da la chica, las reacciones que tiene… y así, nos va a mostrar una relación que nace en una biblioteca y cómo evoluciona, con ciertas dificultades por parte de la chica protagonista. Nada es explícito, todo queda a interpretación del lector.


Y eso es lo que hace esta obra tan maravillosa. Porque te pone en la piel del/la pareja de la protagonista, y ve solo sus reacciones. Precisamente es lo que la diferencia por ejemplo de La espinaca de Yukiko, de Boilet, obra que usaba el mismo recurso diez años antes pero en la que sí veíamos interactuar al narrador/protagonista. Esas elipsis aquí de las intervenciones del narrador son las que el lector va a ir rellenando, va a inventar sus diálogos y va a conformar su propia versión de la historia. Y pueden ser muchas las interpretaciones que se saquen de todo. Porque, para empezar, no sabemos el género de ese narrador. La chica protagonista nunca hace referencia a su género cuando habla, no hay ninguna pista que nos pueda hacer pensar si es una chica o un chico. Y eso abre un montón de caminos a la hora de interpretarla, porque ese obstáculo que surge en cierto momento a la hora de avanzar en la relación puede ser debido a varios motivos. Y el hecho de que tal vez esté teniendo su primera relación homosexual puede ser uno de ellos.

Pero Vivès es muy hábil, y no nos lo pone tan fácil. Para ello recurre a su maestría a la hora de mostrar expresiones con ese estilo tan sencillo que tiene. Siempre he hablado del trazo tan abocetado que tiene, con dibujos que parecen incompletos en muchas ocasiones. Pero es que a pesar de que a veces solo veamos un ojo y una ceja en el rostro, tiene una capacidad expresiva impresionante. Y el lenguaje corporal que se muestra en todo momento es muy efectivo. No obstante, hay que decir que este es, probablemente, uno de los trabajos más detallados del artista francés puesto que, al mostrarnos en todo momento nuestro punto de vista de la chica, se esmera mucho más con el dibujo de ella.


La obra está conformada por una rejilla de 3×2 viñetas que va modificando según sea necesario, viñetas sin marco, con distintos tamaños y bordes irregulares, que intentan emular los cambios producidos por nuestra mirada/la del narrador. Eso quiere decir que cuando se entornen los ojos se van a hacer más pequeñas, cuando se cierren van a aparecer en negro, y cuando la chica se pare a hablar con unos conocidos y empiece a pensar en otra cosa, las viñetas se van a ver mucho menos detalladas, borrosas.

El uso del color es otra de las señas de identidad de esta En mis ojos, por lo poco habitual en las obras de Vivès. Es un color a cera, con colores muy vivos y que nos va a permitir ver algunas reacciones de la protagonista que, de otro modo no hubiera sido posible, como el rubor facial en determinadas escenas trascendentales para comprender la historia. Y es que va a haber momentos en los que van a pasar cosas fuera de cámara que va a producir un impacto sobre ella, y ahí vamos a tener pistas sobre lo que puede estar sucediendo.

Esta nueva edición es en cartoné, y con un papel satinado de calidad. No tiene ningún extra.


En definitiva, En mis ojos.

Probablemente En mis ojos sea una de las mejores tres obras del autor, batiéndose el cobre con Polina y El gusto del cloro. Una historia intimista, que muestra una relación apoyándose en las elipsis de las intervenciones de nuestr@ narrador/a, que solo va a aportar su punto de vista para mostrarnos lo que sucede, desde sus ojos (de ahí el título). Una obra capaz de mostrar las posibilidades del cómic para contar una historia y dar peso al lector como parte creativa de lo que sucede. Son varias las interpretaciones que se pueden sacar de la historia… y todas son válidas. Una obra que no deberíais dejar pasar si os gusta el cómic y queréis ver hasta dónde se le puede sacar partido narrativamente.

Lo mejor: La arrolladora potencia narrativa que tiene. Lo bien que retrata a la chica protagonista y cómo muestra sus emociones a través del lenguaje corporal. El inteligente uso de las elipsis. El partido que le saca al color, a pesar de no trabajar habitualmente con él.

Lo peor: Dejarla en la librería y perdérsela.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
EN MIS OJOS
BASTIEN VIVES
Precio: EUR 17,05

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
En mis ojos
Author Rating
51star1star1star1star1star
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com