Cuando se habla de las etapas clásicas de Spiderman, a todo el mundo le vienen a la cabeza los nombres de Romita, Ditko y...

Cuando se habla de las etapas clásicas de Spiderman, a todo el mundo le vienen a la cabeza los nombres de Romita, Ditko y McFarlane (y de la madre que parió a Quesada, supongo). Sin embargo, el autor que dibujó mas momentos estelares del personaje (de hecho, EL MOMENTO DEFINITIVO, con la boca bien abierta) es el desaparecido Gil Kane.
gil6

Gil Kane es el gran creador a la sombra de los Kirby, Buscema o Byrne. Fue uno de los autores más importantes (y prolíficos) de Marvel y DC durante cuatro décadas (80de finales de los 50’s hasta los primeros 80’s). Durante el comienzo de la Silver Age en el seno de DC, fue el co-creador de la versión actual de Green Lantern, así como de The Atom, dibujando infinidad de cómics para esta editorial, con algunas de las portadas más emblemáticas de la época.

En los 60’s realizó algunos trabajos pioneros en el desarrollo de lo que hoy conocemos como novela gráfica ( His Name Is…Savage! y Blackmark) y en la década de los 70’s se convirtió en el portadista oficial de Marvel (la copiadísima X-Men Giant Size 1, sin ir más lejos), colaborando en varias colecciones y creando nuevos personajes como Iron Fist, así como las nuevas versiones de Warlock y el Capitán Marvel.

Tras la etapa de treinta y ocho números ininterrumpidos de Steve Ditko, llegó la icónica etapa de John Romita Sr. Según se acercaba el final de la década, cada vez fueron más frecuentes los números en los que era sustituido por los hermanos Buscema, hasta el número 89 USA, en el que Gil Kane dibujaba a Spiderman por primera vez.

El debut de Kane tuvo lugar en el episodio central de una trilogía clásica (88, 89 y 90 USA) del personaje, que incluía el que probablemente es su mejor enfrentamiento con el Doctor Octopus. Esta aventura concluiría con un momento decisivo en la vida de Peter Parker: la muerte del Capitán Stacy, padre de su por entonces novia Gwen Stacy, que segundos antes de morir llama Peter a Spiderman.

Aunque a primera vista cuesta reconocer que se trata de un nuevo dibujante, debido al entintado del propio Romita, que conserva el look de todos los personajes (algo así como Curt Swan redibujando las caras del Superman de Kirby), en seguida se aprecia la fuerza y el dinamismo de los dibujos de Gil Kane bajo la suave superficie de Romita. Recordemos que mientras “Jazzy Johnny Romita” había pasado la mayor parte de los cincuenta y parte de los sesenta dibujando cómics de “romance” (lo cual agradecemos los fans de MJ), Gil Kane estaba acostumbrado a cómics de acción y aventura, con una clara influencia de Burne Hogart (Tarzán). Su reciente His Name Is…Savage (1968) era una especie de Conan metido a agente secreto, con unas dosis de violencia inéditas hasta la fecha.

Los números 96, 97 y 98 USA pasarán a la historia como la famosa “trilogía de las drogas”, ya una de las dos tramas que cubre es el abuso de las drogas (por parte del pobre Harry Osborn), resultado de un encargo del gobierno a Stan Lee, que por cierto, todavía es el responsable de los guiones de la colección, y todas las desgracias en las vidas de sus personajes. La otra trama que cubren estos números es nada más y nada menos que el regreso del peor enemigo de Peter Parker, el Duende Verde, ausente de la colección desde su última aparición en los dos primeros números de Romita. Empieza a ser obvio que Gil Kane solo se pasea por la colección para los grandes momentos…por cierto, la portada del número 98 USA es sin duda una de las mejores de la colección.

goblin

En estos tres números se aprecia un cambio evidente en el dibujo: el entintado de Frank Giacoia es más respetuoso que el de Romita con el estilo original de Gil Kane, que se revela quizá demasiado tosco y rígido comprado con Romita.

Así, sin darnos cuenta, llegamos al número 100 de la colección, con la famosa aventura de los cuatro brazos, en la que se presenta a Morbius el vampiro, creación de Kane y el nuevo guionista, Roy Thomas. En los siguientes números (100 al 105 USA) aparece otro clásico, el robot Mata-Arañas, y regresa Kraven el Cazador, en una aventura en la Tierra Salvaje, repleta de dinosaurios, testosterona (Kraven Vs Ka-Zar) y féminas en taparrabos, que nos hace pensar que en el número de Conan de ese mes debía de aparecer la Tía May…

sixarmsspidey

Kane se ausenta hasta el número #120, ya con el nuevo guionista Gerry Conway. Un enfrentamiento rutinario contra Hulk nos hace bajar la guardia ante lo que se aproxima en los números 120 y 121 USA, que bien merecen un artículo aparte.

gwen

Sin duda, estos números son los dos cómics más famosos de Spiderman (salvo quizá su origen y el famoso levantamiento de peso del número 33 USA): la muerte de Gwen Stacy marcó el punto final de la Silver Age, una auténtica maravilla capaz de emocionar de nuevo por muchas veces que se hayan leído. Nunca una careta había sido tan expresiva. Si alguien afirma imaginarse a Peter Parker llorando bajo la máscara, miente: ahí solo está Spiderman, hecho de papel y tinta, más real que cualquier persona.

En un mundo perfecto, Gil Kane debería haberse retirado tras estos dos números para saborear las mieles del triunfo y sacar brillo a sus premios. Sin embargo, dibujó un par de números más (con Luke Cage y el Hombre Lobo John Jameson) y dejó la colección, trabajando en otras series e infinidad de portadas.

Sus dos últimos trabajos destacables fueron una etapa en Action Comics con Marv Wolfman y una brevísima estancia en Conan The Barbarian. Tras pasar la mayor parte de los 80’s trabajando en animación, falleció en el año 2000.

Los buenos aficionados le recordarán como el responsable de una de las mejores etapas, no solo de Amazing Spider-Man, sino de los setenta años de Marvel Comics, lo que le convierte en uno de los autores más grandes de la historia del cómic, aunque se nos olvide con frecuencia.

mjgrowsup

Compartir:

Jaime F.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com