El emperador sagrado Souther es el hombre más poderoso del Nanto Seiken y reina con mano de hierro. Shû, el hombre de la estrella... El Puño de la Estrella del Norte 7

El emperador sagrado Souther es el hombre más poderoso del Nanto Seiken y reina con mano de hierro. Shû, el hombre de la estrella piadosa, se rebela contra el tirano. Kenshirô decide prestar ayuda a la resistencia liderada por Shû, pero cae derrotado ante Souther, contra el que el Hokuto Shinken no puede hacer nada. “¡Souther! ¡Me encargaré de que ni un solo pelo tuyo quede en este mundo!”

Los que descubrimos El Puño de la Estrella del Norte en 1992, con aquella edición de Planeta en tomitos prestigio (48 páginas en sentido de lectura occidental), flipamos con las aventuras de Ken, ese luchador inexpresivo e invencible, capaz de hacer explotar las cabezas de sus adversarios presionando los meridianos de su cuerpo. Para el impresionable adolescente que era yo, obsesionado con todo lo que tuviera la más mínima relación con las artes marciales japonesas, aquello fue el no va más: un entorno apocalíptico, un héroe hipertrofiado embutido en cuero que derrotaba a sus enemigos de un solo golpe y sin arquear una ceja… Era el summum del molonismo. No obstante, la primera impresión dio paso a una serie de tropos repetitivos que, sumado a otra serie de intereses adolescentes (con más, digamos, curvas), hizo que abandonara la serie. De hecho, la primera colección del personaje en nuestro país duró sólo ocho prestigios, y le siguió en 1995 otra de 15 números, que ni de lejos abarcaba el total de la serie (que cuenta en la actualidad con 18 tomos de unas 300 páginas cada uno, haced la cuenta). Además, para entonces yo ya estaba en la universidad y no tenía la cabeza para esas cosas.

Estrella del Norte

En resumidas cuentas, hasta esta nueva edición de la colección por parte de Planeta Cómic (con motivo del 35º aniversario de la obra original), en España sólo se habían publicado, y de aquella manera, algo más de 1800 páginas de la serie, el equivalente a 6 tomos de la actual edición. Muchos fans españoles, el que suscribe incluido, le tenían ganas a la colección, y afortunadamente alguien en la editorial prestó oídos a nuestras plegarias y por fin tenemos aquí una edición en condiciones de El Puño de la Estrella del Norte (Hokuto No Ken, en japonés). Ken, el protagonista, es el máximo exponente del Hokuto Shinken, un arte marcial milenario que se transmite de generación en generación. En su vagar por este mundo postapocalíptico encontrará múltiples adversarios, a cual más poderoso, que imponen su voluntad mediante el uso de la fuerza, por norma general reclutando un ejército de fortachones que cometen todo tipo de abusos sobre los oprimidos aldeanos. Por el camino, Ken encontrará también amigos y aliados en su lucha, que le ayudarán a enfrentarse a practicantes de otros estilos de lucha opuestos, como el Nanto Seiken (Puño Sagrado de la Estrella del Sur).

En este volumen 7, Ken se ha reencontrado con dos de sus hermanos mayores, que se criaron, al igual que él, estudiando las artes marciales milenarias, pero que han tomado caminos diferentes: Ken Oh, el mayor, despechado por no haber sido elegido sucesor del Hokuto Shinken; y Toki, el segundo, poseedor del «Puño de la Bondad», con capacidades sanadoras. Lo cierto es que todos los luchadores que aparecen aquí parecen cortados por el mismo patrón, y es fácil perderse con estos personajes si no se presta suficiente atención. Todos son increíblemente altos y musculosos, y todos comparten el rasgo de creerse los mejores luchadores, tan por encima de los demás que en todo momento se muestran prepotentes y altaneros. Ni siquiera Ken se libra de este rasgo: no es raro encontrarle soltando frases lapidarias a sus adversarios antes de acabar con ellos de un solo puñetazo. Muchos de sus adversarios, sobre todos los lugartenientes de los villanos principales, sufren una muerte truculenta a manos de Ken, quien presiona sus meridianos para hacer que les explote la cabeza, que sus miembros se contorsionen en ángulos imposibles o que les implosionen los órganos internos.

El guionista Yoshiyuki Okamura, que suele firmar con el seudónimo Buronson (Santuario, con Ryoichi Ikegami) creó a principios de los noventa esta serie que bebe sin ningún pudor del mundo postapocalíptico de Mad Max, y lo cruza con el género de las artes marciales, dando origen a un seinen lleno de violencia y escenas de lo más gore. No me atrevería a catalogar este manga dentro del género de las artes marciales, puesto que en realidad no hay excesivas peleas, y las que hay suelen durar más bien poco. En El Puño de la Estrella del Norte no existe el intercambio de golpes como tal, puesto que sus protagonistas son tan poderosos que un solo golpe les basta para acabar con su rival. Lo que sí tenemos aquí es un muestrario de técnicas a cada cual más bizarra y extravagante, y un protagonista al que descubrimos cada vez más poderoso, al ir enfrentándose a rivales cada vez más fuertes. Para leer este cómic es preciso desenchufar el cerebro y dejarse llevar por el festival de molonidad, cuerpos musculosos y frases lapidarias, con los muy apropiados dibujos de Tetsuo Hara (El puño del cielo azul). No se me ocurre mejor dibujante para plasmar el tono macarra y violento de esta serie. No esperéis un gran desarrollo de personajes, ni un argumento muy elaborado, sino una continua huida hacia adelante en la evolución de Ken, de luchador a héroe cuasi-omnipotente.

Estrella del Norte

El Puño de la Estrella del Norte es una obra que había sido demandada durante mucho tiempo por los aficionados. Hemos tenido que esperar más de 20 años para volver a verla publicada en su integridad en nuestro país, y por fin podemos hacernos con una edición en condiciones. Los tomos de Planeta Cómic incluyen las páginas en bitono de la edición Ultimate japonesa (algo de agradecer, no sea que dentro de unos años les dé por sacar una Perfect Edition de esto con sólo las páginas a color). Puede que no sea el mejor manga de su época, ni siquiera es el más interesante de los que se están publicando en la actualidad, pero para muchos lectores de mi generación es el manga que más estábamos esperando.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com