Cuando un extraño científico, cubierto de vendajes, se instala en un hotel del pequeño y apacible pueblo de Iping, los habitantes empiezan a albergar... H.G. Wells. El hombre invisible

Cuando un extraño científico, cubierto de vendajes, se instala en un hotel del pequeño y apacible pueblo de Iping, los habitantes empiezan a albergar recelo. El solitario joven huye para esconder su mayor descubrimiento: una invisibilidad autoinfligida que no es capaz de revertir. Pero cuando es expulsado del pueblo y rechazado por un antiguo profesor, el Hombre Invisible, profundamente traicionado, se ve dominado por una megalomanía que lo llevará a convertirlos en las primeras víctimas de su locura. El resto del mundo seguirá…

El Hombre Invisible es uno de los personajes de terror más reconocibles (aunque no a simple vista) de la literatura clásica. Creado en 1897 por el genio de H. G. Wells, ha sido objeto de múltiples adaptaciones al cine y a otros medios. Desde la primera adaptación de James Whale para Universal Pictures en 1933, a su versión para La Liga de los Hombres Extraordinarios (en la que Alan Moore no pudo utilizar el nombre original de Griffin por problemas de derechos sobre el personaje), pasando por una revisión a la medida del mismísimo hombre murciélago (Batman: Lo invisible), el mito del hombre invisible es fuente constante de referencias en la cultura popular. Ignorando el hecho científico de que un hombre 100% invisible sería incapaz incluso de ver (el cristalino del ojo no cumpliría su función de lente si su índice de refracción fuera igual al del aire), lo cierto es que, desde siempre, inspira más miedo aquello que no vemos que lo que sí podemos ver. Un espía, un asesino invisible, alguien que ni siquiera arrastra sombra… Un ser que es capaz de observarnos y acabar con nosotros antes que podamos darnos cuenta de qué nos ha golpeado. Tal es el temor capaz de inspirar un hombre invisible. Y es con lo que Wells jugó en su obra literaria y que ahora los autores Dobbs y Regnault recrean en formato cómic, y que aquí podemos leer de la mano de NORMA Editorial.

el hombre invisible

Siguiendo fielmente el texto de la novela original, el guionista (Olivier) Dobbs nos cuenta la historia de cómo el profesor Griffin llega al pueblecito inglés de Iping, donde su estancia causará más de un quebranto a los lugareños, tanto por sus excéntricos hábitos y vestimenta como por los inexplicables robos que empiezan a sucederse en la localidad. Griffin, enloquecido por la fórmula de la invisibilidad y su propio rencor fruto de años de rechazos y desprecio, emprende una senda de crimen y destrucción que sólo podrá ser detenida por un providencial encuentro con un antiguo colega de la Universidad, el doctor Kemp, ahora residente en Iping.

La obra captura a la perfección el ambiente frío y descarnado del texto de Wells, abundando en la tensión provocada por la presencia constante de un ente invisible, y el miedo de los distintos personajes a aquel enemigo al que no pueden ver. Un miedo plenamente justificado, pues este hombre invisible no se conforma con espiar en el vestuario de las chicas (todos hemos sido adolescentes), sino que alberga planes para un reinado mundial de terror y crimen. El nivel de locura alcanzado por Griffin es tal que nos hace preguntarnos qué podría pasar si tal poder cayera hoy día en las manos equivocadas. Estos temores son explotados por Wells, y posteriormente por Dobbs, a pequeña escala en el pueblo de Iping, dejando en el aire las terribles implicaciones de un ejército de hombres invisibles, si Griffin consiguiera llegar a cabo su plan.

Al dibujo nos encontramos con un Chris Regnault que hace un magistral trabajo de diseño de personajes y narración. Su hombre invisible, en la mayoría de páginas representado únicamente por pisadas en charcos o un bocadillo de texto proveniente en apariencia del aire, causa la inquietud necesaria para dar a esta obra el toque de terror que su guion demanda. Regnault, si bien no es una gran estrella del noveno arte, y tiene un estilo en ocasiones demasiado caricaturesco, muestra su lado más contenido en esta obra y aporta, dentro de la sobriedad requerida, un genial toque dinámico en las escenas de acción. Esta obra continúa con la publicación de diversas adaptaciones de las novelas de H.G. Wells, después de La máquina del tiempo (reseñada aquí), La guerra de los mundos y La isla del doctor Moreau, todas con guion de Dobbs.

el hombre invisible

Al tratarse de una adaptación de una obra literaria de alrededor de 250 páginas a un formato de poco más de la mitad, no podemos esperar un tratamiento demasiado profundo o desarrollado de los personajes, más allá de lo que el propio Wells dejara escrito en el texto original. La progresiva locura de Griffin aquí se manifiesta de manera más brusca, dejando a la interpretación del lector los motivos que le han conducido a ella, más allá del desprecio de sus colegas y la aparente imposibilidad de volverse visible de nuevo. No obstante, este El Hombre Invisible es una lectura apasionante que, a pesar del tratamiento tradicional de obra de terror, puede pasar por lectura infantil y juvenil, si se sabe guiar a los lectores jóvenes. No olvidemos que esta obra fue originariamente concebida por Wells como un cuento infantil para lectores adultos (sí, amigos, Neil Gaiman no ha inventado nada nuevo). El Hombre Invisible es, al igual que la criatura de Frankenstein y Dracula, un personaje trágico elevado al elíseo de los monstruos inmortales. Y que vengan muchos más.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
H.G WELLS 3. EL HOMBRE INVISIBLE
Regnault Dobbs and Norma Editorial
Precio: EUR 22,50
Summary
Review Date
Reviewed Item
El hombre invisible
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Lector de tebeos desde hace 40 años, antes de que se llamaran novelas gráficas. Totalmente enganchado a la lectura, el cine y y los dónuts de Lacasitos, pero vamos, que puedo dejarlo cuando quiera. Los dónuts no, lo otro.

  • TheBaldRocker

    4 febrero 2019 #1 Author

    Tengo pendientes de compra las cuatro obras de H.G.Wells adaptadas por Dobbs. Si no lo he hecho antes ha sido, como siempre en estos casos, por priorizar otros títulos, y es que ahora mismo la oferta que hay en el mercado del 9º Arte es apabullante y es imposible abarcar ya no digo todo, como es obvio, sino simplemente todo lo que te interesa. Malo cuando no era así, peor ahora, no? Permite que yo mismo conteste: Para nada, prefiero mil veces la segunda opción.
    El caso es que sobre estos cuatro álbumes solo he leído buenas críticas, poco más o menos iguales para todos, y las obras originales me encantan, así que tendré que ponerle remedio lo más pronto posible.
    Excelente reseña.
    Rockeros Saludos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com