Aunque Eleanor Davis lleva en esto de los cómics más de una década, es en estos últimos dos o tres años cuando hemos ido... El difícil mañana, de Eleanor Davis

Aunque Eleanor Davis lleva en esto de los cómics más de una década, es en estos últimos dos o tres años cuando hemos ido oyendo cómo cada vez en más sitios iba surgiendo el nombre de esta autora. Concretamente, ha sido 2019 el año en que en España ha comenzado a sonar. Por un lado, el pasado año Astiberri nos traería esa especie de cuaderno de viaje titulado Tú, una bici y la carretera, mientras que Barrett haría lo propio con, ¿Arte? ¿Por qué?, un delirante ensayo repleto de ironía. Pero 2019 también es el año en que llega en USA El difícil mañana.

El difícil mañana

El difícil mañana ya se postula como otro tipo de propuesta, tal vez menos espontánea, pero construida desde una voluntad de crear una obra sólida en estructura y discurso. Ya a principios de año os avanzábamos El difícil mañana como una de las obras del año pasado que merecían la oportunidad de ver la luz en castellano y es que, aunque aún no había recibido su nominación a los Harvey ni el el Premio Ignatz, la atención recibida ya auguraba éxito.

El difícil mañana ya no es una colección de ideas, sino que estamos ante una historia dentro de los cánones clásicos, con su presentación, su nudo y su desenlace, pero sobre todo una historia en forma de cómic con un mimo expreso en la elaboración de sus tres partes fundamentales: texto, forma y subtexto.

El difícil mañana

En la primera capa, El difícil mañana, nos presenta a Hannah, una mujer joven que vive en una caravana con un novio (o marido, tampoco importa mucho) un tanto haragán. Hannah trabaja en asistencia a domicilio a ancianos y aunque su situación actual no sea la mejor, proyecta para el futuro a corto plazo construir una casa y quedarse embarazada. Pero no es ése su único proyecto para el futuro, dado que Hannah milita en una plataforma de activismo antibelicista. Con este cóctel da inicio esta historia de corte costumbrista acorde con los tiempos actuales que permea las ideas de la autora sobre la deriva de nuestros días, la incertidumbre sobre el futuro, la necesidad de cambiar las cosas y los mecanismos que lo obstaculizan.

Obviamente, hay un punto de vista claro que en ningún momento trata de ocultarse, que es el de la propia Eleanor Davis, una mujer de izquierdas que toma parte en movimientos activistas. Puede observarse que en ciertos momentos existe voluntad de una cierta equidistancia que en ningún momento llega a darse por completo. El difícil mañana es un tebeo eminentemente feminista y el papel de los hombres, sin ensañamientos, no es especialmente halagüeño. El difícil mañana es un tebeo de voluntad política y, si bien en ocasiones puede parecer un tanto idealista y exagerada (llamadlo perroflauta si os apetece), cuando uno lee noticias sobre experiencias de la autora, puede que la realidad que se vive en los USA respecto del activismo no sea tan exagerada.

El difícil mañana

En cualquier caso, gran parte del mérito de Eleanor Davis es que incluso si tienes ciertas reservas para creerte El difícil mañana a nivel intelectual, te lo crees a nivel emocional. Tal vez sea en parte por la sinceridad con la que da la sensación de estar contado o por ese mensaje final de esperanza incluso dentro del tono general pesimista de la obra. Tal vez porque también nos habla de amor, amistad, fortaleza de ideales y vencer obstáculos, pero estando o no de acuerdo, es complicado no sentirse un poco implicado con la obra.

Elegir a Hannah y este slice of life contemporáneo para contar todo esto es sin duda otro de los aciertos. Tal vez con un chorro de ideas más directo y espontáneo, como en algunas de sus obras anteriores, tuviéramos un vehículo más rápido, pero la manera en la que el discurso llega mediante una historia es sin duda mucho más efectivo a nivel visceral. Pero para trasladar todo esto, el salto cualitativo de Eleanor Davis en lo gráfico ha sido inmenso y, sin embargo, en dirección hacia unos modos mucho más clásicos.

El difícil mañana

Sin perder su trazo sintético y sinuoso característico, Eleanor Davis, realiza un trabajo de línea mucho más jerarquizado y contundente. Despliega un juego de masas de blanco y negro inédito hasta ahora en sus obras anteriores y todo esto sin duda ofrece un aspecto más solido y apegado a la realidad. Además, Davis se aleja de esas viñetas de límites difusos y de aspecto flotante, que tan características eran de su estilo, para acercarnos a un trabajo mucho más básico de páginas de tres tiras de viñetas (que rompe ocasionalmente para conseguir diversos efectos). No hay duda de que el propósito de Eleanor Davis con El difícil mañana ha sido dejar de lado todos aquellos experimentos plásticos que no tengan como objetivo contar una historia de estructura clásica.

Intentando resumir, El difícil mañana nos ofrece una lectura ágil y sugestiva con una visión de nuestros días que combina el pesimismo y la incertidumbre de nuestros con una actitud esperanzadora.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com