A lo largo de mi vida he tenido que escuchar en un buen puñado de ocasiones que la ciencia es el campo del saber... El Departamento de Teorías Alucinantes

A lo largo de mi vida he tenido que escuchar en un buen puñado de ocasiones que la ciencia es el campo del saber menos propenso a hacer humor con él y no puedo estar más en desacuerdo. Yo apostaría por que lo único con lo que es imposible hacer humor es la contabilidad. Aún estoy por ver un chiste sobre el Plan General Contable de 1973.  En cambio, en mi paso, años atrás, por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Politécnica de Madrid, había todo un repertorio de chistes ingenieriles, y alguno de los profesores que tuve incluía en sus lecciones comentarios humorísticos. O, al menos, los alumnos creíamos que lo eran. Quién sabe.

El caso es que la hibridación entre humor y ciencia, aunque no es lo más habitual, tampoco es inexistente. Podemos hablar de series de televisión como The Big Bang Theory -en sus primeras temporadas, últimamente era más Friends con lectores de cómics- o Better Off Ted. Pero en este Departamento de Teorías Alucinantes, el objeto del humor no son los personajes -no sólo, al menos- sino la ciencia en sí misma.

El Departamento de Teorías Alucinantes pg1

El escocés Tom Gauld (En la cocina con Kafka, Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora), especializado en el formato tira, dispara con bala a todos los tópicos relacionados con la ciencia que nos podamos imaginar. Desde los tradicionales fallos en divulgación al público generalista, motivo por el cual las pseudociencias y magufadas varias tienen tanto arraigo popular, a la difícil interpretación y filtro de los datos experimentales, pasando por la confusión que hay en muchas mentes entre ciencia y ciencia ficción o el infierno del científico: que alguien que ha leído algo en internet venga a explicarle el campo al que lleva dedicándose toda su vida académica y laboral.

Podríamos decir que el gran mérito de Tom Gauld en este libro es que cada una de estas páginas es o muy imaginativa o tiene una mala leche increíble. En muchas de ellas, se dan ambas características a la vez. Y tranquilo, no tiene un nivel que haga falta un Doctorado en Física Teórica para comprender lo que aquí se plantea. No cae en el error de hablar para un círculo elitista cerrado que critica en varias ocasiones. Con un nivel de conocimiento básico del ámbito científico es más que suficiente para entender por dónde van los tiros de la mayor parte de los gags.

El Departamento de Teorías Alucinantes pg2

Uno de los grandes problemas que tiene el formato tira de humor es que suele estar pensado para consumir una pequeña cantidad de ellas de cada vez, pero si intentas pegarte un atracón se hace bola. No es el caso con El Departamento de Teorías Alucinantes. Al ser tan variado, no se hace cansado ni repetitivo en ningún momento. De hecho, yo me lo he leído de una sentada, y no sólo no me ha cansado sino que me ha dejado con ganas de más. La verdad es que ese En la cocina con Kafka tiene muy buena pinta. Habrá que echarle un ojo…

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com