No es la primera vez que lo decimos y probablemente lo sigamos diciendo durante mucho tiempo: nunca ha tenido el Castigador una etapa tan... El Castigador: Soviético

No es la primera vez que lo decimos y probablemente lo sigamos diciendo durante mucho tiempo: nunca ha tenido el Castigador una etapa tan inspirada como la de Garth Ennis en el sello MAX. Si bien es cierto que otros autores han firmado historias más que correctas en los casi cincuenta años de existencia del personaje, nadie ha conseguido acercarse ni remotamente a la profundidad psicológica del Frank Castle retratado por el escritor irlandés entre 2004 y 2008 dentro del mencionado sello adulto de Marvel. Quizás el haber podido hacer y deshacer con el personaje a su antojo, fuera de la férrea continuidad y sin injerencias editoriales, hizo que se tomara este trabajo como algo personal en lugar de como un encargo alimenticio de franquicia superheroica. Tanto es así que ha vuelto en un par de ocasiones a él, y en ambas con resultados plenamente satisfactorios. Vamos con la más reciente de ellas, Soviético.

el castigador soviético pg1

El primer reencuentro de Garth Ennis con el Castigador tras el final de su etapa en la serie regular tuvo lugar en 2017, en El Pelotón, una serie limitada en la que volvía a los años en los que el Frank Castle de Tierra 200111 estuvo en Vietnam, profundizando en la génesis del personaje. Soviético, en cambio, está ambientado en el presente del personaje, pudiendo ser a la perfección una continuación de Valley Forge y funcionando sin problemas como tomo 14 de la colección Marvel Saga de Panini.

En esta nueva historia, Ennis mete varios de sus ingredientes habituales en una coctelera y obtiene un resultado espectacular. Aquí juegan un papel fundamental las mafias organizadas y la guerra como elemento deshumanizador, haciéndo énfasis en los personajes trastornados y rotos en los que convierte a los supervivientes. La primera parte nos la deja clara el título: las mafias rusas dentro del territorio norteamericano jugarán un papel fundamental. Pero tenemos otro personaje de origen soviético en la historia: Valery Stepanovich, un tipo que tiene un rastro de cadáveres a su paso y al que acabamos viendo como la versión del otro lado del Telón de Acero de Castle. No, tranquilos, no nos van a contar aquí una historia de buenos contra malos, de capitalistas contra sucios comunistas. Ennis se mueve en tonos grises oscuros, y el maniqueísmo no es algo que se suela encontrar en sus historias. Soviético es más una historia en la que vemos como la carne de cañón es deshumanizada y utilizada en todas las guerras, independientemente de en qué bando estén los soldados. Así, Stepanovich, veterano de la Guerra de Afganistán, tiene también una misión de venganza con la que Castle llega a empatizar y se establece algo parecido a un bromance entre los dos personajes.

el castigador soviético pg2

El sello adulto MAX debutó con Alias de Brian Michael Bendis en 2001 y, sin tener ni el propósito temático -ni tampoco el prestigio entre crítica y público- de Vertigo, su equivalente más cercano en DC, llegó a producir un buen puñado de obras a muy alto nivel, aunque pasada una década, terminó cayendo en el olvido, siendo su última publicación en una larga temporada la miniserie protagonizada por Fantomex, la creación de Grant Morrison en 2013. Desde entonces, MAX sólo ha vuelto en dos ocasiones: las dos series limitadas en las que Garth Ennis ha vuelto a Frank Castle. Supongo que para dejarnos claro que se trata de la misma versión del Castigador y llamar la atención de todos los que fuimos fieles seguidores de la serie de la década pasada. Sea como sea, reservar este sello exclusivamente para las continuaciones de la posiblemente mejor serie que dio en su día tampoco es mala idea.

A los lápices tenemos a Jacen Burrows, un artista californiano cuyas obras más conocidas ilustran guiones de Alan Moore (The Courtyard, Neonomicón y Providence), pero que también ha firmado varios trabajos junto a Garth Ennis, como 303, Crónicas de Wormwood o el primer arco de la memorable Crossed. En esta serie estamos ante uno de sus mejores trabajos, dejando de lado los más experimentales que hizo junto a Moore. La frialdad con la que retrata al Castigador en prácticamente cada momento es fascinante. Retrata al personaje como lo que es: una máquina de matar tremendamente eficaz y desprovista de toda emoción, complementando la sensación que también nos produce el magnífico guión de Ennis.

el castigador soviético pg3

Cuando un autor tiene una relación con un personaje que ha pasado a la historia y vuelve a él años después, la sensación que suele dejar es más bien amarga. Podemos pensar, por ejemplo, en la legendaria Saga de Ra’s Al Ghul de Neal Adams y el despropósito que fue Batman: Odisea. Pero no es éste el caso. El Castigador: Soviético es una historia que no sólo no desmerece en absoluto al resto de las historias que Garth Ennis escribió del Castigador, sino que podríamos incluso decir que está a la altura de sus mejores momentos. Lectura obligada.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com