Una de las ventajas de viajar y estar desconectado del mundo entero, es comprobar que las noticias, buenas o malas, siguen ahí, aunque tú...

Una de las ventajas de viajar y estar desconectado del mundo entero, es comprobar que las noticias, buenas o malas, siguen ahí, aunque tú no estés. Pero lo mejor es que siempre te llevas una grata sorpresa, como este pasado verano: Invencible Iron Man de Matt Fraction y Salvador Larroca fue galardonada como la mejor nueva serie regular en los Premios Eisner’s del pasado año 2009.

invencible_1

Otra sorpresa fue el poco interés que suscitó la noticia por estas tierras, siendo los únicos que subieron al atril los eternos críticos del trabajo realizado por nuestro Salvador Larroca. Una pena, por que no siempre un autor español gana y obtiene un reconocimiento de la talla de los Eisner’s. De echo, es la primera vez.

Con la conclusión de la saga El más buscado del Mundo (llegando al ecuador de la misma en España este mismo mes de marzo) y la saga actual sobreviviendo a sus consecuencias en EEUU, vamos a remediar la situación hablando de una de las series más interesantes publicadas en estos momentos por Marvel.

Iron Man nunca ha sido un personaje que arrastrara miles de aficionados todos los meses al kiosco para comprar y devorar sus aventuras. Viviendo bajo la sombra del buen Capitán América o Thor en los periodos de gran calidad en sus aventuras (Walter Simonson, Mark Waid, Andy Kubert, John Byrne, Roger Stern, John Romita JR,…), en todo momento la colección del vengador dorado pasó desapercibida. Hubo escasos momentos en que estos y otros autores consiguieron pinceladas de calidad en la vida de Tony Stark, sobre todo con la etapa de David Michelinie y Bob Layton, Heroes Return (Sean Chen y Kurt Busiek) y con la llegada de Joe Quesada.

invencible_11

Quesada, fan acérrimo del personaje, empeñado en revitalizar las series protagonizadas por los Vengadores, se hizo cargo en el mismo momento que Busiek dejó la cabecera del Hombre de Hierro, insuflando nuevas y diferentes situaciones; aunque no logró ser un superventas hasta el cierre del segundo volumen, al menos cambió la forma de ver al personaje. Tras los consabidos resultados de Vengadores Desunidos, de nuevo una puerta se abría.

Bendis incluyó a Tony en la primera alienación de sus Nuevos Vengadores, dando bastante protagonismo, no solo dentro de la cabecera, sino entre el fandom al nuevo Mesías del Universo Marvel. La puntilla para aupar a Iron Man venía de su nueva serie regular. Warren Ellis, gran aficionado de ciencia ficción y de la cultura High Tech, nos regalaba Extremis, saga de seis números dibujada por el excelso Adi Granov, cambiando para siempre el status del nuevo vengador.

Con todo esto, se oteaba en el horizonte la primera película producida por Marvel cuyo protagonista poseía una armadura de hierro dorada.

A pesar de los retrasos de Ellis y Granov, el interés por Iron Man aumentaba por momentos. Su serie regular era una lectura divertida, llena de acción y aventuras, desarrollando ideas dejadas por Ellis en un entorno más cercano al mundo de James Bond que de un superhéroe; en su papel de líder en los Nuevos Vengadores, destacaba por su habilidad manipuladora dentro y fuera del grupo (su papel es fundamental en el desenmascaramiento de Peter Parker o la expulsión de Hulk del planeta) y su foco de atención era la culminación que necesitaba en el evento Civil War. Tony Stark, cabeza visible del grupo de apoyo al Acta de registro de Superpoderes resultó ganador en su contienda con Steve Rogers, consiguiendo de paso las llaves de SHIELD.

invencible_4

Una vez pasado el funeral y lamentación por la muerte de Rogers, Stark en su papel de Director de SHIELD, se convierte en la diana de todo lo bueno y malo acontecido dentro del Universo Marvel. Es el Gran Hermano que todo lo ve. Compite con Lobezno en apariciones mensuales en las diversas series publicadas, lidera a los Iluminatis marvelianos, faltando poco para convertirse en el superhéroe de moda.

El estreno de la película de Jon Favreau y Robert Downey Jr. debería estar acompañado de algún producto atractivo que diera réditos a las arcas de Marvel; un cómic lo suficientemente sencillo que cualquiera que haya disfrutado con la película sin conocer nada del pasado gráfico de Iron Man, pudiera engancharse sin problemas.

El producto elegido venía de mano del propio director, Jon Favreau y de su director artístico, Adi Granov, que regresaba de nuevo para ilustrar Marvel Knights: Iron Man – Leaving Las Vegas. Un equipo de autentico lujo y con suficiente publicidad para que fuese un superventas. Pasado casi dos años, solamente han aparecido publicados sus dos primeros números.

imvegas01

Con la serie regular metida en plena Invasión Secreta, Marvel necesitaba con urgencia un producto que recogiera la antorcha de la película, fusionando sus personajes cinematográficos con el universo de papel. Primero había que buscar una artista espectacular y comercial, cuyo estilo fuera cinético y parejo a una gran superproducción de Hollywood, pero cumplidor, y no hay nadie mejor que el valenciano Salvador Larroca, sobre todo viendo el resultado final de newuniverse con los guiones de Warren Ellis. El guionista elegido fue Matt Fraction, autor que poco a poco se estaba haciendo un nombre dentro de la misma Marvel junto con Ed Brubaker en Puño de Hierro y Uncanny X-Men, además de escribir la entretenida The Order (Los Campeones en España) ubicada dentro de los acontecimientos de La Iniciativa del propio Tony Stark.

Fraction es un autor procedente del cómic menos comercial, más Indie, cuyo estilo personal y directo se hizo famoso gracias a la excelsa Cassanova para Image (un grito a favor de su publicación en España ya mismo), el mejor cómic de superespías desde Nick Furia de Steranko, donde Fraction homenajeaba con gran pasión. Gracias a su amistad con Brubaker entró en Marvel para terminar siendo una grata sorpresa gracias a unos guiones divertidos, asombrosos, sobre todo bien contados cuyo premio ha sido la decana de las series mutantes y la nueva joya de la editorial, Thor.

invencible_2

No vamos a descubrir ahora a nadie a Salvador Larroca. Su listado de series dibujadas es solamente superado por Jack Kirby, siendo actualmente junto con John Romita Jr uno de sus dibujantes bandera de la editorial. Aunque aún falta una miniserie tipo Invasión Secreta para que su nombre sea reconocido y pase a la posteridad (como Mike Zeck conocido por sus Secret Wars y no por su trabajo en el Capitán América y el Castigador), es innegable la profesionalidad y evolución constante del valenciano.

Una vez reunido el nuevo equipo creativo, Fraction se las ingenia para llevar su inconclusa saga en Los Campeones y terminarla de la mejor manera dentro de Las cinco Pesadillas, primera saga de la serie, donde el villano en las sombras de Los Campeones, Ezekiel, el hijo de Obadiah Stane (villano de la película y antiguo contrincante en los cómics) será capaz de conseguir de Tony Stark algo perdido desde hacía mucho tiempo, su humanidad.

Tony Stark siempre ha sido denominado el Hombre del Mañana, el futuro realizado hoy. Sus actos, sus empresas, su tecnología se basan en ese mismo principio. Qué ocurre cuando te quedas obsoleto, tu vida se convierte en una pesadilla.

Con la vuelta de Pepper Potts a la vida y a la empresa de Tony tras su paso por The Order (Los Campeones de la Iniciativa), Fraction se las ingenia para reintroducir el escarceo amoroso entre ambos, de igual modo visto en la película. Resulta un paso fundamental en el desarrollo de la saga y en la búsqueda de Tony de su humanidad.

invencible_6

Las cinco Pesadillas plantean la cruda realidad de la tecnología Stark, su inviabilidad a la hora de su producción en masa debido a su alto coste, un gran problema y dilema para Tony en su afán de ayudar a toda la humanidad, que deberá buscar otras opciones, más factibles y económicas, para lograr su objetivo.

A pesar de contar con los recursos ilimitados de su compañía, sumados al engranaje de SHIELD, Iron Man no puede estar en todos lados. De esta situación se aprovecha Ezekiel Stane, robando la tecnología Stark, siendo capaz de manipularla y evolucionarla de tal manera que consigue el sueño de su fallecido padre, dejar en un segundo lugar tecnológico a Stark.

Con esta nueva tecnología, vendida en el mercado negro, pervirtiendo todo los ideales de las Industrias Stark, se producen una serie de atentados terroristas de alta tecnología (muy parecidos a los ataques suicidas que podemos ver todos los días en la prensa y televisión), campo de pruebas de Ezekiel para la creación de la armadura Iron Man 2.0.

Fraction, con esta idea consigue de forma lógica unificar las ideas planteadas por Ellis en Extremis, la simbiosis de la tecnología con la materia orgánica, principio fundamental del virus Extremis que lleva Tony en su cuerpo, pero que en manos de Ezekiel se convierte en un arma extremadamente peligrosa.

Con el primer objetivo cumplido, Ezekiel pone en su punto de mira no solo destruir a la persona, sino todo su trabajo, iniciando un milimétrico ataque combinado a todas las fundaciones y edificios de Industrias Stark con su ejercito de cybors basados en la nueva armadura biológica del Iron Man 2.0. Estos ataques producen un efecto agónico en Tony; no solo sus empleados están muriendo, sus acciones y valores han caído en picado debido a los rastros de miga de pan que ha dejado Stane para señalar a Stark como causante de los ataques terroristas, culminado por el agónico final de su amiga Pepper, herida en uno de los ataques.

invencible_8

Para salvar su vida, Tony implantó quirúrgicamente un repulsor electromágnetico (la famosa placa pectoral) para salvarla la vida, como años antes debió hacer él mismo para sobrevivir, dando inicio a la primera armadura. Un guiño para el público atraído por la película, cuyas consecuencias se dejarán ver en las siguientes dos sagas.

En toda buena (o mala) historia de héroes y villanos, debe haber una lucha final, en este caso el maestro frente al sucesor, el avance tecnológico frente el futuro tecnológico, la razón de Tony contra la rabia desatada (y algo psicótica) de Ezekiel.

Como no puede ser de otra manera, Iron Man sale victorioso pero pagando un gran precio. Su vida ha cambiado para siempre. Reflexiones a parte, recogidas en el séptimo número de la colección (con la presencia de nuestro amistoso vecino arácnido, otro guiño cinematográfico), a modo de prólogo de Las cinco Pesadillas, Fraction consigue de un plumazo dar la vuelta el mundo de Stark. La evolución o revolución ha comenzado de nuevo.

Aunque el trabajo del guionista es excelente, no solo por la convincente y bien desarrollada historia, con un tratamiento ejemplar de todos y cada uno de los personajes (hacía tiempo que las motivaciones del villano no eran planas y sí tenían un trasfondo claro), el mérito de estos seis primeros episodios es enteramente de Salvador Larroca.

Moviéndose como un pez en el agua dentro de un mundo Hight Tech, de Ciencía-Ficción, superhéroes y destrucciones/explosiones típicas de cualquier producto cinematográfico, Larroca vuelve adoptar el estilo fotorrealista que hizo gala en newuniverse, muy en consonancia con el nuevo rumbo de Iron Man, más parecido al de la película (como ocurrió hace casi una década con los mutantes de Morrison), que un cómic de superhéroes al uso.

Una vez superadas sus carencias narrativas de años anteriores, Larroca desarrolla una manera propia de narrar, muy dinámica, en pocas ocasiones algo confusa, sin abusar de viñetas grandes o splash-pages innecesarios, que ayuden a la fluidez de la historia. No es un narrador perfecto como Frank Quitely, pero tampoco confuso como la mayoría de los dibujantes pin-ups actuales.

invencible_10

El gran punto fuerte de Larroca en la serie ha resultado ser la armadura. Se nota que disfruta cada viñeta donde dibuja la armadura de Tony y de los acólitos de Ezekiel, o cualquier elemento futurista que requiera armaduras, armamento o vehículos; el detallismo es asombroso, dando veracidad a algo que (aún) no existe, con sutiles movimientos en la acción, muy parecidos a los dibujos de Masamune Shirow en sus conocidas Ghost in the Shell o Appleseed, obras que beben tanto Fraction como Larroca. No vamos a olvidarnos de la marca de la casa, los parecidos de muchos personajes con personas reales. Ahí tenemos a Eduardo Noriega cediendo rostro a Ezekiel, como ejemplo.

Una vez finalizada Las cinco Pesadillas, coincidiendo con el final de la macrosaga Invasión Secreta, el status de Tony, tanto en su papel de director de SHIELD, como superhéroe y presidente de Industrias Stark, se encuentra entredicho.

Incapaz de proteger el planeta del ataque Skrull, así como sus propias empresas anteriormente, se convierte, por méritos propios, en el Enemigo Público número uno. Su sistema revolucionario Extremis ha fallado cuando más se necesitaba; su red Starktech, la base fundamental de todo SHIELD, ha caído con una facilidad asombrosa. Y para colmo de males, Norman Osborn, director de los Thunderbotls, grupo de ataque regido por supercriminales, antiguo Duende Verde, es el héroe que ha salvado a todos delante de todas las televisiones del mundo.

Con la anterior serie regular cerrada tras el cruce de Invasión Secreta, protagonizado por Máquina de Guerra en vez de Iron Man, Fraction se encuentra de repente con las primeras buenas críticas, y con el nuevo papel de serie única del vengador dorado.

SHIELD desaparece para dejar lugar a HAMMER, la nueva línea de defensa planetaria pro-activa dirigida por el nuevo Gran Hermano, Norman Osborn. Con recursos aún más ilimitados, Osborn comienza a deshacerse de toda la tecnología Starktech y vestigios pasados de SHIELD para equipar la nueva fuerza pacificadora con su propia tecnología. Estamos ante el Reinado Oscuro de Marvel.

invencible_9

La zorra dentro del gallinero. Que además tiene las llaves del reino dorado: todas las armaduras existentes de Iron Man, así como la joya de la corona, el listado de todos los registrados y no registrados superpoderosos que fue recopilando Stark.

Este es el punto de partida de El más buscado del Mundo, saga de actual publicación en España. Prediciendo los posibles pasos que tomará Osborn una vez haya tomado el poder absoluto, Tony gracias a su red interna de Extremis, acumula dentro de su cerebro toda la información que ha ido recopilando a lo largo del tiempo, incluyendo la lista de superhéroes que tanto desea Osborn, que en un instante le ha dejado en la más mísera quiebra, sin recursos ni medios humanos, además de vender su piel de manera pública y política.

invencible_3

Con una diana pintada en su frente, y los datos acumulados borrándose de su mente como un si fuera un ordenador a reiniciar, comienza la carrera para evitar que la lista caiga en manos equivocadas. Ayudado por la anterior directora de SHIELD, María Hill y la eterna Pepper Pots, Fraction a lo largo de los doce números que dura la saga, crea una entretenida y vibrante historia coral, donde el protagonismo no solo recae en Tony, sino en María Hill y Pepper Pots, ahora equipada con la última armadura creada por Stark, con su propia consciencia llamada Jarvis, como el mayordomo virtual de la película de Favreau.

invencible_5

Con la acción distribuida entre los distintos personajes, persiguiendo una misma misión a lo largo del planeta, el inteligente relato no resulta del todo pesado, a excepción de un par de números algo intranscendentes con la aparición un tanto gratuita de Máquina de Guerra y Namor para detener a Tony, vuelve a recordarnos a películas como El Fugitivo o Enemigo Público, mezcladas con lo mejor del género de espías (recordando de nuevo a las historias de Shirow), con giros inesperados, sorpresas y nuevos jugadores en la partida a vida o muerte que tienen entre manos Osborn (Fraction es junto con Bendis y Ellis, el guionista quién mejor entiende y presenta a Norman en el actual Reinado Oscuro) y Stark, cuya consecuencia final, será el pie a la actual saga americana, Desmantelado, antes de llegar a la futura Edad Heroica.

El cambio de historia, más urbana que superheroica por englobarla de alguna manera, no merma el trabajo realizado por Larroca, aunque las prisas en los tres últimos números de la saga, con líneas muy rápidas, algo apresuradas, restan calidad al trabajo anterior, despareciendo parcialmente el tratamiento de grises aprendido de su amigo Pascual Ferry (Adam Strange, Ultimate Cuatro Fantásticos). En estos casos se nota la falta de un entintador de apoyo de gran calidad como podría ser Cam Smith o Mark Farmer, que daría profundidad al excelente lápiz del valenciano.

invencible_7

No quería terminar este artículo sin destacar la paleta de colores de Frank D’Armata (Capitán América), insuperable e indispensable en el acabado final del producto, muy alejado de los anteriores coloristas de Larroca, Liquid!.

Estamos viviendo una época de oro gracias al buen hacer de Fraction y Larroca, que por ahora no tiene visos de terminar en un plazo corto de tiempo, ejemplo claro de la propuesta inicial de Quesada, aupar y elevar las aventuras de los Vengadores hasta lo más alto, siendo Iron Man el mayor beneficiado y su mayor exponente.

Compartir:

Marcos Miguel González "Markitos"

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com