Saludos desde Gallifrey, queridos lectores. He venido invitado a pasar las Navidades por un amigo que tiene dos corazones. Lo que no sé es... Doctor Who: Cuatro Doctores.

Saludos desde Gallifrey, queridos lectores. He venido invitado a pasar las Navidades por un amigo que tiene dos corazones. Lo que no sé es que cara tiene. Se la cambia mucho, ¿sabéis? Mientras  espero, leeremos Doctor Who: Cuatro Doctores.

Fandogamia nos trae una aventura del Doctor Who. O de los Doctores, mejor dicho. Tendremos a cuatro de sus encarnaciones en una obra creada pensando en el disfrute de los aficionados. Fan service, creo que lo llaman.

Hablemos del guión, que ha sido cosa de Paul Cornell. Si consideramos que un tebeo del Doctor equivale a un capítulo de la serie, lo que tenemos aquí es un Especial Navideño o de Aniversario. Una miniserie de  5 grapas  que nos cuenta una historia llena de lo que se supone que le mola a los fans.

¿Nos gusta el Doctor? Toma Cuatro Doctores. ¿Las Compañeras? Aquí hay varias. ¿Los destornilladores sónicos? Tenemos para parar un tren.

Siempre he pensado que las historias perfectas para el Doctor son las cortas. Aquellas en las que el peligro aumenta rápidamente, mientras la esperanza de sobrevivir o triunfar disminuye sin darnos respiro.

Hasta llegar a eso momento en el que los enemigos comprenden que el Doctor no tiene un ejército.

Que el Doctor no tiene armas.

Que el Doctor no tiene un plan.

Y eso los aterroriza.

Esta historia funciona más como un capítulo especial. Más largo, lleno de referencias conocidas por los fans, no necesariamente dentro de la continuidad. Más como algo que podría haber sucedido en algún lugar de los pliegues del espacio y del tiempo.

La historia es quizás demasiado larga, con demasiadas cosas (y Doctores). No llega a haber un Doctor (Tenant, cof, cof) que tome el mando y el protagonismo para guiarnos hacia la épica. Se nos ofrece una historia coral con varios Doctores y varias compañeras. Con mucho correr de aquí a allá e intentar ser más listos que los misteriosos enemigos.

Este tipo de historias guarda y esconde un peligro para los lectores. Al estar tan centrada en ofrecer referencias, espera que los que la leamos estemos al día de la serie (y del material complementario).

Neil Edwards es el encargado del dibujo. A medio camino entre la libertad  de dibujar como quiere y la «obligación» de tener personajes clavados a los rostros de los actores.

Nos ofrece un dibujo correcto, con una narrativa rápida, ágil, veloz, que recuerda los cambios de plano y persecuciones con cámaras que podemos ver en algunos capítulos de la serie oficial.

Me gusta el contraste entre las vestimentas de las Compañeras y los Doctores. Ellas se cambian de ropa, según sus gustos y necesidades. De los Doctores no sé si podemos decir lo mismo. esperemos que al menos SI se cambien alguna vez, aunque usen siempre ropas iguales :-).

Iván Nunes se dedica a colorear. Con una paleta cromática que va desde los tonos apagados a las explosiones de color y brillo. Muy en el tono que esperaríamos de (al menos al principio) cierta encarnación del Doctor con pajarita (¿Fez?No sé de que me habláis, queridos lectores).

Quizás a veces el color es demasiado fuerte, pero ya sabéis que los lectores con gafas de mucho aumento a veces nos quejamos por esas cosas.

La edición de Fandogamia incluye portadas alternativas reducidas entre los diferentes números de la serie. Sin olvidarnos de los detallitos como poner el ISBN dentro de un dibujo de la TARDIS.

Atención, queridos lectores. Me llega un mensaje del Doctor, que está quemando una estrella para decirme algo: «Lamastelle, no olvides decir que la traducción es obra de Liza Pluijter

¿Por qué leer Doctor Who: Cuatro Doctores?

Eres un completista del Doctor y sus aventuras. Te gustan las historias fuera de continuidad. Tienes Cuatro Doctores para elegir.

¿Por qué no leer doctor Who: Cuatro Doctores?

Es una historia que necesita que estés al día con la serie para sacarle todo su jugo.

 

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com