Habíamos dejado DMZ en el tomo anterior en plena Nación Parco, toda una revolución no sólo para la Manhattan de DMZ, sino para la... DMZ Libro 04 (de 5)

Habíamos dejado DMZ en el tomo anterior en plena Nación Parco, toda una revolución no sólo para la Manhattan de DMZ, sino para la propia serie en sí y, por supuesto, para nuestro protagonista Matty Roth.

Un nuevo amanecer se presentaba para Matty que por fin parecía haber tomado las riendas de su destino. Sin embargo, sus giros son famosos por caprichosos y la situación de Manhattan volverá a dar un vuelco que llevará a Matty al que quizá sea el momento más oscura de toda su estancia en la DMZ.

DMZ Libro 04 (de 5)

A nivel argumental parecía evidente que la declaración de la Nación Parco marcaba un pico en la historia y que antes o después la historia volvería a girar. Sin embargo, casi no hemos podido saborearlo cuando le dan la vuelta por completo. De nuevo Brian Wood plantea un escenario sugerente y de nuevo abandona la idea antes de aprovecharlo. Como si le diera miedo mojarse o no tuviera muy claro el alcance y potencial de lo que ha creado, Wood vuelve a dar volantazo y tenemos de nuevo a Matty dando tumbos, desorientado y manipulado… como en la práctica totalidad de los 44 números anteriores. El paso adelante que parecía haber dado resulta ser en falso.

No estoy seguro de si es la intención de los autores, pero resulta frustrante el estancamiento de Matty, que parece condenado sea cual sea la decisión que tome y se implique del modo que se implique, a ser un pelele perdido y víctima de unas circunstancias que, cualquiera que sea su naturaleza, acaban por tener el mismo efecto en la vida de Matty. Da igual a qué extremos llegue (algunos un tanto forzados y poco creíbles) porque pronto habrá un giro de los acontecimientos que llevarán a Matty de vuelta a la casilla de salida… como siempre sin una respuesta clara más allá de dudas y frustración.

DMZ Libro 04 (de 5)

Y entonces llega el número 50 americano y con él una estrategia similar a la que se pudo ver en el ecuador de la serie 100 Balas. Hacemos un alto en el camino, contextualizamos, aclaramos lo que nos ha deparado esta DMZ y tomamos impulso para una nueva etapa. Sin embargo, Wood se queda de nuevo en esa frustrante equidistancia en la que todo bando es el equivocado con un mensaje de “la guerra es mala” en el que se echa mucho de menos algo más de profundidad y matices 50 números después.

Casi como en una especie de reinicio, el arco “Desaparecido en combate” nos da una serie de historias cortas y variadas en el marco de la DMZ. Historias que de nuevo aisladamente funcionan, pero que se quedan francamente cojas como parte de un conjunto en el que apenas se percibe desarrollo. Si acaso, se puede advertir como se concluyen algunas tramas pero queda la sensación de que nunca se ha llegado al nudo real de estas cerrándose tras un mero planteamiento.

DMZ Libro 04 (de 5)

Gráficamente Burchielli es indudablemente aunque no sin ciertas limitaciones, la identidad de la serie. No obstante es probablemente DMZ Libro 04 el tomo en el que el italiano dibuja menor número de páginas, dejando hueco a multitud de invitados como Cliff Chiang, Danijel Zezelj, Dave Gibbons, David Lapham, Eduardo Risso, Fábio Moon, Jim Lee, John Paul Leon o Lee Bermejo, con lo que gráficamente no dudan en tirar la casa por la ventana aunque sea por unas cuantas páginas. En cualquier caso y por sonoro que sea el cartel de dibujantes, cuesta imaginar las historias de Matty, Zee, Wilson y todos los demás sin ese personal diseño y trazo de Burchielli.

En tan sólo un tomo más habremos concluido una serie y, por bien que termine, dejará una ligeramente amarga sensación de que podría haber dado mucho más de sí.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com