Cuando se habla de esas clásicas obras que periódicamente lanza DC en las que se rememora el espíritu más clásico de las historias y... Desde la pila: Trinidad, de Matt Wagner

Cuando se habla de esas clásicas obras que periódicamente lanza DC en las que se rememora el espíritu más clásico de las historias y héroes de la editorial, hay una serie de autores que inevitablemente van a ser mencionados. James Robinson es uno de ellos, por supuesto, el responsable de Starman, una de las series que marcaron el principio del fin del noventerismo grim & gritty. En esa misma línea, también hay que mencionar el imprescindible Kingdom Come de Mark Waid. Geoff Johns tampoco puede faltar, el tipo que cogió un grupo de héroes viejos como la JSA y nos dio una de las series imprescindibles de finales de la primera década de este siglo. Pero se habla poco de Matt Wagner. Demasiado poco. Este autor, conocido principalmente por su creación Grendel (y un poquito menos por su otra criatura, Mage), ha dado a una buena parte de sus obras para DC esa ambientación más clásica de la que hablamos. Entre ellas destacan su actualización post-Crisis del Demon de Jack Kirby, las series limitadas Batman y el monje loco y Batman y los hombres monstruo, remakes de un par de grandes momentos de la era Bill Finger/Bob Kane, la espectacular y nunca suficientemente alabada Sandman Mystery Theatre… y, por supuesto, Trinidad.

trinidad pg1

Trinidad es una serie limitada de tres números publicada en 2003 protagonizada por la Santísima Trinidad del Universo DC: Superman, el Padre, Batman, el Hijo, y Wonder Woman, el Espíritu Santo. Los tres héroes más importantes de DC, y quizás también los tres héroes más importantes del género superheroico. El primer superhéroe, el eslabón que une los superhéroes con el pulp y el personaje en el que los superhéroes se relacionan con la mitología clásica. Prácticamente cualquier historia del género puede ser contada con estos tres iconos o combinaciones de ellos. Con el tiempo, la relación entre ellos se ha ido normalizando, pero en sus primeros tiempos tenían caracteres tan diferentes que era inevitable que chocaran. Y esa es precisamente la ambientación que Matt Wagner ha elegido para esta historia: la primera vez en la que la Trinidad trabaja junta, el primer encuentro entre los tres grandes. Batman y Superman ya se conocían de antes, pero es en este momento donde se narra el momento en el que ambos conocen a Diana de Themyscira.

En este momento, Superman es presentado como un gran héroe, pero su Clark Kent es el patoso adorable que disfrutamos con Christopher Reeve. Batman es el personaje trastornado con un punto más violento de la cuenta que Frank Miller nos presentó en Año Uno. Y Diana acaba de llegar al mundo patriarcal, con una educación muy diferente a la del resto de la humanidad, que la presenta como insegura y alienígena a partes iguales. Quizás tengamos en esta obra una versión un tanto simplista de las personalidades de los tres héroes, pero no estamos ante una historia anclada en la continuidad vigente que tenga que respetar sus respectivas versiones canónicas. Es la reducción de tres iconos a sus esencias más básicas y, con ellas, contar una historia en la que se pongan de manifiesto sus puntos en común y sus discrepancias. Todo ello, enfrentando esta incipiente Trinidad a sus respectivos antagonistas más similares a los héroes originales: Bizarro por Superman, Ra’s Al Ghul por Batman y Artemisa de Bana Mighdall por Wonder Woman.

trinidad pg2

Posiblemente, aún siendo un tanto reduccionista, la caracterización de los personajes sea el punto más fuerte a nivel argumental de esta obra. Conseguir determinar cuál es la esencia de un icono y jugar con ella es un trabajo tremendamente complejo que no estaban consiguiendo la mayoría de los autores implicados en las series regulares de los personajes cuando vio la luz el primer número de Trinidad. La serie de Wonder Woman estaba pasando por la inesperadamente decepcionante etapa de Walter Simonson y Jerry Ordway, las de Superman estaban en manos de Joe Casey, Steven T. Seagle y Joe Kelly, Batman estaba serializando la colección de pin ups que fue Silencio de Jeph Loeb y Jim Lee y la Liga de la Justicia, la serie en la que aparecían simultáneamente los tres, estaba siendo escrita de una forma simplemente correcta por Joe Kelly. La única serie de cualquiera de los tres personajes que realmente brillaba por entonces era el Detective Comics del infalible Ed Brubaker. Ah, ante la pregunta clásica de «¿pero esto está dentro de continuidad o no?«, la respuesta es «qué más da, probablemente no, pero tampoco es que importe lo más mínimo«.

En el aspecto gráfico, tenemos exactamente lo que nos esperamos de Matt Wagner: un arte con un estilo tremendamente personal, más cercano en ocasiones a la línea clara europea que al estándar superheroico, pero con unas composiciones tremendamente potentes. Un trazo elegante y a la vez enérgico. Pero vamos, que a estas alturas, nadie que no sea un recién llegado no conocerá a Wagner. Hace casi treinta años ya de la primera publicación de una obra de este autor en castellano, el número 27 de Leyendas de Batman de Zinco, con el primer número del arco argumental Rostros.

trinidad 3

Esta obra ha tenido tres publicaciones en castellano. La primera llegó de la mano de Norma, en 2004, un año después de su publicación original. La segunda, un tomo en cartoné de ECC en 2014, agotado a día de hoy. Y la tercera, la única que está disponible actualmente, apareció en 2017 en el número 25 de la Colección Novelas Gráficas de ECC/Salvat.

En resumen, Trinidad no es una obra que haya cambiado la relación entre los personajes ni hace planteamientos sobre ellos que no se hayan hecho antes o después. Pero es un cómic que gustará a los que disfruten de esas historias que reflexionan sobre las esencias de los personajes, y, por supuesto, a los seguidores de Matt Wagner. Que aunque no sea un superventas, no somos precisamente pocos.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com