Comentaba hace unos meses en la reseña de Deathstroke contra Batman que con este Deathstroke Primera Temporada: Arkham tenemos ya el tercer formato diferente dentro... Deathstroke Primera Temporada: Arkham

Comentaba hace unos meses en la reseña de Deathstroke contra Batman que con este Deathstroke Primera Temporada: Arkham tenemos ya el tercer formato diferente dentro de los primeros cuarenta números de la serie de Slade Wilson, sin contar con los números que se han incluido en tomos de crossovers con otras series. Sí, es una lástima no poder tener un formato homogéneo pero al menos estamos pudiendo leer todos los números en nuestro idioma, que dada la historia editorial del personaje en nuestro país, no es un hecho baladí.


ECC anunció esta línea de ediciones de series que no estaban funcionando especialmente bien en ventas en un formato de temporadas similar al de la TV, con tomos de mayor número de páginas que permitiesen sacar uno cada seis a doce meses con casi todo lo que se ha editado del personaje en ese período de tiempo. Con bastantes de ellos en el mercado, hemos tenido tomos con diferente número de páginas pero todos rondan de los 7 a los 10 números USA por tomo. El problema viene cuando en EE.UU. comienzan a cruzar series, como es el caso que aquí tenemos. En este tomo se recoge un arco argumental de Deathstroke de cinco números y los seis números que conforman el arco argumental El plan Terminus formado por dos números de introducción y cuatro números con la historia. Los números se van alternando en las series de Deathstroke y la de Jóvenes Titanes.

El primer arco argumental que da título al tomo es uno de los que más me han gustado en lo que llevamos de serie. La última vez que supimos de Slade acababa de ingresar en Arkham y Rose estaba pasando uno de sus peores momentos acosada por su propio pasado. En este arco vamos a tener a un Slade drogado para mermar sus habilidades, lo cual va a provocar una serie de alucinaciones en el personaje que vamos a vivir junto a él. Eso no tendría mayor importancia de no ser porque en Arkham hay ingresados otros villanos con habilidades mentales, lo cual va a ponernos continuamente en duda sobre si lo que está viviendo es real o no. Una trama que recuerda en muchos momentos al de la película de Scorsese (con perdón) Shutter Island, y que pone a Slade en una situación que por primera vez, le supera.


Todo esto, contado con esos guiones de Priest que saltan de una trama a otra y presentado de una manera que conforma un enorme puzzle que hay que ir formando para entender de una manera global. Sí me ha llamado poderosamente la atención el personaje de Death Masque. En los últimos años, y sobre todo apoyado en el tipo de historias que escribe, consideraba a Priest un guionista serio y tenía la imagen mental de que se trataba poco menos que de un Alan Moore en modesto, en lo que se refiere a carácter. Pero ver este personaje que es un rizo rizado parodiando la parodia del propio Deathstroke me ha resultado desternillante, y más con las líneas de diálogo en la que reflexiona sobre la posibilidad de una denuncia por parte de la Casa de las Ideas… y lo irónico que resultaría.

A pesar de que seguimos con gran número de dibujantes desfilando por las páginas de la serie, se puede decir que el dibujante principal es Fernando Pasarín, que construye muy bien esa atmósfera opresiva del manicomio, y colabora en la generación de incertidumbre en cuanto a lo que es real y lo que no.

Si analizamos el arco de El plan Terminus… si nos ceñimos a la historia, creo que está muy bien, Deasthstroke es un personaje muy ligado al del universo Titanes, y creo que no hay nadie mejor para ser el detonante de esa trama que empezamos a leer en la primera temporada de Jóvenes Titanes, con Robin encerrando a sus enemigos en una prisión secreta, a espaldas de sus compañeros.


Y ahí radica el principal problema que le veo a incluir este arco aquí. El que no haya leído ese tomo no va a saber de dónde vienen esos personajes encerrados y me atrevería a decir que es una historia que, puestos a editarla dentro de una de las dos cabeceras implicadas, habría tenido más sentido haberlo hecho en la otra. En todo caso, también se podría haber editado de manera independiente, en un tomo como El contrato Lázaro. Las decisiones editoriales nunca son sencillas ni a gusto de todos.

En definitiva, dentro de esta primera temporada de Deathstroke tenemos, probablemente, una de las mejores historias que ha escrito el guionista dentro de la cabecera, y un cruce con la nueva alineación de Jóvenes Titanes que sirve como cierre (por el momento) de una trama que llevaba gestándose desde meses antes. Un tomo que se lee con suma facilidad y que confirma que Deathstroke es uno de los grandes sleepers de DC, aunque realmente cuesta llamarlo así cuando ya lleva años confirmando tan buenas historias.

Lo mejor: El primer arco argumental. Pasarín.

Lo peor: El que llegue a esta serie sin saber nada de lo que ocurre en Jóvenes Titanes y se encuentre con más de medio tomo centrado en esa trama.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Deathstroke: Primera Temporada - Arkham
Christopher Priest, Adam Glass and ECC Ediciones
Precio: EUR 23,70

 

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com