A veces es un gustazo acercarse a un tebeo teniendo una mínima noción de lo que sucede en él. El hecho de que lo... Dealer: Dog days de José Luis Vidal y El Flores

A veces es un gustazo acercarse a un tebeo teniendo una mínima noción de lo que sucede en él. El hecho de que lo que te llame sea simplemente su temática, su portada o haber leído algo de sus autores, hace que estemos libres de prejuicios y que vayamos con la mente abierta porque cualquier cosa puede pasar. Pues amigos, este ha sido mi caso con Dealer: Dog days, un tebeo de Dibbuks que para el que esto escribe es uno de los mayores divertimentos de la temporada.

Dealer: Dog days está escrito por José Luis Vidal y dibujado por El Flores. A ambos autores (gaditanos por si le interesa a alguien) los tenía muy poco referenciados, apenas una historia del universo de Bribones de El Torres, quien por cierto firma el excelente prólogo de la obra. Pues bien, ambos nos presentan a Perro, el protagonista de la serie, cuya máxima en la vida es sobrevivir. Para ello hace de pipa, de camello, de “solucionador” de problemas y “conseguidor” de lo que haga falta, ya sea legal o ilegal.

En esta primera aventura, y digo primera porque espero que haya más, veremos a Perro meterse en un buen lío cuando se le encarga la tarea de recuperar a Myrabelle. ¡Oh! ¿Cuán gallardo es nuestro héroe? ¿Cuál será la recompensa por salvar a una damisela en apuros? Todo eso debió de pasar por la cabeza de Perro, por lo menos hasta que supo que Myrabelle es la guitarra del músico principal de un festival que está montando. Sí, amigos, todo pasa por un instrumento musical. Pero bueno, cosas más raras se han visto y los músicos muchas veces son verdaderas divas con las más grandes rarezas.

Con este loco planteamiento y a lo largo de sesenta páginas que se leen en un suspiro, Perro acabará enfrentándose a numerosos entuertos en la forma de traficantes de drogas rivales, clanes gitanos en barriadas marginales, navajas, persecuciones… una loca odisea con tal de que el festival se celebre sin mayores complicaciones. Dog days es una nueva demostración de que no todos los héroes llevan capa.

José Luis Vidal es un conocido divulgador de tebeos y además lleva un tiempo demostrando que los guiones no se le dan nada mal. Prueba de ello es la habilidad que tiene para plasmar los diversos ambientes por los que se mueve Perro para que éstos suenen verosímiles, creíbles y nada forzados, demostrando así que conoce a la perfección las aguas por las que nada. El resultado es un tebeo macarra que recuerda tanto al cine quinqui español de los años 70 y 80, como a películas de este siglo del estilo de Gente pez (basada en una obra de Mauro Entrialgo) o Slam (que curiosamente sucede en un festival de música). Un cómic sincero, ligero, sin mayor pretensión que hacernos pasar un rato agradable, divertido y que además contiene un puntito de crítica social y alguna pullita al sistema.

Y llegamos al dibujo de El Flores. Desde ya es un autor al que obligatoriamente todos deberíamos seguir. Tras el aspecto cartoon de Dog Days se encuentra una versatilidad enorme, una capacidad para narrar asombrosa y una habilidad para mostrar una gran gama de expresiones faciales y emocionales. El acabado de este cómic está muy cercano a la animación actual que puede verse en series como Gravity Falls o Rick & Morty. La atractiva paleta de colores, donde sobresalen las tonalidades vivas y alegres. también ayudan en sobremanera a este gran resultado. Para terminar con la parte artística, el experimento de narrar de manera secuencial idéntica en cada página con tres viñetas exactas en cada una de ellas le confiere un dinamismo enorme. Bravo por El Flores.

La edición de Dibbuks es francamente bonita con papel de calidad y una encuadernación en cartoné con un precio de lo más ajustado tal y como está el mercado. Además incluye una más que curiosa galería de ilustraciones al final de la obra que imitan diversos carteles de músicos y festivales con nombres tan llamativos como Gabriel Hernández Walta, Fran Galán o Paco Sordo.

Lo he mencionado más arriba, pero no me importa repetirlo. Me gustaría leer más aventuras de Perro, claro que sí, joder.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com