Matt Murdock se prepara para recuperar su papel como protector de La Cocina del Infierno. Mientras cambia de idea acerca de su alianza con... Daredevil de Chip Zdarsky 8-10: Por el Infierno II

Matt Murdock se prepara para recuperar su papel como protector de La Cocina del Infierno. Mientras cambia de idea acerca de su alianza con Elektra, Kingpin planea también cambiar de idea acerca de ciertas alianzas que ha hecho. La guerra en La Cocina del Infierno sigue adelante, mientras El Búho apuñala a Wilson Fisk y Matt debe aceptar lo que realmente significa ser Daredevil. Mejor que lo haga pronto, ya que un mortífero enemigo acaba de regresar.

Tras perder Daredevil su equilibrio como superhéroe, a consecuencia de las lesiones sufridas en arcos argumentales anteriores, y a la muerte accidental de un ladrón al que estaba deteniendo, Elektra se ofreció a volver a entrenarle para ayudarle a recuperar la estabilidad perdida. Y claro, una cosa llevó a la otra y… El caso es que Daredevil y Elektra vuelven a ser pareja. O, al menos, se acuestan de vez en cuando, porque ya sabemos que nuestra ninja favorita no es una chica dada a comprometerse (no como Matt, que no sabe estar solo). La gracia es que Elektra ya no sabe que Matt es Daredevil, tal como se explicó en la anterior etapa del personaje, en la que su identidad secreta fue convenientemente borrada de la memoria colectiva, permitiendo a Daredevil volver a operar en las sombras. Por consiguiente, Matt Murdock ha vuelto a las calles, pero sin el tradicional traje rojo. Ahora vuelve a vestir el traje negro con el pañuelo en la cabeza que Frank Miller le puso en su seminal El Hombre sin Miedo, para seguir protegiendo la Cocina del Infierno de esta guisa hasta volver a sentirse digno de ponerse el traje con las dos Ds en el pecho y la máscara con cuernos.

por el infierno

Parece ser que Elektra no es tan altruista a la hora de entrenar a Daredevil como aparentaba, porque nada más recuperarse Matt le ha hecho acompañarla a dar un golpe a las arcas de los hermanos Stromwyn, los ricos y poderosos empresarios que le están poniendo las cosas difíciles a Wilson Fisk. Elektra ha repartido el dinero robado (tres mil millones de dólares) entre los habitantes de la Cocina del Infierno, un Robin Hood a gran escala que esconde consecuencias inesperadas que no tardaremos en conocer. Matt se va dando cuenta de que estos actos, aparentemente beneficiosos para la comunidad, traen consigo un precio que, tarde o temprano, tendrán que pagar todos. Ya ha averiguado que los Stromwyn andan detrás de la inactividad de la policía en su barrio, y la guerra de bandas entre el Búho, Cabeza de Martillo y la familia Libris está dejando más víctimas de las deseables, así que sólo necesita un pequeño empujón por parte del detective Cole North para que las aguas vuelvan a su cauce.

Chip Zdarsky (Los Invasores: Aguas muertas) sigue dejando varios frentes abiertos a su paso: la relación personal de Matt Murdock con su amigo de toda la vida Foggy Nelson se deteriora cada vez más, al tiempo que retoma las aventuras en la cama y los tejados con su nuevamente descubierta amante Elektra y rompe lazos con su último ligue/amante Mandy Libris, nuera de la tradicional jefa mafiosa de la Cocina del Infierno. Zdarsky está firmando una etapa en la que se da tanta importancia a la relación de Matt con su comunidad (amigos, amantes y vecinos), como a las aventuras de Daredevil como protector de su barrio. Matt se ve envuelto en una situación que ya no controla: no puede evitar que Foggy se distancie de él, no puede evitar que Elektra se aproveche de su situación, y no puede atemperar las consecuencias de sus actos. Ya no puede operar abiertamente como Daredevil, así que es su nueva identidad del traje negro (sin nombre dado todavía) la que debe tomar las riendas de la situación. Marco Checchetto (El viejo Ojo de Halcón) dibuja la segunda mitad del número 8 (el 15 USA), y el español Jorge Fornés (Héroes en Crisis) se hace cargo a partir de los siguientes, en un retorno muy esperado desde que se encargara del dibujo hace unos cuantos números, durante un parón del italiano. Su estilo está a medio camino entre el tradicional superheroico y el indie que tan de moda se ha puesto con la llegada de la nueva hornada de autores españoles a Marvel. He de decir que el estilo superheroico mainstream no es el que mejor ha funcionado en Daredevil, y que sus mejores etapas han sido siempre dibujadas por autores que se salen de la norma: ahí tenemos a David Mazzuccheli, Marcos Martín, Alex Maleev o el mismísimo John Romita Jr.

por el infierno

Zdarsky, Checchetto y Fornés están dejando unos cuantos cientos de páginas para el recuerdo. El retorno de Daredevil al traje negro (con complementos y saquitos) es algo que nos ha tocado la fibra sensible a algunos fans, no así la Elektra con traje negro y tapabocas, un atuendo heredado de la serie de televisión. Zdarsky ya dispuso sobre el tablero con anterioridad las piezas con las que va a jugar, y está haciendo los primeros movimientos, dispuesto a lanzar la gran jugada final en la que entren en acción todas las partes implicadas. No sé cuánto falta para eso, pero desde luego el final de esta historia pinta apoteósico.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com