Tras la conclusión del anterior arco argumental, Matt Murdock se ve en la obligación de investigar a fondo la corrupción dentro de la policía... Daredevil de Chip Zdarsky 6-8: Por el Infierno I

Tras la conclusión del anterior arco argumental, Matt Murdock se ve en la obligación de investigar a fondo la corrupción dentro de la policía de Nueva York y se prepara para recuperar su papel como protector de La Cocina del Infierno. Mientras tanto, Wilson Fisk puede que ya no sea Kingpin, pero todavía tiene sangre en sus manos, y descubre que hay personas más poderosas en la ciudad que su alcalde.

Pocos guionistas en Marvel están teniendo hoy día la visibilidad y el éxito de crítica y público que se le está dando a Chip Zdarsky. Su Daredevil empezó hace cosa de año y medio y sus historias tienen un pulso envidiable. No sólo por el tratamiento que está dando al personaje (que no es tan innovador, como más adelante veremos), sino por la confluencia de las línas argumentales dentro de esta misma cabecera. La primera es la propia historia de Matt Murdock. Tras un enfrentamiento con un grupo de policías corruptos que habían detenido a uno de los varios imitadores de Daredevil que están apareciendo en Nueva York, Elektra le encuentra y decide enseñarle a luchar de nuevo para ayudarle a concentrarse en su objetivo. El Matt que nos dejó Zdarsky en el arco argumental anterior estaba roto, física y psicológicamente, en una huida hacia adelante que le ha hecho renunciar a ser Daredevil. Pero, como todo el mundo sabe, estas cosas no duran. Decía que este tratamiento del héroe que renuncia a su manto no es nuevo en Daredevil. Ya en Redención veíamos a un Matt Murdock libre para actuar sin la carga del disfraz de diablo, y en Pantera Negra: El hombre sin miedo fue T’Challa el encargado de cuidar de la Cocina del Infierno tras los eventos de Shadowland.

La segunda línea argumental importante es la que tiene como protagonista a Wilson FiskKingpin, al convertirse en alcalde de la ciudad de Nueva York, busca relacionarse con los ricos y poderosos para acumular cada vez más poder, pero se encuentra que su pasado como jefe mafioso es una carga para su ascenso a la cima. Los hermanos Quinn y Una Stromwyn aprovechan su estatus superior para enseñar a Wilson quién manda realmente en el mundo. Vemos aquí a un Fisk torturado, que no puede dejar atrás su pasado criminal, y que descubre horrorizado que necesita estar en lo alto de la pirámide alimenticia, que no soporta tener menos poder que otros. Kingpin perderá los papeles y eso le pasará factura. En tercer lugar tenemos las luchas internas entre las bandas criminales de Nueva York tras el hueco dejado por Kingpin. El Búho se ha vuelto codicioso y ataca indiscriminadamente a las demás bandas rivales, lo que hace que éstas formen alianzas para enfrentarse a él. Mindy Libris, nuera de una matriarca mafiosa, se verá envuelta en medio de este embrollo criminal, y descubre que necesita a Matt en su cama, pero no en su vida. La cuarta línea argumental de este arco es la que hace referencia al honesto detective Cole North, quien tras un encuentro con Spiderman, empieza a dudar de si realmente está haciendo su trabajo de policía, o sólo ejecuta la voluntad de los poderosos.

por el infierno

Estas cuatro líneas argumentales convergen alrededor de los dos núcleos de poder que siempre han estado enfrentados en la Cocina del Infierno: la ley, encarnada por Daredevil, y el crimen, encarnado por Kingpin. La desaparición de ambos elementos despierta la máxima del horror vacui de François Rabelais, y hace que surjan imitadores de Daredevil por un lado, y aspirantes al trono de Kingpin por otro. Asistimos así a dos frentes: por un lado, Matt Murdock y Wilson Fisk creando su nueva vida fuera de sus roles tradicionales, y por otro las luchas de poder entre ambas facciones enfrentadas, encarnadas ahora por el detective North y el Búho.

Chip Zdarsky (Spiderman: Toda una vida), al ponerse al mando de esta colección, ha cogido al héroe por los cuernos y ha sintetizado años de la mitología creada por Frank Miller (Kingpin como némesis, Elektra como amante, Stick como maestro…) en una serie de arcos argumentales que no son independientes, sino que fluyen del uno al siguiente sin saltos ni finales identificables. De hecho, se diría que los títulos de estos arcos argumentales tienen como único fin su posterior recopilación en tomos. Daredevil como tal ha dejado de aparecer, o tal vez deberíamos decir que lo que no vemos más es el traje de diablo, puesto que Matt Murdock sigue ejerciendo como gurdián en la sombra. Marco Checcheto (Los Vengadores de Jonathan Hickman) regresa a los lápices en la colección del cuernecitos con uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, representando a los Matt y Wilson más vulnerables que hemos podido ver hasta la fecha: un Daredevil que ha perdido su razón de ser, y un Kingpin que ha dejado de ser el depredador para convertirse en la presa. Cómo evolucionarán ambos personajes es algo que tendremos que esperar unos meses para ver.

por el infierno

Panini Comics continúa con el ritmo de dos números USA por cada grapa mensual, al menos hasta llegar al número 10, que contendrá únicamente el 18 USA, que cierra también este arco llamado «Por el infierno». El Daredevil de Chip Zdarsky y Marco Checchetto se ha convertido por méritos propios en una de las colecciones en grapa más interesantes de la Marvel actual, y desde aquí seguiremos dando cuenta de sus historias mientras el cuerpo aguante.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com