Nostalgía: Sentimiento de pena por la lejanía, la ausencia, la privación o la pérdida de alguien o algo queridos. Qué poderosa es la nostalgia,... Dame un beso, de El Don Guillermo

Nostalgía: Sentimiento de pena por la lejanía, la ausencia, la privación o la pérdida de alguien o algo queridos.
Qué poderosa es la nostalgia, esa añoranza por cosas del pasado que nos hace exagerar involuntariamente un recuerdo agradable y abrazarnos a aquello de “cualquier tiempo pasado fue mejor”. Y si encima le sumamos la memoria que desatan los sentidos, como ese aroma a aire salado tan característico de la costa, ese calor pegajoso por la humedad o la sensación de caminar descalzo sobre la arena… Todo se convierte en un sinfín de emociones que producen una tremenda descarga de serotonina en nuestras neuronas, desencadenando una sensación de bienestar.

Dame un beso

Pues bien, esto es lo que provoca la lectura de Dame un beso, obra del artista francés El don Guillermo: Un viaje al pasado, a esos veranos en la playa que eran largamente anhelados durante todo un año, esas carreras por la costa, esas pandas de amigos estivales con los que estábamos dispuestos a hacer locuras y correr aventuras que normalmente ni nos plantearíamos, y por supuesto, esos amores de temporada que prendían como una hoguera regada con gasolina y se extinguían con la misma facilidad que un fosforo barato.

Dame un beso consigue encandilar desde el comienzo con nuestra pareja protagonista, un par de chicos franceses que deciden visitar la costa catalana en la que veraneaban de niños. La obra además supone el reflejo de lo que eran esos largos viajes por carretera en coche (normalmente sin aire acondicionado), que se hacían eternos dando la sensación de que jamás alcanzaríamos nuestro destino, con esas paradas para ir al baño en cualquier bar de carretera para por fin llegar a nuestro paradisiaco lugar de vacaciones.

Dame-un-beso-Guillermo81

El don Guillermo sitúa la historia en algún punto entre finales de los ochenta y principios de los noventa (más que nada por la referencia a los chicles rellenos de Bubbaloo). Nuestros protagonistas viajan hasta España en temporada baja. Ellos son el sol y la luna, uno despreocupado con su melena y su larga barba, y el otro dando mucha más importancia a su imagen y con una enfermiza afición por fotografiar a gente orinando. Ambos esperan reencontrarse con Cristina, la niña con la que jugaban de niños y con la que no acabaron demasiado bien.

Este triángulo es el verdadero motor de la obra, todo un torrente de emociones perfectamente bien conducido por su autor que, con un estilo sencillo, de línea fina y cuasi caricaturesco con páginas abarrotadas de viñetas logra cogernos de la mano para que le acompañemos por este periplo. Se nota que, pese a su nacionalidad, ha veraneado y vivido mucho en España, pues logra transmitir ese contraste que existe entre la gente que ve el mar como algo idílico y la que convive con él a diario (lo que lo convierte en algo mundano y rutinario). El acierto con el que retrata un pueblecito costero en temporada baja con sus chiringuitos cerrados y las urbanizaciones desoladas sirve para templar las emociones de los dos amigos que poco a poco irán abrazando a sus niños interiores y se dejarán llevar por ese ansia de aventuras que comentábamos antes, bien es cierto que uno será más loco que el otro.

Ahora hablemos de Cristina, la niña de la discordia, la tercera pata de un taburete de tres, la punta del tridente de nuestra reducida pandilla. Cristina representa a esa amiga que veíamos de verano en verano, a esa chica de la que posiblemente nos enamorábamos cada año sin que lo supiéramos o más bien sin que quisiéramos asumirlo. Desgarbada, descarada, loca y enigmática. Sencillamente maravillosa.

Dame un beso son doscientas páginas de recuerdos que se leen en un suspiro, un tebeo que inevitablemente dibujará una sonrisa en nuestras caras, hará que cerremos los ojos, abracemos con fuerza el libro y recordemos historias de nuestra niñez. Desconozco si esta era la intención de El don Guillermo, pero desde luego es lo que ha conseguido.

Dame-un-beso-Guillermo83

Por cierto, Dame un beso es la primera obra que se publica en España de este autor (data de 2014), desde la editorial La Cúpula ya han prometido que no será la última. Desde luego deseo que así sea, lo contrario sería una verdadera lástima.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com