Llegamos al punto final de esta tercera etapa en la vida editorial de John Constantine. El cambio de dirección que el personaje tuvo en... Constantine: Hellblazer nº3

Llegamos al punto final de esta tercera etapa en la vida editorial de John Constantine. El cambio de dirección que el personaje tuvo en la iniciativa DC You deja un total de trece números en esta segunda colección del personaje dentro de la continuidad oficial del Universo DC. Pero no estamos hablando de falta de ventas o de fracaso creativo. El último número de esta serie vendió 15697 ejemplares, mil y pico por encima del final del volumen anterior, dando la sensación de que se han recuperado lectores que habían abandonado al personaje con la anterior Constantine. A mí, entre ellos.

constantine-hellblazer-3

Cuando el demonio Nerón se apodera de su negocio, Papa Midnite rapta a Oliver, propietario de un restaurante que frecuenta, para obligar a Constantine a que le ayude a recuperarlo. Ambos se infiltran en el edificio, pero no tardan en descubrirlos. ¿Será este el final del más carismático investigador sobrenatural del Universo DC?

Habíamos dejado a nuestro bastardo favorito bajando al infierno junto a Papá Medianoche. Allí, tendrán que jugársela a Nerón, el demonio creado a mediados de los 90 por Mark Waid en el evento Underworld Unleashed, para poder escapar. Pero esta versión demoniaca de Donald Trump tiene un plan para dominar el mundo, y pasa por poner la magia al alcance de cualquiera. Y partiendo de esta base, visitaremos los reinos demoniacos, otras dimensiones más terroríficas todavía y estaremos en presencia de los ángeles. Todo ello para ver, una vez más, que relacionarse con John Constantine no es rentable. Y aún haciendo referencias a la etapa anterior, con la presencia de los miembros de la Liga de la Justicia Oscura (especialmente memorable el encontronazo con Deadman), el espíritu de esta etapa es totalmente coherente con la serie clásica. Aún saliéndose con la suya, todo el mundo del entorno de John tendrá que pagar, como se exploró en profundidad en las etapas de Mike Carey o Garth Ennis.

Por otro lado, la polémica bisexualidad de John Constantine no resulta molesta ni es incoherente con el pasado del personaje. En la serie clásica ya se había insinuado en alguna ocasión que John había mantenido relaciones con hombres en algún momento de su vida. Además, estamos hablando de un personaje totalmente abierto de miras, criado en los fuegos de la revolución punk y que trata regularmente con seres de todos los ámbitos de la creación. ¿Es tan inverosímil que su sexualidad no sea la más habitual? Lo que sí me ha resultado sorprendente es la absoluta naturalidad con la que se trata el tema. En otras ocasiones, he leído personajes que se identificaban como homosexuales cuya personalidad quedaba anormalmente forzada. No es así en este caso. Supongo que el hecho de que uno de los guionistas, James Tynion IV, sea bisexual, habrá tenido algo que ver.

Y ya que llegamos al final de la serie, dejamos al personaje encaminado al siguiente volumen. Próxima parada, Londres.

Los autores

A Ming Doyle, James Tynion IV y Riley Rossmo, de los que ya hablamos en la anterior entrada dedicada a esta serie, se unen dos dibujantes más.

Travel Foreman es un dibujante americano que lleva más de una década en activo. Su primer trabajo importante fue la serie limitada MAX: Doctor Spectrum, spin-off del Supreme Power de J.M. Straczynski. Posteriormente, estuvo implicado en la serie de Puño de Hierro, complementando y posteriormente sustituyendo a David Aja, y más recientemente hemos podido ver sus lápices en los primeros números del Animal Man de Jeff Lemire, en el que puede ser su mejor trabajo hasta la fecha.

Eryk Donovan es un recién llegado. Con un estilo que recuerda en cierto modo al de Rossmo, lleva dos años de profesional. Le hemos podido ver en las series Memetic y Cognetic de Boom Studios, ambas guionizadas por James Tynion IV, que ha sido, obviamente, su contacto para entrar en esta serie. Poco más ha hecho, un par de portadas para la serie Big Trouble In Little China de Boom!, y alguna historia corta en editoriales independientes.

En resumen…

Como ya dije hace unos meses, quien espere encontrar una etapa que haga historia en la larga trayectoria de John Constantine, a la altura de Carey o Ennis, aquí no la va a encontrar. Pero sí es cierto que es una mirada diferente, interesante, a un veterano personaje que lleva más de treinta años en el mercado. Además, los trece números americanos, editados por ECC en tres tomos, funcionan perfectamente como una historia cerrada en sí misma, sin necesidad de haber leído la prescindible etapa anterior ni dejando colgado al lector a la espera de tomos posteriores. ¿Que si la recomendaría, entonces? Si eres fan del personaje y/o te gusta un estilo más indie de hacer los cómics que el habitual en las dos grandes, sí, sin duda. Yo soy un lector que no comulga con ruedas de molino y me ha gustado.

Próximamente…

John Constantine no puede quedarse quieto demasiado tiempo. Es un concepto demasiado potente, demasiado intenso y es demasiado bocazas como para tenerlo guardado en un cajón demasiado tiempo. Así que ya ha tenido su correspondiente relanzamiento en Renacimiento, del que ya han visto la luz el especial de inicio y tres números de la colección regular, a cargo de Simon Oliver y Moritat. ¿Y sabéis quién ha vuelto en ella?

hellblazer-rebirth

Sí, el logo clásico. Como mínimo es una buena declaración de intenciones, ¿no?

Aún no hay fecha de edición de esta nueva serie por parte de ECC, pero, de mantenerse el formato cuatrimestral, hasta ahora no ha habido material disponible para el primer tomo. Esperemos noticias al respecto no tardando demasiado.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com