Hace unos meses hubo una noticia que sacudió hasta cierto punto los cimientos del noveno arte: DC Comics anunciaba que el sello Vértigo desaparecería... El club de los supervivientes de Beukes, Halvorsen y Kelly

Hace unos meses hubo una noticia que sacudió hasta cierto punto los cimientos del noveno arte: DC Comics anunciaba que el sello Vértigo desaparecería como tal y se acabaría convirtiendo en diversas líneas editoriales como Black Label. Ahora, ECC está publicando en España algunas de las últimas obras publicadas al amparo de la línea que tantas alegrías nos ha dado en las últimas dos décadas. Además de The Kitchen (de la que en breve tendremos película), nos ha llegado ahora un voluminoso tomo con los nueve números de “El club de los supervivientes”.

survivors_club_8

Esta miniserie es un canto de amor al género de terror. Un tipo de cómic que, en mi opinión, nunca ha terminado de ser debidamente exprimido. Tenemos a grandes maestros del horror en viñetas como son Junji Ito, Steve Niles, el primerizo Rick Remender o a nuestro El Torres, pero siempre pensaré que no se explota lo suficiente el género. El club de los supervivientes arranca de una sugerente premisa: ¿Y si las películas de terror de los ochenta fueran auténticas?

Tras este punto de partida, la novelista Lauren Beukes, que al parecer tiene una gran reputación en el campo de las novelas de terror (admito que ni he leído nada, ni la conocía), ayudada por el coguionista Dale Halvorsen, nos presentan las peripecias de seis niños (que nada tienen que ver unos con otros) que en 1987 (la década dorada del terror fílmico) pasaron por un infierno y treinta años después reciben una nota para que se reúnan con la finalidad de dar un desenlace a este asunto. El equipo de escribas retrata muy bien a los protagonistas basándose en los arquetipos de este tipo de situaciones: tenemos al que lo ha superado, al que todavía niega que algo le pasase, al que ha aprendido a sacar tajada económica y por supuesto al que no ha dejado de buscar respuestas.

ladders

¿A qué traumas y pesadillas se enfrentaron los niños? Pues bien, tenemos una muñeca diabólica, una casa encantada, un espíritu de la venganza (nada que ver con Ghost Rider), el vecino que es mucho más de lo que aparenta, un videojuego infernal o un amigo imaginario que es un psicópata. La verdad es que habría sido una gozada que pudieran haber contado con licencias de películas de verdad. Si sois aficionados a este tipo de cine ya os puedo adelantar que la primera lectura no os servirá para nada, porque casi estaréis más pendientes de pillar todas las referencias que de la trama en sí misma. Lo cierto es que los autores no han descubierto nada, ni innovado, ni falta que hacía. El club de los supervivientes es un homenaje en toda regla, además de una demostración de que conocen de sobra las aguas en las que nadan. Además de guiños directos a sagas como Muñeco Diabólico, Annabelle o Portergeist, hay algunas más rebuscadas a pequeñas joyas de la serie B como It Follows o El secreto de Joey, por no mencionar que el desarrollo de la acción es el propio de un Slasher (pese a que ninguna de las amenazas de los niños fuera propiamente un psicópata). También podemos ver parte del desarrollo de la segunda mitad de IT en cómo una vez adultos deben enfrentarse a los temores.

El club de los supervivientes es una muy buena miniserie que se lee y se disfruta con muchas ganas. No obstante, no está exenta de fallos. El más evidente es el relativo a la propia narrativa de la historia. Se nota mucho que el equipo de escritores proviene de otros medios, siendo el ritmo un poco atropellado e incluso farragoso en muchas ocasiones. Por otro lado, en según que fragmentos de la historia se abusa soberanamente de los cuadros de texto para poner en situación a los distintos protagonistas. En el lado positivo hay que reconocer que cada uno de nuestros “niños” tiene su propia voz y que se ha logrado un equilibrio para que todos tengan aproximadamente el mismo tiempo en “pantalla”… Salvo el artífice de la reunión, claro está.

En la parte gráfica nos encontramos a Ryan Kelly, viejo conocido de Vértigo gracias a su trabajo en Lucifer, y que realiza un trabajo enorme. Se nota que se lo ha pasado en grande ilustrando los nueve números de la historia. Kelly no escatima en recursos narrativos y retuerce la página o la composición según el nivel de locura y paranoia que aparezca en el guion. Muestra además una gran obsesión por el detalle que queda reflejada en unas páginas que quitan el aliento, llenas hasta la saciedad y con muchos huevos de pascua ideales para los más frikis.

twins

En resumidas cuentas estamos ante uno de los cómics más originales que vais a poder encontrar en la librería. Una obra que encantará a los aficionados al terror más clásico y que a buen seguro también atrapará al lector ocasional que busque leer algo distinto a lo que normalmente ofrece el panorama editorial de este país.

PD: Al parecer están preparando serie de TV, a ver en qué queda la cosa.

cover
Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com