¿Qué tendrá la inmortalidad que tanto atrae a los creadores de historietas? Esa posibilidad de vivir para siempre viendo cómo el mundo cambia a... Cieloalto de Diego Agrimbau y Pietro

¿Qué tendrá la inmortalidad que tanto atrae a los creadores de historietas? Esa posibilidad de vivir para siempre viendo cómo el mundo cambia a nuestro alrededor mientras nosotros permanecemos inmutables a lo largo del tiempo se ha desarrollado en el noveno arte, muchas veces, a través de personajes inmortales del tipo de Apocalipsis, Vandal Savage, R’as Al Ghul o Drácula (por mencionar solo al más famoso de los Vampiros). Cada uno de ellos se ha librado de la muerte por sus propios medios, pero ¿Y si la inmortalidad no estuviera delimitada por el tiempo sino más bien por el espacio?

Javier

Esto es lo que nos propone el guionista Diego Agrimbau, escritor de la crepuscular e intensa Desiertos de Metal, con Cieloalto. Esta novela gráfica (que originalmente fue publicada de forma serializada en la mítica revista Fierro), nos transporta a la ciudad homónima. Una gran urbe que parece anclada en los años 50 y que se eleva muchos cientos de metros por encima de las nubes. Cieloalto está poblada por dos tipos de personas: Los viajantes, que son seres humanos normales y corrientes, y los permanentes, que son los que nos interesan.

Sin explicarlos el por qué o el origen de los permanentes, los autores de Cieloalto presentan una especie de inmortales como pocas veces se ha visto. Estas personas tienen el don de vivir eternamente, pero su edad viene dada por el espacio geográfico que ocupan. Así, Cieloalto está dividida en una serie de distritos y cada permanente tiene un aspecto más joven o envejecido dependiendo del barrio en el que se esté. Esto origina situaciones intrigantes como que un joven infante en edad escolar de golpe y porrazo puede ser octogenario. Es como si F. Scott Fitzgerald se hubiera tomado lo mismo que Grant Morrison cuando escribió Los Invisibles a la hora de crear el fantástico relato El increíble caso de Benjamin Button.

En Cieloalto tenemos como protagonista a Javier Dosantos, un permanente de cuya primera exploración lejos de las faldas de su madre somos testigos. A lo largo de las 100 páginas que dura esta gran obra podremos ver su evolución así como su romance con la viajante Matilde. Un drama de proporciones shakespieranas que lejos de ser un cómic romántico o de ciencia ficción hardcore, es ante todo una metáfora de conflictos como la Segunda Guerra Mundial cuando los permanentes deciden que son una raza superior a los viajantes.

cieloalto

Este es el verdadero punto fuerte de la historia creada por Agrimbau. Al ir avanzando la historia veremos cómo la lucha de clases, la desigualdad social, el racismo y la desesperanza se hacen protagonistas. En medio del conflicto estarán por supuesto Javier y Matilde, quienes serán víctimas de las circunstancias de su cruda y terrible realidad. Agrimbau conoce perfectamente los intrincados mecanismos con los que crear una historia que atrapa desde el primer momento, que se lee en un santiamén, que tiene un final perfecto y cerrado, pero que deja con ganas de saber más sobre esta civilización. Un cuento moderno que nos hace recordar los horrores que pueden crear la xenofobia o la intolerancia.

Cieloalto tiene algunos momentos realmente salvajes, otros que te golpearán como un ladrillo en la boca del estómago y siempre desde este punto de vista que permite el contar una historia ficcionada pero que perfectamente podría ser la de cualquier sociedad real si se eliminan los elementos fantásticos. También me ha resultado interesante cómo los autores abordan el posible deterioro de la mente, porque si bien el tiempo no pasa por los permanentes, el continúo cambio de físico sí que puede hacerle pasar un mal rato a su psique, que al fin al cabo está sometida a un estrés continúo. Además Agrimbau sabe transmitirnos y contagiarnos la angustia vital que soporta Javier… Debe ser horrible ser inmortal y tener la sensación de haber desperdiciado tu vida. Un sentimiento que te cala profundamente e invita a reflexionar.

Cieloalto

La obra cuenta con el dibujo de Pietro, autor al que he descubierto con esta novela gráfica, que ofrece un acabado más que decente donde destaca su gran capacidad para el diseño de personajes y caracterización de los mismos, un elemento indispensable cuando el protagonista tiene que sufrir tantos cambios en pocas hojas.

Con la publicación de Cieloalto Grafito sigue apostando por el cómic de ciencia ficción de calidad. La editorial ha publicado tanto obras de fuera como Ordinary, El Rey Araña o Descorazonada , como otras realizadas enteramente en nuestro país del estilo de Adicción, Buckson o Los mundos de Valken. Grandísimos tebeos que no deberían faltar en la estantería de ninguno de vosotros si os interesa este género.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Cieloalto
Grafito Editorial
Precio: EUR 15,20
Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com