Capitán Harlock, el mítico personaje del manganime de los 70, vuelve en esta colección de tres tomos, desarrollados en Francia por Jérôme Alquié y... Capitán Harlock: Memorias de la Arcadia

El Capitán Harlock, el mítico personaje del manganime de los 70, vuelve en esta colección de tres tomos, desarrollados en Francia por Jérôme Alquié y supervisados por el autor de la obra original, el maestro Leiji Matsumoto.

Aquí somos, o al menos un servidor lo es, muy fans de la saga del Capitán Harlock. Es fascinante el efecto que puede tener una cinta de VHS del videoclub repetida innumerables veces en la influenciable mente de un niño, en los años antes del acceso masivo a la información de internet, la inmediatez audiovisual de Netflix y las entregas en 24 horas de Amazon. La imagen y la música de esta serie llamada en nuestro país Capitán Harlock: el pirata del espacio, quedaron grabadas a fuego en la memoria colectiva de toda una generación de jóvenes teleespectadores. Algo parecido le debió suceder al francés Jérôme Alquié (Marsella, 1975), que ha reconocido en abundantes ocasiones que su infancia estuvo marcada por series de televisión como Los Caballeros del Zodiaco, Capitán Harlock o Goldorak (otra creación de Go Nagai que me tuvo enganchado a la tele horas y horas). Tras un exitoso corto animado en el que presentaba un trailer para el inédito capítulo final de Saint Seiya: Hades, Alquié siguió trabajando en el sector de la animación, con muy pocas incursiones en el mundo del noveno arte. Lo que aquí tenemos es uno de sus escasos trabajos en formato cómic: un sentido homenaje a esa serie fetiche de su infancia, protagonizada por piratas espaciales, y donde el honor y la lealtad desempeñan un papel fundamental. Hablamos de Capitán Harlock: Memorias de la Arcadia.

arcadia

Cualquiera que conozca, aunque someramente, la mitología que rodea al Capitán Harlock, sabrá que la Arcadia es la nave con la que recorre el espacio, y desde la que protege al planeta Tierra de la amenaza de las mazon, una raza de alienígenas que tuvo que abandonar su planeta natal y que pretende instalarse en el nuestro. Lejos de integrarse entre los humanos, las mazon buscan destruir la raza humana y apoderarse del planeta, algo que Harlock y unos pocos asociados no están dispuestos a consentir. En esta historia, paralela al manga original publicado por Leiji Matsumoto en la década de los setenta, conocemos el plan de una antigua reina mazon, consistente en introducir, hace miles de años, a tres hermanas genéticamente modificadas para que se hagan con el planeta. Dichas hermanas, convertidas en gigantes gracias a la manipulación genética, quedaron atrapadas en el hielo ártico, el fondo del triángulo de las Bermudas y el interior de un volcán, y están siendo liberadas por una misteriosa androide. Harlock y su tripulación habrán de evitar que estas mazon de tiempos remotos destruyan su planeta.

Jérôme Alquié ha demostrado a lo largo de su carrera profesional que es capaz de mimetizar el estilo de los mangakas a los que admira. Lo hizo con el corto de Saint Seiya: Hades, y vuelve a hacerlo aquí, imitando el trazo de Leiji Matsumoto, pero con ecos del ritmo narrativo más propio del cómic europeo. Además, utiliza de tal manera el color que las viñetas parecen extraídas de fotogramas de las películas de animación del personaje (aunque por suerte con mejor resultado que esos anime comic-books de Dirty Pair). El formato de álbum europeo a todo color proporciona una experiencia de lectura impresionante, en sentido de lectura occidental, con páginas espectaculares llenas de acción, sin recrearse tanto en las emociones de los personajes. En un manga de 400 páginas te puedes permitir ralentizar la acción, pero en un álbum de 48 páginas tienes que ir al grano, y es algo que Alquié sabe hacer perfectamente.

Hay espacio, no obstante, para la introspección de los personajes, como cuando una de las mazon gigantes usa su poder de provocar desesperación para hurgar en las heridas emocionales de los protagonistas, descubriéndonos así algunos de sus secretos ocultos. Capitán Harlock es una saga llena de grandes personajes, que sin embargo apenas llegan a interactuar entre sí. Por ejemplo, sabemos que Yuki está enamorada de Harlock, pero nunca vemos que lo exprese, ni siquiera para sí misma. Tadashi lleva tiempo con la tripulación de la Arcadia, pero no le vemos intimar con ninguno de sus compañeros. Igualmente, Harlock sólo se abre emocionalmente cuando habla con Mime (la alienígena que le debe la vida) o cuando escribe su diario, pero siempre insiste sobre los mismos temas: la lealtad hacia su amigo Tochiro, su deber para con su protegida Mayu o su obcecación con defender el planeta Tierra frente a cualquier amenaza interna o externa.

arcadia

La saga del Capitán Harlock ha encontrado en este Memorias de la Arcadia (cuyos dos primeros volúmenes ya han sido publicados en nuestro país por Letrablanka Editorial) un delicioso complemento a la historia original, que también está siendo recontada por el mangaka Kouichi Shimaboshi en ese remake llamado Dimension Voyage. Una obra de manganime japonés pasada por el filtro de la bande desinée francesa, enfocada en todo momento desde el mayor respeto a una obra de hace casi 50 años, y que ha sobrevivido generación tras generación gracias a unos personajes carismáticos, una ambientación única y un diseño de una nave espacial, la Arcadia, como nunca se ha visto. Esperamos ansiosos el tercer tomo, con el que el autor pondrá fin a esta historia.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com