Astiberri publica el segundo tomo de una serie que llega a España tarde. Se trata de La cantina de medianoche. Tokyo stories, una serie... La cantina de medianoche. Tokyo stories 2

Astiberri publica el segundo tomo de una serie que llega a España tarde. Se trata de La cantina de medianoche. Tokyo stories, una serie que comenzó a editarse en Japón en el año 2006 y que cuenta con un éxito de ventas en su país de origen y una adaptación a serie de acción real que se puede ver actualmente en Netflix bajo el título Midnight Dinner. Tokyo Stories. La fórmula es sencilla, pero no por ello menos efectiva, y es de esos mangas que produce un efecto happy place durante su lectura. Resulta muy difícil no encariñarte con alguno de los personajes que aparecen en ella. Su primer tomo fue publicado a principios de 2019 y el segundo ha salido ahora a finales de año.

La fórmula del manga, como digo, es sencilla: relatos cortos ambientados en un local que abre a medianoche, y que tiene la característica de servir cualquier plato que se solicite, no tiene carta. Una norma de no servir más de tres copas de alcohol por cliente y un precio estándar por plato están a la vista de cualquier cliente que entre al bar. Su cocinero es un tipo tranquilo, callado y muy fumador, que procura que su clientela sea feliz en su local y evitar cualquier tipo de problemas dentro de él. Las historias que se nos presentan son relatos cortos, protagonizados por todo tipo de personas: amas de casa, artistas, mafiosos, prostitutas, solterones y solteronas buscavidas… Un colorido carrusel de personas que protagonizan pequeños relatos que nos permitirán conocerlos mejor.


Y lo bonito de la serie es que en cada tomo, que recoge dos libros de la serie original, tenemos casi treinta historias de diez páginas cada una. Por tanto son muchos los personajes que vamos a conocer. Muchos de ellos aparecen igual que desaparecen, pero otros seguirán acudiendo al bar y los seguiremos viendo aparecer en otras historias e incluso protagonizar más de una de ellas. El único factor común constante es el cocinero, quien a pesar de mostrarse serio y poco hablador, deja entrever un enorme corazón, y no solo proporciona alimento sino que en muchas ocasiones intentará ayudar a sus clientes, con consejos y recomendaciones o incluso avisando a seres queridos que puedan ayudarlos, si están bebidos de más o si han dejado de aparecer por el local y temen que les haya podido pasar algo.

Las historias pueden ser de todo tipo, pero siempre centradas en las relaciones humanas, no solo de tipo amorosos, sino que también tenemos historias de amistad, de familias con conflictos sin resolver o incluso relaciones laborales. Pero a cualquiera que haya leído el manga y le pidas que resuma el tipo de historias que narra estoy seguro que va a tender a añadir que se trata de personas solitarias, que encuentran en en el local un remanso de paz, bien sea por la compañía de los otros comensales, o bien sea por las emociones que transmite la comida.


Y es que la comida es uno, si no el verdadero protagonista de la serie. Como sucediera en otros mangas culinarios como El gourmet solitario o Los años dulces de Jiro Taniguchi, la comida tiene mucha importancia. Cada cliente suele pedir un plato diferente, y se explica alguna curiosidad sobre esa comida, bien sea por el cocinero que ejerce de narrador de la serie, pero muchas veces como notas al pie del traductor, Alberto Sakai. Eso sí, tiene un efecto muy nocivo durante la lectura, y es que es difícil no despertar el apetito mientras lo lees…

La cantina de medianoche. Tokyo stories es una lectura muy recomendable, donde los olores traspasan las páginas del papel y los colores de la comida destacan a pesar del blanco y negro de la edición. Todo viene regado con una sabrosa salsa de mezcla de emociones y una pizca de buen rollo que hacen que uno quede completamente saciado tras su lectura… y con una sonrisa en los labios.

Igualmente recomiendo la serie de TV, que tiene el handicap de que, a pesar de tener capítulos cortos, suelen estar centrados en una sola historia, por lo que la sensación del manga a mí me resulta más satisfactoria, porque son historias de consumo rápido, que puedes leer en varias sesiones y que te permite conocer a muchos más personajes en cada tomo.


Lo mejor
: El buen rollo que transmite y la sensación que deja su lectura. Conocer la sociedad japonesa a través de sus ciudadanos. El papel de la comida en la serie.

Lo peor: Como en toda antología de relatos cortos, habrá relatos que disfrutes más y otros que menos. A pesar de lo buena edición que es, el precio puede echar para atrás a algún consumidor habitual de manga.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com