Cuando Frank Miller anunció una nueva entrega de su Caballero Oscuro hubo reacciones de todo tipo. Por un lado los que le lanzaron al... Caballero oscuro III, la sombra crece

Cuando Frank Miller anunció una nueva entrega de su Caballero Oscuro hubo reacciones de todo tipo. Por un lado los que le lanzaron al cuello por la ilustración promocional de Superman, seguido de los que aplaudían ese mismo dibujo, los que deseaban esta tercera parte de la saga y los muchos que veían claramente la estrategia de marketing de DC Comics.

Miller + Azzarello. Fotografía de Doc Pastor

Miller + Azzarello. Fotografía de Doc Pastor

Sea de la forma que sea la noticia corrió y en nuestro país cobró más dimensión al acudir él mismo de invitado al pasado Salón del Cómic de Barcelona, dando una de las conferencias más multitudinarias del evento. A su lado en ese acto estaba Brian Azzerello, autor que se metió al público en el bolsillo según abrió la boca y que también está junto con su amigo a los mandos de Caballero Oscuro III: la raza superior.

Precisamente es de esta historia de la que vamos a hablar, de cuyo primer número ya escribí hace tiempo y ahora es el momento de ver cómo la historia avanza.

(Posible alerta de spoilers)

grapa_eco3_2

El segundo número comienza con una escena familiar. Un preso siendo interrogado. En este caso la actual comisaria de Gotham City y la heredera del murciélago, que bien podrían casi cambiarse por el Joker y Batman en una evidente auto referencia a The killing joke. Es aquí cuándo se sabrá el destino de Bruce Wayne que se entronca totalmente con los hechos del Caballero Oscuro II y muestra que la historia no es la que pensábamos.

Mientras esto sucede la hija de Superman recluta a Ray Palmer, el Atómo, para intentar recuperar a Kandor de su estado y parece que será posible gracias al trabajo de uno de sus habitantes. La esperanza empieza a nacer.

Estos son los dos puntos que llevarán la trama, son los pilares sobre los que Miller y Azzarello fabrican lo que será una rosa llena de espinas, una mentira envenenada como debe ser en este oscuro mundo que el primero creó en solitario hace tantas décadas.

Un número nexo que sirve perfectamente de puente para la trama que nos lleva a varios giros en el tercero, con la vuelta de un Bruce Wayne que jamás había abandonado su cruzada y que de nuevo deja claro que siempre ha sabido manipular a los demás para sus fines. Da igual si son jovencitas en apuros, huérfanos, héroes de acero o confiados servidores de la ley, su brújula moral es la que marca qué está bien y mal. El resto son poco más que peones a sus manos.

Y de nuevo giros y más giros en un cuarto número en el que los autores juegan con sus personajes como dos niños con sus G.I.Joe favorito. Les retuercen, hacen que sufran y les dan un muy necesario momento heroico para que puedan resarcirse. La historia crece, ya no solo incumbe a Batman y su heredera, no solo hay consecuencia para Ray Palmer, otros luchadores por el bien comienzan a aparecer…

grapa_eco3_3_r1

El talento combinado de Miller y Azzarello logra en todo momento llevar al lector por los caminos que ellos marcan, sin que sea posible adelantarse a ellos y a sus designios. Esto se ve acrecentado por los cuadernillos que acompañan a cada número y que son protagonizados por un justiciero en solitario: el primero de ellos con Wonder Woman y la hija de esta con Superman mostrándonos los complejo de su relación, el segundo con Linterna Verde mostrado como una entidad que ha encontrado la paz pero que sigue siendo muy humana y el tercero con la nueva Batgirl estando además dibujando totalmente por Frank Miller.

Hay que reconocer que las dudas que aparecieron en un primer momento fueron acallándose al saber que Miller no estaría solo, la llegada de Azzarello sirvió para tranquilizar a muchos y que el talentoso Andy Kubert, junto con el color de Brad Anderson, se ocupara de dibujarlo todo fue el punto final para hacer atractivo este pastel de DC Comics.

grapa_eco3_4-1

¿Qué? Ah ya, he dicho antes que era una estrategia de marketing. Lo es. El mundo del cómic es un negocio y DC Comics es una empresa, su fin es vender y ganar dinero. No pasa nada por decirlo. Eso no convierte a Caballero Oscuro III: la raza superior en una obra por ende despreciable.

Es cierto que no está al nivel de lo que fue la primera parte de la saga, tampoco debe y menos lo pretende, pero sí cumple lo esperado, resarce los sentimientos que nos dejó la segunda y por el momento promete seguir siendo una de las lecturas imprescindibles de este año.

Y despues… ¿quién sabe? Quizá sí lleguemos a ver un cuarto volumen de la saga.

Compartir:

Doc Pastor

Escritor, divulgador y periodista especializado en cultura pop. Devoro cine, cómic y series. Todos los gemelos malvados tienen perilla (la corbata es opcional).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com