Saludos, queridos lectores. Me pilláis en la consulta del médico, esperando. Aprovecho el tiempo para leer el segundo tomo de Black Jack. Es extraño,... Black Jack 2, de Osamu Tezuka.

Saludos, queridos lectores. Me pilláis en la consulta del médico, esperando. Aprovecho el tiempo para leer el segundo tomo de Black Jack. Es extraño, pero el personal sanitario me mira raro. ¿será que ellos se lo han leido también?

Planeta Comic nos trae esta obra de Tezuka en 8 volúmenes. Es una obra especial, en la que podríamos reseñar cualquier volumen y valdría para toda la serie. Estamos ante una historia contada en breves relatos independientes. Pero pongámonos en antecedentes.

1973. Osamu Tezuka está en su «época oscura». Historias más adultas, más maduras. Para un público que ha crecido con su obra y pide emociones más fuertes, temas más dramáticos. Recordemos que Tezuka había estudiado medicina. Así que en este año aparece un doctor misterioso llamado Black Jack.

¿Y qué es lo que  nos ofrece Tezuka? El guión nos habla de un médico sin licencia para operar, mas con una intuición y habilidad casi sobrenaturales. Pero no estamos ante las historias de triunfo de un sanador; sino ante historias duras como la vida misma. Historias de triunfo, fracaso y dolor.

Las historias en la que Black Jack aparece nunca son sencillas. Suelen contener drama, enfermedad y muerte. Pero tampoco vivimos sin esperanza. Como en el mundo real, el dolor y la tragedia se alternan con la curación y la salud sin ninguna pauta lógica.

Os mentiría si dijera que son historias fáciles de leer. Suelen ser cortas, como herencia de su origen publicadas en revistas. Y Tezuka  nos presenta de forma ágil  el origen y el desarrollo de la historia. El problema es el desenlace, rápido, duro y cruel. Y hay finales duros, muy duros.

Tezuka no solamente nos clava metafóricamente un escalpelo en el estómago, sino que a veces lo retuerce mientras nos sonrie.

La lectura es rápida. Las casi 600 páginas del tomo se nos pasan volando en una tarde. Y tiene lugar un efecto muy habitual en las recopilaciones en tomo de obras publicadas semanalmente. Se pierde el efecto buscado por el autor. Los finales tristes o desesperanzadores se suceden y encadenan, haciendo que pierdan parte del impactoi que tendrían leidos de uno en uno.

A lo largo de la lectura nos damos cuenta de una cosa. Quizás este Doctor trabaje  en las sombras y perseguido por las autoridades; pero todo el mundo parece conocerlo y poder visitarlo para encargarle una operación. Esto no es algo muy realista, pero no es realismo lo que Tezuka buscaba, sino contarnos las historias que tiene en mente.

Aún así, la narración nos suena creible, nos suena «médica«. Y tras una historia donde sonreimos y pensamos «venga ya, qué fantasmada» nos encontramos con otra tan realista que podría ser real.

Y, como Tezuka quería, eso nos duele.

Pasemos al dibujo. Estamos ante el típico dibujo que parece infantil, lleno de caricaturas, exageraciones y expresiones casi cartoon. Tezuka nunca negó la influencia de la animación disney en su trabajo. Un dibujo que no pega nada con lo que nos está contando.

Pero quizás es ese dibujo, sencillo en apariencia, lo que hace que las historias nos lleguen más. No estamos ante escenas gore o sangrientas, simplemente vemos y sentimos el hecho descarnado ante nuestros otros.

Planeta ha escogido ilustrar las portadas de la colección con dibujos de Tezuka. Me parece un acierto porque no solamente él es el autor, sino que permite al lector imaginarse el tipo de dibujo que se va a encontrar. Estamos ante un dibujante cuyo estilo ha sido a veces considerado demasiado infantil para los gustos de hoy en dia. Y esto ha hecho que algunas ediciones de su obra muestren portadas de estilos totalmente diferentes.

A nivel de narración y composición de páginas, nos encontramos con el Tezuka que nos sorprende haciendo mucho con poco. Sin recurrir a grandes efectos visuales, lleva nuestros ojos en la dirección que considera adecuada. En esta obra combina de manera perfecta la parodia humorística con el dibujo serio. Como cuando aparece un personaje de gran nariz y curiosa boina que sirve de alivio cómico…

La edición es buena y parece resistente. Páginas cosidas, tapa dura, lomo redondeado. 593 páginas de dibujo, más un pequeño texto sobre la obra. El lomo nos muestra el título y el autor, sin dibujo. Pero el tamaño de ese lomo le da una elegancia propia que queda muy bién en la estantería.

La traducción ha sido realizada por Verònica Calafell.

¿Por qué leer Black Jack 2?

Es el Tezuka más adulto y oscuro. Historias bien narradas. Buena edición.

¿Por qué no leer Black Jack 2?

Son historias casi siempre muy deprimentes. Buscas evasión, no pensar en temas duros.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com