A estas alturas, todo el mundo tiene claro lo que piensa de Black Hammer. Hay lectores, como el que suscribe, que están totalmente rendidos... Black Hammer 4: La edad sombría, parte 2

A estas alturas, todo el mundo tiene claro lo que piensa de Black Hammer. Hay lectores, como el que suscribe, que están totalmente rendidos ante las maravillas de esta serie y nos hemos convertido en divulgadores de la palabra de Jeff Lemire allá por donde vamos, y otros, que ya sea porque no sintonizan con la forma de escribir del canadiense o porque no han entendido nada -que me consta que los hay- no aprecian esta obra como se merecen. Ellos se lo pierden. Con este cuarto tomo de la serie central y octavo con spin offs, cerramos el arco argumental de La edad sombría. Y quién sabe si no se cierra también la serie principal de este universo. Ya veremos.

black hammer la edad sombria 2 pg1

La vuelta de los héroes en el tomo anterior ha provocado un reboot con toques grim & gritty, tras el cual todo es más oscuro, todo es más sucio, más triste… Sí, efectivamente, Lemire sigue haciendo su encaje de bolillos particular, en el que nos va contando la historia de los héroes que lucharon con el kirbyesco Anti-Dios mientras nos va haciendo su particular homenaje a la historia del cómic superheroico. Y este cuarto volumen de la serie principal nos recuerda inevitablemente a los Nuevos 52 de DC, especialmente a lo que ocurrió con Superman. La luz, el optimismo y la alegría han desaparecido para dar paso a algo que no por ser nuevo y diferente es precisamente mejor. Si no está roto no lo toques, que se suele decir, ¿no? Pero Black Hammer no es sólo homenaje vacío. También está contando su propia historia, una historia que podría perfectamente quedar cerrada aquí, con un final totalmente circular que nos deja en el principio de la serie y quizás no sea el más feliz posible, pero que le da alguna que otra vuelta a las ideas de poder y responsabilidad tan recurrentes en el género y sería un cierre perfecto.

Pero también tenemos que hablar de los dos números que abren el tomo, dos números que funcionan a modo de interludio con un Lemire rindiendo homenaje explícito a una de las obras que más han marcado la historia del cómic superheroico: el Animal Man de Grant Morrison. Tenemos aquí una mini historia un tanto tangencial que, aunque tiene su importancia posterior en la trama, se centra más en hacernos recordar la mencionada obra del autor escocés. Así, tendremos los extraños seres amarillos guardianes de la continuidad, un paseo por el limbo de los personajes olvidados, la obligatoria mención a los creadores… y tenemos también homenaje gráfico. El dibujante de este delicioso interludio es Rich Tommaso, un autor que, en otras obras suyas, recuerda bastante a Beto Hernández pero aquí hace un trabajo aparentemente plano y descuidado, muy por debajo de su nivel habitual, pero que podría muy probablemente ser una elección consciente. ¿Recuerdas ese mantra repetido una y otra vez que dice que Animal Man es una obra casi perfecta empañada solo por el mal dibujante que es Chas Truog? Pues eso, que no descartaría que Tommaso haya dibujado mal estos números adrede.

black hammer la edad sombria 2 pg2

Que la trama central de esta franquicia haya cerrado no quiere decir que no vaya a haber más títulos del universo Black Hammer. Aún hay tres series limitadas publicadas por Dark Horse que no tienen su correspondiente edición en castellano, Black Hammer ’45, Skulldigger + Skeleton Boy, y el crossover con la Liga de la Justicia, y hay anunciada una cuarta , Cosmagog, protagonizada por el Coronel Weird que verá la luz en abril. Hasta cuándo durará nadie lo sabe, pero esperemos que Black Hammer no se arrastre durante décadas después de que su creador haya contado todo lo que tenía que contar como ha ocurrido en productos similares. Sí, Astro City, te miro a ti.

De todos modos, el aparente cierre de La edad sombría no quiere decir que no haya posibilidades de continuar con la serie central. Utilizando los códigos del género y su historia, todavía hay un truco de manos pendiente. Tras un reboot oscuro, siempre se puede volver a la luminosidad con un buen Renacimiento. Ocurra o no, mientras Jeff Lemire siga firmando historias tan brillantes como las que nos está dando en esta serie, aquí seguiremos.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com