Hay algunos autores cuya obra es obligatorio que siempre esté disponible en el mercado. Creadores que han dejado un legado único, lleno de joyas... Biblioteca Grant Morrison: La Patrulla Condenada 1

Hay algunos autores cuya obra es obligatorio que siempre esté disponible en el mercado. Creadores que han dejado un legado único, lleno de joyas y que, año tras año, son descubiertos por nuevas generaciones de lectores. Con este motivo (entre muchos otros), ECC inició hace unos meses la Biblioteca Grant Morrison donde ya hemos visto publicadoKid Eternity y este volumen de La Patrulla Condenada. Además, en breve comenzarán Los Invisibles.

crazy jane

La Doom Patrol es uno de esos grupos de DC malditos, que tienen una larga duración editorial (no en vano debutaron en 1967 en la cabecera My greatest adventure de la mano de Bob Haney y Arnold Drake), y que a lo largo de los años han contado con un buen puñado de reinterpretaciones. En los últimos tiempos parecen gozar de buen estado de salud gracias al trabajo de Gerard Way al frente del sello Young Animal o de la serie de imagen real del canal DC Universe. Pero, sin embargo, si escucháis el nombre del grupo indudablemente lo vais a asociar a Grant Morrison.

El escocés loco llegó a DC en 1989 siendo la Doom Patrol su primer trabajo de importancia. Ya le avalaba una trayectoria en el mercado inglés, donde había trabajado en títulos como Zenith, donde dio su particular versión de los superhéroes. Pero nada estaba preparado para lo que iba a hacer con la Doom Patrol. Morrison llegó a la cabecera en el número 19. Por aquel entonces  el grupo había perdido a muchos de sus miembros durante el crossover de Invasión. Sin embargo, con la llegada de Grant, el guionista hizo lo que le vino en gana: Lo primero que hizo fue resucitar al profesor Caulder para convertirlo una vez más en el cabecilla del grupo.

doom patrol

En tan solo un número Grant Morrison reúne al nuevo equipo: Robot Man, un piloto de carreras que todavía está traumatizado por la perdida de su cuerpo; Crazy Jane, una mujer con personalidad múltiple, teniendo cada una de ellas una personalidad diferente; el surrealista Rebis, que es una mezcla de hombre, mujer y ser negativo; y Dorothy Spinner, una niña con cierta obsesión por El mago de Oz que es capaz de dar forma a sus pesadillas. Por último tenemos a Joshua Clay, anteriormente conocido como Tempest, que actuará como sanitario del equipo.

Con este elenco Grant Morrison nos guió por un cómic que rompía los esquemas del género. Una amalgama de conceptos totalmente original que ha soportado el paso del tiempo mejor que casi cualquier obra de la época. Morrison retrata al equipo como un puñado de “héroes” rotos, totalmente disfuncionales. Su Patrulla Condenada tiene una finalidad muy clara: combatir las amenazas que los héroes convencionales no pueden, aquellos enemigos cuya mera existencia desafía las leyes de la lógica y la cordura.

Y es que el surrealismo está patente en cada episodio de este volumen (que es el más light de todos por lo que me han contado), puesto que si los héroes son personajes peculiares, el elenco de villanos se sale directamente de cualquier parámetro establecido. Tenemos a la secta de los hombres tijera, que hablan un lenguaje ininteligible; a Jack el Rojo, un ser con poderes cuasi divinos pero que también es todo un psicópata; a la Hermandad Dadá, cuya mera existencia junto al nombre de la corriente artística que tom, es una clara alegoría de lo que es la Doom Patrol, un desafío constante a los cánones del género, a unas reglas impuestas o en definitiva a un aro por el que Grant Morrison no estaba dispuesto a pasar. Para finalizar con los villanos hay que destacar también a un cuadro que toma vida y devora París. Así como suena. Curiosamente en este arco veremos a héroes de DC como Booster Gold o Blue Beetle, que hasta cierto punto son ridiculizados por la mala baba de Morrison.

hombres tijera

Algunas de las señas de identidad que Morrison ha ido desarrollando en sus etapas pijameras posteriores en series como Batman, JLA o actualmente Green Lantern parten de la Doom Patrol. Detalles como el tamaño en aumento de las amenazas a las que se van enfrentando los héroes, o villanos con múltiples capas y lecturas. Todo eso comenzó aquí. Esta Patrulla Condenada funciona como una familia desestructurada, que clama a los cielos por recibir ayuda, una colección de personajes inadaptados, pero que rezan por encajar en algún sitio. Si este cómic fuera una película sería una mezcla perfecta de John Hughes y David Lynch. Parece que el guionista escucha esa llamada y les da un sentido a sus vidas en un cómic fascinante, raro, divertido y dramático.

El apartado artístico viene ofrecido por Richard Case que realiza un trabajo sólido y eficaz. Solo se ausenta en algún episodio esporádico donde es sustituido por un Doug Braithwaite en los albores de su carrera que suple al artista principal de manera cumplidora. La portada del TPB está realizada por Brian Bolland y en las cubiertas regulares se pueden encontrar algunas pequeñas joyas del sin par Simon Bisley. Como véis, el apartado artístico también está bien cubierto.

red jack

Biblioteca Grant Morrison: La Patrulla Condenada es una lectura estimulante, fresca y muy original que a buen seguro gustará a los fans del cómic de superhéroes más loco. Además, es bastante más accesible que otras obras del autor para Vértigo como Los Invisibles o El Asco. Muy recomendable.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com