23 años le ha costado a Jason Lutes terminar su mayor obra hasta el momento. Publicada también por tomos por Astiberri, ahora se nos... Berlín Integral

23 años le ha costado a Jason Lutes terminar su mayor obra hasta el momento. Publicada también por tomos por Astiberri, ahora se nos brinda la oportunidad de conseguirla completa en este Berlín Integral que se ha publicado en un tomo de casi 600 páginas por el inmejorable precio de 30€. Con Berlín, vamos a ser testigos de qué sucedía en la ciudad alemana durante el período comprendido entre ambas Guerras Mundiales, y lo vamos a hacer de la mano de personajes muy diferentes y de corte social opuestos en muchos casos.


A pesar de lo coral de la obra, podríamos decir que está algo más centrada en dos personajes: Marthe Müller y Kurt Severing. Ambos personajes se encuentran en un tren rumbo a Berlín al principio de la obra, cuando la joven se desplaza de su Colonia natal, con la excusa de acudir a una escuela de arte, huyendo de un matrimonio concertado y unos padres demasiado estrictos. Él es un periodista bohemio y solitario, y ahí comenzará una relación que irá evolucionando a lo largo de todos los años que dura la obra. Aunque vamos a ver flashbacks de otros años anteriores, podemos decir que el grueso de la obra se centra en los años comprendidos entre 1928 y 1933. Un período de tiempo relativamente corto, pero que condensa muchísimos sucesos históricos en la capital alemana.

Uno de esos sucesos es el enfrentamiento que tuvo lugar entre el Roter Frontkämpferbund (el Frente Rojo)  y la policía prusiana, durante la manifestación del 1 de mayo, y que acabó con 33 muertos. Ese será el punto de inflexión con el que acaba el primer libro. Pero no solo ese, también vamos a ir viendo poco a poco, los diferentes cambios en el poder y el ascenso de un tal Adolf Hitler.

Pero el gran acierto de Lutes es que los sucesos históricos no son el centro de atención, sino que son el telón de fondo que sirve para dar profundidad y tridimensionalidad a todos los personajes protagonistas. Como decía, son muchos: una familia humilde, en la que el padre, policía y pro-regimen, se separa de su mujer con ideas más de izquierdas; un niño judío, de una familia adinerada; una prostituta; una joven transexual, compañera de Marthe en la escuela de arte; un buscavidas que busca entre la chatarra cosas que pueda vender para poder subsistir; la expareja de Severing, una mujer que vive la vida basándola en la diversión; el jefe de Severing, Carl Von Ossietzky, personaje real que dirigió el periódico Die Weltbühne; un joven clarinetista de color que se desplaza con su banda a Berlín; y un sinfín de personajes que van apareciendo y desapareciendo a medida que pasa la historia.


Lutes tiene una narrativa muy periodística, sin aspavientos, colocando su cámara en un plano abierto, y dejando que los propios hechos sean los que vayan fluyendo. El autor incluye un buen número de referencias de obras de ficción y no ficción, que le han influido a la hora de contar estos hechos y de crear los personajes, aunque a mí se me han venido otras tantas a la cabeza, desde la propia Los miserables, de Víctor Hugo, por cómo van pasando los años y vamos viendo a los personajes cambiar mucho en ese período; al cómic clásico de mediados de siglo XX, por esa distancia mostrada por el autor, dando la continua sensación de que se limita a contar los hechos, sin implicarse, dejando que sea el lector el que saque sus conclusiones y empatice con unos o con otros. El estilo cambia ligeramente entre los primeros dos libros y el tercero, ya que en el último, el autor se permite aportar texturas a las sombras con lineados simples o sombras.

Y digo que se centra en Marthe y Kurt, porque son los personajes con los que comienza y acaba la historia, pero además, porque son los únicos personajes que tienen cuadros de pensamiento en toda la obra. Además, en un recurso más del autor, los de ella son en una fuente manuscrita, mientras que los del periodista están redactados en una fuente mecanográfica.

Una de las cosas que más atractiva me ha resultado, además de lo bien narrada que está toda la obra, haciéndola una lectura apasionante, es que Lutes toca una serie de temas atemporales, muy actuales, y que en aquella época eran más que peliagudos, como el racismo, la homofobia y la promiscuidad sexual. Me ha parecido especialmente atractiva la relación que evoluciona con los años entre Marthe, Kurt y Anna, por sus mentalidades muy adelantadas a su tiempo, donde la tolerancia prima por delante de las creencias de cada uno.


En definitiva, Berlín Integral es una obra fabulosa. Contiene los tres libros: Ciudad de piedras, Ciudad de humo y Ciudad de luz. Berlín no cuenta una historia, cuenta muchas historias: historias de amor, de desamor, de respeto, de valor, de cobardía, de supervivencia en todos los sentidos, de tolerancia, de intolerancia, de abuso, de compasión… Lutes nos muestra un crisol de historias muy bien caracterizadas, con personajes creíbles, sin cebarse en la pena y en la lágrima fácil… pero no son pocas las ocasiones en que asomarán. Y lo hace con una narrativa pausada y distante a la vez que magnética, una verdadera demostración de cómo contar bien una (o muchas) hsitorias. Astiberri presenta esta edición a un precio que la convierte en una compra obligatoria.

Lo mejor: El ritmo. La narrativa de Lutes. El dibujo limpio y claro. La caracterización de personajes. No abusa de la lágrima fácil. Tiene rigor histórico, sin pretender ser una crónica estricta de la República de Weimar.

Lo peor: Lo mucho que acabas echando de menos a los personajes cuando la lectura finaliza.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com