¡La Liga de la Justicia, el equipo de superhéroes formado por Batman, Superman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, Aquaman y Cíborg, hace su primera... Batman y la Liga de la Justicia 1

¡La Liga de la Justicia, el equipo de superhéroes formado por Batman, Superman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, Aquaman y Cíborg, hace su primera aparición en versión manga! Rui, un muchacho japonés que llega a Gotham City en busca de sus padres desaparecidos, se ve inmerso en un fatídico destino a raíz de su encuentro con Batman. ¡Con guion y dibujo de Shiori Teshirogi, la autora de Saint Seiya – The Lost Canvas!

Siendo Japón un país tan dado a asumir y asimilar la cultura occidental, es de extrañar que personajes como Batman o Superman hayan tardado en aparecer en versión manga, al menos que se sepa. Lo cierto es que el Hombre Murciélago ya tuvo una serie de cómics en Japón de la mano de Kuwata Jiro, a raíz de la serie de televisión de los años 60. Más adelante, en 2004, pudimos disfrutar de Batman: El Hijo de los Sueños, de Kia Asamiya (Silent Möbius). Sería cuestión de investigar si Superman también ha sido víctima de la japanización, pero si nos fiamos de DC Comics (y no creo que en este aspecto exista una fuente más fiable), ésta es la primera aparición de la Liga de la Justicia en un cómic japonés.

La historia arranca con la llegada de un joven japonés, Rui Aramiya, a Gotham City, a investigar la desaparición de sus padres. Nada más llegar, Rui es víctima de un policía corrupto, del que es rescatado con la ayuda de Batman, un personaje del que Rui nunca había oído hablar. Hemos de decir que la historia está ambientada poco después del asesinato de Jason Todd de manos del Joker, de modo que cabe la posibilidad de que, a falta de varias décadas hasta la creación de Internet, las noticias sobre el hombre murciélago no hubieran llegado a Japón. En fin, obviando esto, Batman descubre que el Joker está detrás de la creación de una popular bebida que canaliza las emociones de los que la beben, sacando a la luz sus instintos más primarios. Superman, siendo al mismo tiempo consciente de lo que está en juego, acudirá a su amigo Batman para trabajar juntos en este caso. Sin embargo, descubrirán que para tener éxito necesitarán la ayuda de más seres poderosos.

Batman y la Liga de la Justicia

Este manga, creado por la popular mangaka Shiori Teshirogi (Saint Seiya: The Lost Canvas), reúne todos los tópicos de un manga shonen: un joven con conocimientos de artes marciales que llega a una ciudad extraña donde ha de formar equipo con los héroes locales y, en el futuro, se ganará su confianza y respeto. ¡Madre mía, si es que lo tiene todo! El joven Rui ha aprendido de su padre un extraño arte marcial que recuerda al ninjitsu, pero se niega a usarlo porque detesta la violencia; sin embargo, es de esperar que a la vista de la situación de crimen descontrolado en Gotham, acabe por tener que recurrir a sus conocimientos de lucha. Aparte del estilo de dibujo, Teshirogi introduce elementos de la cultura japonesa, como el vestido tradicional de la madre de Rui, o el misterioso guerrero ataviado con armadura y espada samurai que se enfrenta a Batman. Estos elementos ayudan a los lectores japoneses, a quienes va dirigido originariamente este manga, a identificarse con el personaje protagonista. La idea es que los lectores se vean identificados con Rui, el personaje que vivirá una excitante aventura en tierras extrañas, resolviendo crímenes y ayudando al equipo de superhéroes local.

Batman y la Liga de la Justicia

Para los lectores occidentales no acostumbrados a los recursos narrativos del manga, la lectura de este cómic le resultará algo confuso y farragoso. También les costará acostumbrarse a la representación gráfica de los personajes, tan alargada y de extrañas proporciones (por mi experiencia como lector, el estilo manga no se presta demasiado al dibujo de personas demasiado musculadas). Pero son factores que se asumen enseguida y no se tarda en disfrutar de la lectura. Una lectura que se ve, eso sí, lastrada en exceso por el lento ritmo narrativo que le imprime la autora, de manera que las casi 200 páginas se leen en un suspiro, dejándonos la historia en apenas planteamiento. Nos quejamos del deconstructive storytelling, pero el más bendisiano de los guionistas estadounidenses nos hubiera contado la historia entera en estas 192 páginas. En fin, cosas de japoneses.

Batman y la Liga de la Justicia

Ojo, con esto no estoy diciendo que sea una mala lectura. Al contrario, ha sido una experiencia agradable poder disfrutar de las representaciones de estos personajes con un estilo y un aire diferentes. Batman y la Liga de la Justicia, publicado en España por ECC Ediciones, ha supuesto un soplo de aire fresco al mezclar los conocidos personajes occidentales con el estilo y los recursos orientales. Además, hemos de recordar que no somos los lectores occidentales los destinatarios originales de esta publicación, sino que surgió como presentación de la Liga de la Justicia en Japón, un país que, si bien es muy aficionado a la lectura del noveno arte, no se ha mostrado muy receptivo hacia este grupo de superhéroes. Esperamos que este manga sirva para abrirles las puertas a Japón y no tardemos en disfrutar de nuevas historias en este estilo.

Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Lector de tebeos desde hace 40 años, antes de que se llamaran novelas gráficas. Totalmente enganchado a la lectura, el cine y y los dónuts de Lacasitos, pero vamos, que puedo dejarlo cuando quiera. Los dónuts no, lo otro.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com