Decir que a un deceíta como yo le pirran los Otros Mundos es redundante. La línea de historias alternativas de DC, inaugurada en el... Batman / Superman: Monstruos Góticos

Decir que a un deceíta como yo le pirran los Otros Mundos es redundante. La línea de historias alternativas de DC, inaugurada en el memorable Batman: Gotham A Luz De Gas y nombrada oficialmente como Elseworlds a partir de Batman: Terror Sagrado es (suele ser, más bien) un derroche de imaginación que requiere un profundo entendimiento de qué representa cada personaje. Teniendo claro qué define al personaje del que se va a sacar de su continuidad habitual, quedan obras como las dos mencionadas, Superman: Hijo Rojo o el -para mí- mejor Otros Mundos de la historia: Kingdom Come. Cuando no es el caso, tenemos obras menores que pueden tener su gracia pero no pasan de un entretenimiento ligero, de leer y olvidar. Aquí podríamos meter el The Blue, The Gray And The Bat, ambientado en la Guerra Civil Americana, o el Superman/Tarzan: Sons of the Jungle, en el que Kal-El, en lugar de ser encontrado por los Kent, es criado por una manada de monos.

Estas historias son las herederas de las historias imaginarias pre-Crisis, la última de las cuales, ¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana? de Alan Moore, George Pérez y Curt Swan, está por derecho propio en todos los listados de las mejores obras protagonizadas por Superman. Y alguna de ellas han alcanzado tanto reconocimiento que han obtenido el estatus de tierras paralelas oficiales en el Multiverso DC. Así, por ejemplo, los personajes de Just Imagine Stan Lee Creating The DC Universe son los habitantes de Tierra 6. Los héroes steampunk del mundo de Luz De Gas están en Tierra 19. La mencionada Kingdom Come sucede en Tierra 22. Hijo Rojo ocurre en Tierra 30.

Quizás uno de los grandes aciertos de esta línea es la aperiodicidad. Al contrario de lo que ocurría en Marvel con What If?, no hay un número prefijado de Elseworlds que tienen que ver la luz anualmente. Cuando la serie tiene que salir mes a mes, las ideas se secan y acaban saliendo cosas como «¿Y si Lobezno hubiera sido Señor de los Vampiros?«. Aún así, la calidad dentro de los propios Otros Mundos es muy dispar y depende, como siempre, de los autores involucrados. No se puede esperar lo mismo de Batman: Hollywood Knight, por Chuck Dixon y Dick Giordano, que de Batman: Gotham Noir, por Ed Brubaker y Sean Phillips.

Pero dejemos de desvariar, y vamos al tomo que nos ocupa hoy…

batman-superman-monstruos-goticos

Este volumen comprende las obras Batman: Castle of the Bat del guionista Jack C. Harris y el dibujante Bo Hampton, Batman: Masque de Mike Grell, y The Superman Monster, de los escritores Dan Abnett y Andy Lanning, y el dibujante Anthony Williams. Tres joyas monstruosas encerradas en un tomo irrepetible.

Desde su inauguración en 1989, la línea Otros Mundos explora una atractiva premisa: ¿Qué habría ocurrido con los héroes DC si hubieran vivido en otra época, en otro mundo, inmersos en unas circunstancias diferentes? En nuestro catálogo encontraréis las mejores obras surgidas al amparo de dichas preguntas.

Monstruos Góticos es una recopilación de tres Otros Mundos cuyo único nexo de unión es la ambientación literaria que comparten. Dos historias protagonizadas por Batman y una por Superman, adaptando dos clásicos del terror gótico, con autores no de primera fila pero sí con un cierto renombre.

El Castillo del Murciélago

En la gran mayoría de las historias de Batman, oficiales y alternativas, Bruce Wayne está bajo la capucha del murciélago. No es así en esta historia, adaptación del Frankenstein de Mary Shelley, en la que Bruce es un médico cuyos padres fueron asesinados a principios del S. XIX en el sur de Alemania. En esta historia, el objetivo de Bruce es desentrañar los misterios de la vida y la muerte, y para ello hace experimentos con animales moralmente reprobables por sus compañeros. Y cuando, investigando una cueva bajo su mansión junto a su jorobado sirviente Alfredo, encuentra una estancia subterránea con restos humanos preservados de la putrefacción, decide intentar conseguir devolver la vida a los muertos.

Esta historia me ha producido sensaciones encontradas. Por un lado, no es una historia que se adapte a los mitos de Batman con claridad. Pero tampoco es comparable a la obra sobre la moralidad que es Frankenstein… Supongo que podríamos decir que está en un complejo punto de equilibrio entre ambas.

Los autores

Jack C. Harris es un escritor americano conocido principalmente por su trabajo en los años 70 con Wonder Woman y Kamandi. En los años 90, cocreó para DC junto a Joe Quesada la nueva versión del héroe de Quality Comics The Ray. Como curiosidad, podemos añadir que, en su faceta de editor, fue quien encargó el primer trabajo para el mercado americano a Brian Bolland. Actualmente es profesor en la Escuela de Artes Visuales en NY.

Bo Hampton es el hermano de Scott Hampton, con el que comparte estilo pictórico. Ambos estudiaron con Will Eisner en los años 70 en la Escuela de Artes Visuales en la que actualmente trabaja Jack Harris. Su obra más conocida es la novela gráfica Viking Glory, y fue, junto a Marv Wolfman, responsable de la serie limitada Total Eclipse, crossover entre todos los personajes de la editorial Eclipse Comics, entre los que destacaba el Miracleman de Alan Moore.

Máscara

Tenemos de nuevo a Batman en una historia que reescribe la memorable novela El Fantasma de la Ópera de Gaston Lerroux. Reconozco que El Fantasma es una debilidad personal. La adaptación cinematográfica de 1925, protagonizada por Lon Chaney, fue una de las primeras películas de terror que vi, teniendo diez u once años, y de la que guardo muy buen recuerdo. Y la adaptación de Andrew Lloyd Weber fue mi primer musical, en su ubicación original de Broadway, allá por 2008. Así que lo tenía fácil esta versión batmaniana para gustarme… y lo consigue. Aún siendo Mike Grell un dibujante de corte totalmente clásico y, por tanto, muchísimo menos espectacular que el pictórico Bo Hampton de la historia anterior, este Máscara tiene muchísimo más ritmo y resulta una lectura notablemente más satisfactoria que aquélla.

Cambiando la ópera de la historia original por un ballet, la figura de Christine es reemplazada aquí por la bailarina Laura Avian, cuyo compañero, Harvey Dent, es horriblemente desfigurado en un accidente durante una representación, teniendo que cubrir sus cicatrices con una máscara. Pero cuando parece que vamos a tener a Dos Caras en el papel del Fantasma, nos encontramos con un momento en el que Batman lleva a Laura a los subterráneos en una barca, otro en el que están juntos ante un espejo… así, Grell ha separado en dos personas distintas al Fantasma, siendo Harvey Dent la parte domintante y controladora y Batman la protectora, el Ángel de la Música.

El autor

Mike Grell es un artesano que lleva más de cuarenta años en activo. Su carrera se ha desarrollado principalmente en DC, editorial para la que produjo sus dos obras más conocidas, Warlord, personaje que creó, guionizó y dibujó durante siete años, y el relanzamiento post-Crisis de Green Arrow, como autor completo en la serie limitada El Cazador Acecha y sólo como guionista en la serie regular del personaje durante sus primeros ochenta números.

Superman: Monstruo

En esta tercera y última historia incluida en este tomo volvemos a revisitar Frankenstein. En la Sala Iceberg de Gotham, dos amigos, Peregrine White y James Gordon, se cuentan historias truculentas frente al fuego, al más puro estilo de Mary y Percy Shelley, Byron y Polidori. Pero los gothamitas se están contando historias reales. Y en esta versión del Moderno Prometeo, el papel del Doctor Frankenstein es representado por el joven científico Vicktor Luthor, que está intentando desentrañar los misterios de la vida y la muerte. Y como es normal, nadie lo ve con buenos ojos. Ni sus compañeros ni superiores en la Universidad, que le cortan la financiación, ni el padre de su prometida, Eloise. Pero un día, Luthor se encuentra una nave alienígena que ha caído en los alrededores. El niño que había dentro ha muerto en el camino, pero las grabaciones de Jor-El están intactas, y así Luthor utiliza los conocimientos kryptonianos para llevar a cabo su experimento. El resultado es un ser superpoderoso que aterroriza hasta al propio Luthor…

Este último especial está plagado de guiños. El primero, que vemos en la portada, es que el Superman (¿o es Bizarro?) de esta historia, el personaje vuelto de la muerte, viste el traje de la matriz de regeneración kryptoniana, aquél con el que reapareció Clark después de El Reinado de los Superhombres y que ha vuelto a vestir en la espectacular Lois Y Clark, en su último regreso de la muerte. Eloise también tiene su aquél. Podríamos pensar que es Lois Lane… pero es la hija del Burgomaestre Edge, que a nadie se le escapa que es Morgan Edge. El anciano amable con el que se encuentra el monstruo es representado aquí por una pareja de granjeros ancianos, los Kant, y también tendremos nuestra particular Novia de Frankenstein. Quizás en una primera lectura podría parecer que esta última historia es el patito feo del tomo, a lo que contribuye que el dibujante sea bastante normalito, pero una relectura nos hará ver que hay más de lo que parece a primera vista.

Los autores

Dan Abnett y Andy Lanning, o DnA, como fueron conocidos durante el tiempo que duró su asociación, son una pareja de guionistas. Juntos fueron responsables del relanzamiento del sector cósmico de Marvel desde la serie limitada de Nova que formaba parte del evento Aniquilación. Suya es la colección de Guardianes de la Galaxia que inspiró la exitosa película de hace unos años, y fueron arquitectos principales de este rincón de la editorial hasta El Imperativo Thanos.

Anthony Williams ha pasado como dibujante por más de un centenar de series, entre las que podríamos mencionar un buen puñado de historias del Juez Dredd en 2000AD y Fate, la versión de los años 90 del Doctor Fate que llevaba un ankh en un ojo, al que pudimos ver al principio de la JSA de James Robinson.

En resumen…

Aún no siendo de las más destacadas historias que han llevado el sello Otros Mundos, Monstruos Góticos es una colección disfrutable. Quizás no el máximo exponente de la línea, pero desde luego no están entre las descartables, que las hay. Es una lectura claramente recomendable para los seguidores de las historias imaginarias. Pero, ¿acaso no lo son todas?

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com