En esta época de transformaciones históricas en la serie, renumerada por primera vez en décadas, Tony Salvador Daniel —que ya había dibujado algunos de... Batman Saga. Detective Comics: Rostros Sombríos

En la ciudad hay un criminal desconocido hasta ahora, el Muñequero, cuyo sangriento modus operandi no se parece en nada al de ningún otro adversario del Hombre Murciélago. Y cuando ese ignoto enemigo se encuentra con el Joker en persona… ¡su relación no podría empezar de manera más tétrica! Por si fuera poco, algunos de los miembros de peor calaña de la galería de villanos del Caballero Oscuro amenazan su propia existencia y la de sus aliados, algo que no resulta nada fácil para Batman cuando la policía ya le tiene en el punto de mira. El Pingüino, Máscara Negra, Dos Caras, Mr. Toxic, Piel de Serpiente, el Sombrerero Loco, Catwoman, el Espantapájaros y Hugo Strange —e incluso su hijo, Eli— son solo algunas de las figuras que desfilan a través de estas páginas, que recopilan la etapa inicial de Detective Comics en el Nuevo Universo DC y demuestran la extraordinaria capacidad de sus autores, encabezados por Tony S. Daniel, para enriquecer la fascinante mitología del Cruzado de la Capa.

El guionista y dibujante Tony Daniel recibió el encargo de hacerse con la colección de Detective Comics, renumerada por primera vez en décadas (aprende, Marvel) tras los acontecimientos de Flashpoint. Una colección que empieza a lo grande, con el Joker cosiendo a puñaladas a otro aspirante a asesino en serie. El verbo coser va a tener mucha relevancia en el primer arco contenido en este volumen, puesto que el villano principal, conocido como el Muñequero, se dedica a remendar cuerpos a partir de partes de víctimas vivas. Como un taxidermista, pero a lo bestia. Por supuesto, Batman sería la mayor pieza a la que cualquier coleccionista de cadáveres querría aspirar. Por no hablar de la piel de la cara del Joker, que éste voluntariamente cede para poder escapar de Arkham. Villanos taxidermistas, asesinos desfigurados, niñas traumatizadas que esconden un oscuro secreto… Elementos dignos de una película de terror se dan la mano para convertir este primer arco del relanzamiento de Detective Comics en una auténtica exhibición de intenciones, de en lo que Daniel pretende convertir la serie: un muestrario de villanos psicópatas y terroríficos, en las antípodas de lo que fue la primera y colorida galería de villanos de Batman.

rostros sombrios

Tony S. Daniel (Batman R.I.P., Batman y Robin Eternos) se desmelena aquí como autor completo después de haber aprendido el oficio con Geoff Johns en Teen Titans, con Marc Guggenheim en Flash: The fastest man alive y con Grant Morrison en Batman R.I.P., a lo que siguió su primer trabajo como autor y guionista para DC Comics en La batalla por la capucha. Daniel ya conoce lo suficiente al personaje como para poder ponerse a trabajar con él tal como se le ha concebido en los últimos años: un justiciero obsesionado con su misión que no duda en romper los huesos que hagan falta para conseguir su objetivo, que es el de proteger a los inocentes. Sin embargo, a este Batman le hace de contrapunto un Bruce Wayne que cree estar encontrando el amor en brazos de la periodista Charlotte Rivers, aun sabiendo que es una relación abocada al fracaso. El personaje de la señorita Rivers tendrá más relevancia en las vidas de Bruce Wayne y Batman de lo que se podría pensar en un principio, al estar íntimanente relacionada con la villana Jill Chase y… el alcalde de Gotham.

El trabajo de Tony Daniel, sin ser de matrícula de honor, sí resulta sobresaliente, al traernos a un Batman y a un nuevo villano igualmente terroríficos, cada uno a su manera. En este segundo arco, el supervillano de turno es Piel de Serpiente, un hombre que, gracias a un accidente con productos químicos, puede cambiar de rostro a voluntad. Casi como Clayface, podríamos decir. En el Hotel Casino Iceberg, propiedad del Pingüino, asistiremos al enésimo plan de éste para eliminar a la competencia y quedarse tanto con sus negocios como con su fortuna. Jill Chase, Piel de Serpiente, Charlotte Rivers y el propio Batman cruzarán sus caminos en esta aventura que tendrá consecuencias muy desafortunadas para todos ellos. En la tercera aventura de este volumen nos encontramos con un villano que ya apareció tangencialmente en el arco anterior, Mr. Toxic, con un plan que pretende usar la radiación gamma y un gran colisionador de hadrones para lograr su objetivo, que es… mejor dejaremos que el lector lo descubra. Con la ayuda del dibujante Ed Benes (Wonder Woman: Sacrificio, Los últimos días de Superman), y con menos elementos de terror que en las historias anteriores, pero con una trama igualmente inquietante, el guionista y dibujante Daniel culmina aquí su etapa como autor completo al frente de Detective Comics.

rostros sombrios

Lo que tenemos a continuación, completando este tomo, son varias historias que han contado con la participación de Tony Daniel, al guion o a los lápices. La primera es una historia en varias entregas protagonizada por Dos Caras, escrita por Daniel y dibujada por Szymon Kudranski (dibujante de Green Arrow, entrevistado hace años para esta web aquí), en la que el destacado villano del Señor de la Noche es víctima de una encerrona por parte de uno de sus enemigos, y gracias a ella encuentra la paz interior de la mano de un extraño monje. Si bien la historia es entretenida y está bien escrita, el dibujo de Kudranski, tan oscuro y plagado de manchas de negro, entorpece mucho la lectura. A continuación tenemos el regreso del villano Máscara Negra tras su encierro en el Manicomio Arkham, escrito por Daniel y con dibujos de Romano Molenaar y el español Pere Pérez. Aquí asistimos a la recuperación de la Sociedad de Rostros Falsos, con Máscara Negra enfrentándose al Sombrerero Loco, los dos mayores expertos en hipnosis de Gotham.

A continuación tenemos el Detective Comics #0, con guion de Gregg Hurwitz y dibujos de Tony Daniel, en el que podemos leer una aventura de Bruce Wayne antes de convertirse en Batman, que transcurre en la casa de un monje guerrero japonés en la cordillera del Himalaya. Allí, el shihan Matsuda enseña a Bruce la importancia de no vincularse emocionalmente con nadie, a fin de eliminar todo rastro de debilidad, al tiempo que su esposa, la también venerable Matsuda-sama, le anima a buscar el amor, para dar cabida en su interior no sólo a la oscuridad, sino también a la luz. Este conflicto de emociones será lo que lleve a Bruce a cometer su primer grave error, con funestas consecuencias. Por último, tenemos una historia corta protagonizada por Alfred Pennyworth, escrita por James Tynion IV (Batman y Robin Eternos, Batman: La noche de los Búhos) y dibujada por Henrik Jonsson, retratando al fiel mayordomo como eterno guardián de la mansión Wayne durante los años de ausencia y entrenamiento del joven Bruce.

 

rostros sombrios

Este Rostros Sombríos, publicado en España por ECC Ediciones dentro de su línea Batman Saga (que recopila toda la trayectoria moderna del protector de Gotham), va a continuación de La Noche de los Búhos, y precediendo a Pingüino Emperador y La Muerte de la Familia. Un volumen que no requiere de mucho conocimiento de las historias anteriores del personaje, y sí ganas de pasarlo bien con unas historias terroríficas.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Batman: Detective Cómics - Rostros sombríos
James Tynion IV and ECC Ediciones
Precio: EUR 34,20
Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com