Con Noctámbulos, ECC abre la puerta a la reedición de una de las etapas más laureadas del Caballero Oscuro, el Batman de Norm Breyfogle.... GG.AA. Batman Norm Breyfogle 1: Noctámbulos

Con Noctámbulos, ECC abre la puerta a la reedición de una de las etapas más laureadas del Caballero Oscuro, el Batman de Norm Breyfogle. En un total de cinco tomos, dentro de la línea Grandes Autores, va a recoger todos los números dibujados por uno de los autores más emblemáticos que hayan pasado por la serie del murciélago. Son cómics de 1987 en adelante, cuando el tono de la colección todavía no se había sumido en esa oscuridad absoluta que acabaría dominando al personaje. Este Batman tiene rasgos de luminosidad aún, y si algo aporta Breyfogle a la colección es un dibujo dinámico, con unas escenas de acción a la que no estábamos acostumbrados.

En aquellos años, las series de DC frecuentaban arcos argumentales no demasiado complejos, de 2-3 números máximo, y es lo que vamos a ir viendo aquí. El primer número que se recoge es el 579 de Detective Comics, con una historia que enfrenta a Batman a un médico muy peculiar que intenta aprovecharse de gente sin recursos para salvar la vida a un mafioso. Una historia tontorrona, pero entretenida.

Noctámbulos
A continuación tenemos una historia corta que apareció en el Anual 11 del personaje, escrita por Max Allan Collins (Camino a la Perdición) y protagonizada por un Pingüino que parece haberse reformado por el amor de una mujer aficionada a la ornitología a la que conoció a través de correspondencia desde la cárcel. Una historia muy tierna, y con un desenlace inesperado y con moraleja.

El siguiente es otra historia en un solo número, muy interesante, con Batman ayudando al Comisario Gordon a atrapar al asesino de sus compañeros de su época en la Inteligencia Naval. Una historia relacionada de lleno con el gran crossover de aquel año, Millenium y en la que Batman tendrá que enfrentarse a algunos Manhunters ayudado por el detective Jim Corrigan.

Del anual 12, se saca una historia corta con Robin (Jason Todd) intentando decidir entre quedar bien con sus amigos del instituto o denunciar sus prácticas ilegales. Una historia que pese a su corta extensión, resulta bastante curiosa.

A partir de aquí empezarán los números guionizados por John Wagner y Alan Grant que acabarán siendo responsables de unos cuantos. Los autores comienzan a hacer historias más largas, como Fiebre, una historia en dos números en la que se presenta uno de los villanos ya clásicos del personaje El Ventrílocuo y Scarface, que están intentando distribuir una nueva droga de diseño entre los jóvenes, y Batman se interpondrá en su camino. Si algo tuvieron Wagner y Grant fue apostar por personajes nuevos, huyendo de la galería de villanos recurrentes del personaje. El ventrílocuo será el primero de unos cuantos, como veremos.

Es el caso de El Ratonero, que da nombre al siguiente arco de dos números. Batman tendrá que enfrentarse a un villano nuevo que es capaz de dominar a las ratas de las cloacas. El tipo tiene secuestrado a varias personas y cuando uno de ellos escapa, la policía irá investigando de dónde ha salido y quién es ese nuevo villano. Si sobreviven al ataque de las ratas, claro…

Noctámbulos
A continuación tenemos un arco de tres números que sirve para dar nombre al tomo: Noctámbulos. Para mi gusto es la mejor historia de todas las que se recogen aquí, tanto por la estructura del guión, como por el dibujo de Breyfogle. Tres historias aparentemente independientes acabarán confluyendo en una sola: Un tipo que escapa de la cárcel, Batman que persigue a unos traficantes de droga y un misterioso asesino de vagabundos. Todo ello con la música de fondo puesta por el DJ de una radio local que irá acompañándonos durante todo el arco. Ya digo que la estructura que escogen los guionistas me parece brillante, cómo van hilando una sola historia y con un desenlace que cierra el círculo… Perfecto.

Después tenemos un par de historias otra vez en un solo número, una con Batman en Londres, con una trama que rememora el intento de bombardeo del parlamento por Guy Fawkes aquel 5 de noviembre; y otra historia relacionada con un aborigen australiano que intentará recuperar un objeto muy importante para su cultura, y que no dudará en arremeter contra Batman si es necesario.

Antes del final, una historia en dos partes que nos presentará a otro nuevo personaje, Cornelius Stirk, con necesidad de ver el miedo en sus víctimas. Un personaje muy similar al Espantapájaros, y que Alan Grant acabaría recuperando posteriormente en Knightfall.

La última historia recogida en este tomo es un número independiente en el que Batman contará con la ayuda del Detective Joe Potato para intentar interceptar un cargamento de droga.

Noctámbulos
Si algo tuvo Breyfogle aparte de dotar al personaje de Batman de un aspecto muy reconocible y de marcar una época y una etapa recordada por los fans del personaje, es su estilo ágil y sus diseños de página. Las escenas de lucha son especialmente dinámicas, con unos movimientos de Batman que van evolucionando de meras poses molonas a movimientos muy forzados y con gran dinamismo. Además, apuesta en muchas ocasiones por algunos diseños de página muy innovadores, con un recurso frecuente a viñetas oblicuas para aportar dinamismo o muy fragmentadas para incluir viñetas detalle, pero muy bien integradas con el resto, sin solaparse.

En definitiva, GG.AA. Batman Noctámbulos.

Si queréis leer una de las etapas canónicas del personaje, muy diferentes de lo que se ha leído en el personaje en la última década o dos décadas, con un personaje que no es infalible, con un Alfred pomposo y sarcástico y que presenta a una cantidad importante de personajes, aprovechad la edición de ECC en estos cinco tomos, y no la dejéis pasar. Un artista diferente, con un dibujo adelantado a su época pero ahora cumple tres décadas… Historias divertidas y rápidas, lejos de esos arcos eternos a los que hoy en día estamos acostumbrados y que están pensados más para su edición en tomo que para el mes a mes.

El tomo incluye las portadas, aunque en los números 582 a 586 no están incluidas. El resto sí. Muy curiosa me ha resultado la elección de la portada para este tomo, con la portada del Detective Comics 603… incluido en el siguiente tomo.

Lo mejor: El dibujo de Breyfogle. La apuesta por personajes nuevos. Lo dinámicos que eran esos microarcos.

Lo peor: Es un dibujo que tiene treinta años, y tal vez algunos puedan verlo “anticuado”.

Para coleccionistas de Batman que quieran sus mejores etapas. Para los que no conozcan a Norm Breyfogle. Para los que quieren conocer el nacimiento de un buen número de villanos ya clásicos.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 31,82

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com