Hace algún tiempo hablábamos de otro cruce similar, Grendel vs. La Sombra, aludiendo a que la base de esa historia se sustentaba en la... Batman/La Sombra

Hace algún tiempo hablábamos de otro cruce similar, Grendel vs. La Sombra, aludiendo a que la base de esa historia se sustentaba en la condición antitética de ambos personajes. En el caso de Batman/La Sombra, podríamos quedarnos en las similitudes entre ambos personajes, pero muy acertadamente Steve Orlando, Scott Snyder y Riley Rossmo han decidido cimentar esta historia en la mentoría espiritual y llevarla un paso más allá.

La Sombra es ese personaje nacido para la radio en 1930, que probablemente sea el máximo exponente de esos justicieros pulp nacidos antes de que Superman lo cambiara todo. Del mismo modo que comentábamos del Zorro, tiene todo lo necesario para ser un superhéroes: el disfraz, la identidad secreta y hasta esa especie de ambiguos poderes. De lo que no hay duda es de que cuando Bob Kane y Bill Finger crearon a Batman, las influencias del oscuro alter ego de Lamont Cranston estaban ahí.

Orlando y Snyder nos plantean una historia donde de algún modo donde La Sombra tiene en la creación de Batman un papel más allá de la inspiración y, en una de esas retrocontinuidades tan snyderianas, el justiciero de la risa siniestra pudo ser el maestro de un joven Bruce Wayne. Juntos tendrán que descubrir el misterio del Ciervo, un enigmático villano, que está asesinando a las mejores personas de Gotham y no dudará en unir fuerzas con el Joker.

Arranca la historia presentando el misterio de los asesinatos, en una historia de investigación francamente bien construida que sitúa Batman tras los pasos de un Lamont Cranston al que se suponía muerto en 1963. Para ello, daremos una vuelta por el entorno de La Sombra y veremos a unos ancianos Margo Lane o Harry Vincent o pasearemos por el Hotel Monolith y terminaremos con cliffhanger realmente potente (aunque algo tramposo) en el primer número.

Sin embargo, Batman/La Sombra entra en lo que podríamos llamar “síndrome Snyder”, es decir, un arranque impactante para una historia que se lía a sí misma hasta el contrasentido. Retrocontinuidades bastante poco creíbles, un Batman superado constantemente y cometiendo errores de principiante para dar excusas argumentales, personajes que no actúan como ellos mismos y todo tipo de trampas se adueñarán del desarrollo de la trama. Snyder y Orlando tienen una historia en mente y se saltaran cualquier cosa (incluso la lógica o la coherencia) para contarla.

Pese a todas las trampas y trucos, Batman/La Sombra no deja de ser una historia entretenida y tiene un buen puñado de ideas interesantes. Quizá el tema central de esta serie son esas ideas que trascienden las personas, esos símbolos tan potentes que se transmiten como un legado y, sin desvelar demasiado, cómo no es preciso legar una máscara para mantener vivo un espíritu. En un pequeño retruécano metalingüístico, ahora la idea de La Sombra tuvo tanto peso en la creación de Batman como personaje, como en el hecho de que Bruce Wayne se pusiera la capucha.

Hacen hincapié en las similitudes entre ambos personajes, pero también en sus diferencias. Estos oscuros justicieros nocturnos son hijos de dos tiempos y la norma de Batman de no matar (que no era tal cuando fue creado) no se aplica a un justiciero de los años 30. Así mismo, Batman ha derivado en un proceder profundamente científico, mientras que La Sombra se rodea de una aureola de misticismo y ambigüedad.

De igual modo que las buenas ideas no terminan de funcionar en la manera en que están ejecutadas, algo parecido sucede con el dibujo de Riley Rossmo. No se le pueden poner pegas a la técnica de este dibujante, que no sólo es una de las voces más personales surgidas en los últimos años, sino que tiene un increíble sentido del diseño y la composición y ha demostrado de sobra su competencia en lo narrativo. Sin embargo, es quizá este exceso de personalidad el que no termina de cerrar en una historia cuyo tono evoca tiempo pasados. Un dibujante de estilo más clásico podría no haber resultado tan espectacular, pero sin duda habría encajado mejor en el tono de Batman/La Sombra.

El resultado de leer este cómic es francamente agridulce. Estamos acostumbrados en este tipo de crossovers a planteamientos que oscilan entre lo simplón y lo anecdótico y, sin embargo, Batman/La Sombra parte de vigorosos conceptos y con trascendencia para los personajes y las ideas que representan. Una lastima que los tics de los guionistas no hayan sabido redondearlas y se quede a medio camino de ese sobresaliente que nos podía haber dado.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Batman/La Sombra
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com