Dentro de la colección Grandes Autores de Batman la editorial ECC Ediciones está reuniendo las mejores obras protagonizadas por el personaje. Junto a algunos... Reseña: Batman. Caballero oscuro, ciudad oscura

Dentro de la colección Grandes Autores de Batman la editorial ECC Ediciones está reuniendo las mejores obras protagonizadas por el personaje. Junto a algunos títulos legendarios como La broma asesina, Asilo Arkham o El regreso del Caballero Oscuro, dicha selección reúne otras joyas como las historias centradas en el Batverso de Jeph Loeb y Tim Sale, o simplemente algunas etapas de las series regulares del personaje que objetivamente merezcan la atención necesaria. Este es el caso del tebeo del que vamos a hablar a continuación, Caballero oscuro, ciudad oscura, un volumen recopilatorio con algunas de las intervenciones más relevantes del genial guionista Peter Milligan en las colecciones Batman y Detective Comics.

Milligan_CiudadOscura
Guion: Peter Milligan.
Dibujo: Jim Aparo, Kieron Dwyer, Tom Mandrake.
Editorial: ECC.
Formato: Cartoné, 192 págs. A color.
Contiene: Batman núms. 452 a 454 USA, Detective Comics núms. 629 a 633 USA.
Precio: 19,50 €


En diversas ocasiones, en el podcast y entre nosotros a micro cerrado, hemos comentado el desastre que fue la etapa de Peter Milligan en los X-Men. Es evidente que el escritor británico no emplea la misma energía en trabajos puramente alimenticios y de franquicia que en sus propias creaciones, como pueden ser Shade, el hombre cambiante o Enigma, por decir dos del sello Vertigo. No obstante, hay algunas intervenciones de Milligan en el mainstream más pijamero que sí requieren nuestra atención. Hablábamos el otro día de la sensacional Fuerza-X / X-Statix, y este es el caso también de los números dedicados a Batman que nos traen hoy aquí.

La recopilación comienza con el arco argumental que da nombre al tomo: Caballero oscuro, ciudad oscura. Dicha historia se contó en la serie regular de Batman, allá por el año 1990, comprendiendo los números #452-454. La trama comienza in media res, con el villano de turno (El Acertijo en este caso) haciendo de las suyas en medio de una conspiración contra el Hombre Murciélago. La narración está salpicada de flashbacks en los que asistimos a una reunión satanista en el siglo XVIII, con el mismo Thomas Jefferson como uno de los iniciados del culto. Estas páginas dedicadas al pasado, mezcladas con la desproporcionada crueldad del Acertijo en este caso, y aliñadas con una dinámica bastante experimental en la que los textos de apoyo mezclan narradores a cada cual más inusual (y no diré más por no entrar en spoilers), acercan el relato a las hechuras de la línea Vertigo. Milligan recupera al Batman más detectivesco, siempre detrás de la pista del criminal de turno, pero el estilo está claramente influenciado por el tono entre terrorífico y mágico del sello fundado por Karen Berger. En Caballero oscuro, ciudad oscura podemos encontrar muertos vivientes, bebés secuestrados, mujeres suicidas y hombres ahorcados. Todo muy de miedo.

Los tres números están dibujados eficazmente pero sin grandes alardes por Kieron Dwyer, con un estilo muy estándar para la época que mejora a medida que avanza la trama, y que, por cierto, no me funciona demasiado bien en el moderno papel satinado.

DKDC

El resto de historias que incluye el tomo quizá sean más irregulares. Algunas bajan ligeramente el nivel, mientras que otras mantienen el tipo e incluso alcanzan cotas más altas que las del propio arco principal del recopilatorio. No obstante, todas ellas tienen algo en común. Peter Milligan nos describe a Batman como un héroe muy humano. Ya sabemos que el Hombre Murciélago no tiene superpoderes, pero es que en este caso el autor se esfuerza porque reparemos en ello. Aquí Batman recibe palizas, libra situaciones de riesgo siempre por los pelos y las cosas nunca le acaban de salir bien del todo. De hecho, en cada caso mueren inocentes, y él, como el ser humano que es, no siempre puede hacer algo para evitarlo.

La siguiente historia, ¡La hierba hambrienta!, comprende el número autoconclusivo #629 de Detective Comics (1991). Más terror y leyendas a lo Vertigo, en la misma línea que el arco anterior pero algo más intrascendente. El #630 de la misma colección, titulado El verdugo llevaba zapatos de tacón, plantea un conflicto entre Batman y el asesino de mafiosos Stilletto, que recuerda un poco a los dilemas morales que surgen en los enfrentamientos entre Daredevil y El Castigador, tan presentes ahora tras la segunda temporada de la sensacional serie de Netflix. Los números #631-632 contienen un miniarco titulado El gólem de Gotham, con más leyendas, esta vez hebreas, y más flashbacks al pasado, esta vez el de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. En la misma línea entre el terror y la magia de las primeras historias.

El encargado de dibujar estos cuatro números es el incombustible Jim Aparo, con resultados bastante sosos y rutinarios, todo hay que decirlo. Además, para todo el tomo, es necesario destacar que la paleta de colores elegida no refleja en ningún caso la oscuridad de los textos. El color pasteloso y pálido no se distingue del de un número cualquiera de cualquier colección deceíta de la época.

Detective_Comics_632

El volumen termina con el número #633 de Detective comics, puede que la mejor historia de la recopilación. Milligan vuelve sobre sus propias obsesiones, el tema recurrente de la identidad, y nos cuenta una historia en 24 páginas de las que se echan de menos. Además en este caso el dibujo de Tom Mandrake es bastante más acertado que el de los dos anteriores, con mucha más personalidad y haciendo un uso de las tintas que no habíamos visto y que refuerza la oscuridad del personaje sobre el que estamos leyendo. En este número quizá me sobre la explicación pseudo-psiquiátrica del final, un poco a lo Psicosis, pero con una argumentación mucho más traída por los pelos y que en definitiva no era necesaria.

En resumen, Batman: Caballero oscuro, ciudad oscura hará las delicias de los fans del hombre murciélago, y también de aquellos que quieran reencontrarse con una manera de hacer las cosas (la de Vertigo, al menos de refilón) que parece que hoy ya no se estila.

Compartir:

Mario

He visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves Skrull más allá de Apokolips. He visto al Doctor Manhattan brillar en la oscuridad cerca de la Zona Azul de la Luna. Todos esos momentos, guerra química y podcast.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com