Batman: Yo soy Bane es el cuarto volumen recopilatorio de la prestigiosa etapa del personaje guionizada por Tom King, que comenzó al amparo de... Batman: Yo soy Bane, de Tom King, David Finch y Mitch Gerards

Batman: Yo soy Bane es el cuarto volumen recopilatorio de la prestigiosa etapa del personaje guionizada por Tom King, que comenzó al amparo de la iniciativa Renacimiento de DC Comics, y que ha ido aumentando la intensidad con cada arco argumental. Con este tomo llegamos al número 24 de la serie regular americana, aunque saltándonos un par de capítulos que formaban parte del crossover con la colección de Flash titulado La chapa. Dicha historia será recopilada de manera integral en el quinto tomo de la colección.

bane

Recapitulando: En la historia anterior Batman asaltó la isla nación de Santa Prisca junto a una versión propia del Escuadrón Suicida para capturar al Psicopirata con la intención de que éste pudiera ayudar en la recuperación de Gotham Girl. Una historia brutal que se saldó de forma positiva para el bando del murciélago. Pero si algo nos ha enseñado la trayectoria de un personaje como Bane (por favor, olvidemos su aparición en la película de Batman & Robin), es que no se trata de un buen perdedor.

Tom King ha desarrollado al villano con un mimo que no se veía desde prácticamente sus primeras apariciones en La caída del murciélago de manos de Chuch Dixon. Si Batman es mucho más que una capa, una máscara y un cinturón de gadgets; Bane es mucho más que el simple dispensador de veneno que lleva a la espalda. De hecho, Tom King dedica gran parte de un capítulo a demostrar los paralelismos que existen entre Bruce Wayne y su némesis, casi como si fueran dos caras de la misma moneda. Un origen traumático para ambos, una vida con todas las facilidades inimaginables o una vida de privación total… Da igual cuál haya sido el camino que hayan llevado los personajes porque al final, y de manera casi profética, su camino los une y solo puede quedar uno.

batman

En este arco Bane es mucho más brutal y amenazador que nunca, hecho que viene reforzado por el espectacular dibujo de David Finch, que retorna a la serie para la ocasión. El guionista nos muestra a un Bane desesperado por recuperar al Psicópirata. Esta desesperación, que viene rociada con un sentimiento que casi podríamos definir como miedo, hará que su determinación sea total, convirtiéndole en una imparable fuerza de la naturaleza: Perturbadora, terrorífica y llena de acción. Así es como podríamos definir Yo soy Bane. El capítulo desarrollado en el asilo Arkham es espectacular, todo un tour de force, un duelo entre héroe y villano de los que hacen época.

Más allá del arco que da nombre a este tomo, podemos encontrarnos con un puñado de historias verdaderamente interesantes (la calidad es una constante en la etapa de Tom King) como Valiente y agraz (que en inglés se tituló The brave and the mold, todo un guiño a la mítica cabecera de DC The brave and the bold), la serie donde dos héroes cualesquiera de DC formaban equipo. Para esta ocasión tenemos una excelente historia de detectives protagonizada por Batman y La cosa del pantano. Mitch Gerads (Mr. Milagro) es el dibujante invitado de esta pequeña joya, que os dejará con el gesto torcido y con ganas de leer más historias de Alec Holland escritas por King.

swamp thing

En el resto del tomo podemos leer una historia corta en la que Alfred le da a Batman un inesperado regalo de navidad, otra en la que Harley regresa a la serie con motivo de la festividad en Gotham o lo que todos estábamos esperando: El reencuentro de Batman y Catwoman con la mención de esas palabras que nadie pensó que se escucharían jamás en esta cabecera.

En definitiva, Tom King sigue demostrando que es uno de los guionistas definitivos de Batman, sabiendo usar todas las facetas que ofrece el héroe de DC, desde las más detectivescas o de serie negra (que también explotaron autores como Greg Rucka o Ed Brubaker) a otras más marcadas dentro del canon heróico. Un mezcla milagrosa que nos está dejando una etapa para el recuerdo, que a punto está de terminar en Estados Unidos. A buen seguro que le echaremos de menos, yo ya lo hago.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • J. Bencomo

    22 diciembre 2019 #1 Author

    Sinceramente me parece que esta etapa se hace peor y peor a medida que avanza. Para el punto recogido en este tomo sigue siendo una buena obra, pero ya hacia el final se hace un poco de pena ajena, con muchos cabos sueltos, cosas mal explicadas, y fallas de guionizado de juzgado de guardia.

  • Alain Villacorta «Laintxo»

    22 diciembre 2019 #2 Author

    ¿Y cómo sabes que son cabos sueltos si aún no ha acabado la etapa?

  • XAVI

    22 diciembre 2019 #3 Author

    Por fortuna, la «etapa de King» ya ha acabado. Y mira que ha durado…

  • Vans

    23 diciembre 2019 #4 Author

    Precisamente si algo tiene esta etapa es todo lo contrario a lo que ha dicho J.Bencomo en su comentario: es una etapa que va en crescendo, sobretodo tras la boda,y que cierra todas las tramas que abre.
    Una etapa que, como la de Morrison,mucha gente mientras se publica pide que termine por arriesgada,por diferente. Aún recuerdo lo que se decía cuando estaba en curso el Batman de Morrison…pestes se echaban. Y ahora es de culto y una de las más recordadas. Igual pasará,en mi opinión, con la de King. Sin embargo la de Snyder pasó al revés. Cuando estaba en curso,todo el mundo que buena que era,que oscura, que molona. Y cuando terminó todo el mundo se dio cuenta de que era una birria. Dame mil Kings antes que cualquier Snyder. Por desgracia es al revés,hay mil guionistas cutres a lo Snyder por cada King.

  • ESTEVE RIGO RIBAS

    23 diciembre 2019 #5 Author

    Me esperaré a que acabe, aunque es probable que algo lea, las reseñas que veo siempre me dejan con el hype. Cierto que veo división de opiniones como com Morrison pero parece una constante con Batman.

  • Ricardo Álvarez González

    23 diciembre 2019 #6 Author

    Me acabo de terminar este tomo y empiezo a sospechar que me voy a bajar de eeta etapa más pronto que tarde.
    Me gusta, pero creo que King no brilla como debería con este personaje. Es decir, la introspección clásica de sus protagonistas, por lo que sea, ni me funciona con Batman. Y eso que considero que cada personaje lo es a través de su guionista y no de sus trajes o legado.
    Me gustaría que alguien me dijera si esta espera merece la pena. Toda vez que King me parece un AUTOR.

  • J. Bencomo

    24 diciembre 2019 #7 Author

    No, sí que el final (Batman 85) deja bastante cosas sueltas, mal explicadas y mal desarrolladas (probablemente en parte porque DC ha cortado la etapa antes de lo esperado por King, pero en realidad ya la cosa llevaba un tiempo). Por poner solo un par de ejemplos, el Ventrílocuo y el Psico Pirata acaban no teniendo relevancia real alguna luego de tanto hacer ver que van a tener peso alguno en la trama, y el plan de Thomas no tiene sentido alguno cuando se lo analiza con algo de detenimiento.

    Por no tener coherencia, ni siquiera el pasado de Thomas calza con lo que se vio en Flashpoint, sin ir más lejos con la discrepancia en la relación entre Thomas y el Pinguino.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com