En el último par de años, la que puede ser la mejor historia jamás contada de Spiderman, La última cacería de Kraven, ha sido... El asombroso Spiderman: El alma del cazador

En el último par de años, la que puede ser la mejor historia jamás contada de Spiderman, La última cacería de Kraven, ha sido reeditada ya en tres ocasiones: en un tomo unitario 100% Marvel HC, dentro del volumen de Marvel Héroes La leyenda empieza de nuevo, y en el tomo nº20 del coleccionable de Salvat Spiderman: La colección definitiva. Parece que el tiempo le está haciendo justicia a esta magistral historia , y está convirtiéndose en una obra que siempre está disponible en las tiendas, como merece por derecho propio. Atrás quedan los tiempos en los que se reeditaba cada siete u ocho años y era una pieza casi imposible de conseguir. El caso es que, como es lógico por otro lado, Panini está aprovechando el tirón y reeditando también las historias relacionadas con este hito del personaje. Hace tan solo unos meses, apareció en tomo El niño que llevas dentro, reeditando por primera vez en más de veinticinco años la historia protagonizada por Alimaña y poniendo fin a una injusticia histórica. Y ahora nos llega un masivo volumen en el que se incluye El alma del cazador, secuela oficial de la Última cacería y firmada por el mismo equipo creativo. Y digo «se incluye» porque de las casi trescientas páginas, la historia que le da título ocupa tan solo 46 páginas. Vamos a darle un repaso al contenido.

el alma del cazador pg1

El alma del cazador

La historia central de este volumen no había sido reeditada todavía a la espera de una reedición que propiciara la existencia de material de calidad, que tuvo lugar en 2018, dentro de la edición Deluxe de La última cacería de Kraven, un tomo americano en el que se incluye casi todo lo que hay en el de Panini. Lo que nos cuenta DeMatteis en esta historia, acompañado en la parte gráfica de Mike Zeck y Bob McLeod, al igual que en la historia original, son las consecuencias que tuvo para Peter Parker el último enfrentamiento -hasta entonces- con Sergei Kravinoff. Que estábamos acostumbrados a que en esta época los enfrentamientos entre héroes y villanos tenían pocas o ninguna consecuencias, pero a mediados de los 80 el género dio un salto de madurez. Y aquí, el autor explora dos consecuencias que todo aquello habría tenido para Peter Parker. La primera, la clásica sensación de culpa tan habitual en Peter. La culpa forma parte de la esencia del personaje desde su mismísimo origen alrededor de la muerte del Tío Ben, y la culpabilidad por las consecuencias de sus actos es casi tan importante en el personaje como el sentido arácnido, siendo uno de los principales rasgos que lo definen psicológicamente. Por supuesto, el suicidio del Cazador tras ese último enfrentamiento deja tocado a Peter, y el final de la historia original, en una época en la que se pretendía dar una mayor profundidad a los personajes, quedaba un poco cojo. Y si la culpa de Parker no le habría dejado pasar página sin más, el estrés postraumático de haber pasado dos semanas enterrado vivo también tenía que pasar factura. Y precisamente de eso va El alma del cazador, de Peter Parker lidiando con las secuelas que le dejó toda la historia de Kraven a través de apariciones fantasmales metafóricas.

En el plano gráfico hay que señalar que, aunque Zeck sea el dibujante, en este trabajo se nota mucho más protagonismo del entintador, Bob McLeod, quedando un resultado final mucho más cercano a las obras que hemos visto de McLeod como dibujante.

el alma del cazador pg2

La primera cacería de Kraven

¿Alguna vez has escuchado una versión de una canción en la que el artista prácticamente calca la original? Piensa, por ejemplo, en la versión que Opeth hizo del Remember Tomorrow de Iron Maiden. Pues algo así es este anual de 1996 de Sensational Spider-Man: un remake actualizado pero siguiendo paso por paso la primera aparición de Kraven el Cazador allá por The Amazing Spider-Man nº 15, en 1964. Está mejor dialogada que la historia original -pese a quien pese, J.M. DeMatteis es infinitamente mejor escritor que Stan Lee-, y el dibujo de Shawn McManus es mucho más actual que el de Steve Ditko, pero el mérito que tiene es más bien escaso. Aún así, una versión de una buena historia hecha por un equipo creativo competente va a resultar también una buena historia. Pero sin alma.

El hijo del cazador

Hablemos claro: hay personajes que tienen un final tan épico que no se debería tocar nunca. Hablábamos hace poco de Mar-Vell, de Gwen Stacy… y el final de Sergei Kravinoff fue tan impactante que pasó por derecho propio a la lista de los muertos intocables. Con el tiempo, en 2010, se le resucitaría en uno de los mayores errores de la historia reciente de Marvel, pero en los 90, para tener un Cazador disponible para los títulos arácnidos se recurría a los hijos que había dejado sembrados por ahí. En 1994, Howard Mackie creó a Vladimir Kravinoff, el Cazador Macabro, que no terminó de funcionar. En el 97, DeMatteis presentó a un segundo hijo, Alyosha Kravinoff, que básicamente era un Kraven con pelos y barba largos, pero con un enfoque moral sutilmente diferente que hizo que tuviera mucho más interés que su insulso hermano Vlad.

Tenemos aquí los números 249 al 253 de Spectacular Spider-Man en los que no se incluye la primera aparición de Alyosha -tuvo lugar en el 243, seis meses antes-, pero sí la primera historia más o menos larga protagonizada por él. La lectura de estos números es un poco extraña por el planteamiento que tenía la franquicia arácnida por la época: todo era una historia río plagada de subtramas, y a la vez que la historia de Alyosha y Calipso, ex amante del Cazador original, nos encontramos con los coletazos de la Saga del Clon y con la resurrección de Norman Osborn, camuflada de una temporada viviendo en Europa retrocontinuidad mediante.

Y para rellenar…

Terminan el tomo tres números de interés limitado, un Marvel Team-Up en el que Spiderman y el Capitán América se encuentran con Alimaña en un parque de atracciones -no, no aparece Kraven-, un típico What If con el esperable título de ¿Y si Kraven el cazador hubiera matado a Spiderman? y con la calidad habitual que solía tener esta colección (para el que no la leyera en su día, la respuesta es «bastante escasa») y una simpática marcianada extraída de las páginas de la publicación humorística What The..?!, en la que Spider-Ham se enfrenta a Raven el Cazador.

spiderham what-the-el-alma-del-cazador

La calidad de las historias contenidas en este tomo no es ni de lejos comparable a la Última cacería, pero aún así son una colección interesante de material que sirve de complemento a la historia original y nos confirma lo que ya sabíamos: que J.M. DeMatteis es el mejor escritor que ha tenido Kraven el Cazador jamás.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

  • XAVI

    23 diciembre 2019 #1 Author

    Por más «remakes» que hagan, jamás conseguirán superar este arco argumental. Al igual que tantos otros de Spider-Man como «La Muerte de Jean DeWolff» (por poner uno de memoria).

  • Enrique Acebes

    Enrique Acebes

    24 diciembre 2019 #2 Author

    La última cacería de Kraven siempre ha sido -para mí, clarostá- la mejor historia que se ha hecho de Spiderman.

  • XAVI

    24 diciembre 2019 #3 Author

    Hasta ahora, Spider-Man había tratado temas adultos como las drogas (Harry Osborn) muerte de intereses amorosos (Gwen Stacy)… Lo de un supervillano suicidándose era algo nuevo y fuera de lugar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com