Cuando Gumball consigue hacerse con una figura de edición limitada de Machete Luchamucho súper difícil de encontrar, se alegra de ser tan afortunado... ¡hasta... El Asombroso Mundo de Gumball 8: Especial Secretos

Cuando Gumball consigue hacerse con una figura de edición limitada de Machete Luchamucho súper difícil de encontrar, se alegra de ser tan afortunado… ¡hasta que le roban el paquete! Con la ayuda de Darwin y Anaís, Gumball se embarca en la investigación del misterio que le llevará por toda la ciudad de Elmore… ¡Y por debajo de ella! ¡Prepárate para desenterrar los secretos más disparatados que hayas descubierto nunca!

La serie de animación El Asombroso Mundo de Gumball, creada en 2011 por Ben Bocquelet y dirigida inicialmente por Mic Graves (a quienes entrevistamos en el 34º Salón del Cómic de Barcelona, en 2016) terminó su andadura en EEUU en 2019, aunque en España se sigue emitiendo en el canal de televisión Boing, lo que nos da idea de su calidad y de lo mucho que ha calado entre el público infantil. Por otro lado, es una serie que tiene una valoración media de 8,2 en IMDb, lo cual indica que incluso los adultos han sabido apreciar las muchas virtudes de esta serie (dudo mucho que los niños puntúen series y películas en IMDb). Una de las características definitorias de la serie es la amplia diversidad de estilos de animación de la que hace gala: dibujos tradicionales, collage, stop-motion, CGI… El motivo es que su reparto está formado por personajes provenientes de otros proyectos de su creador desechados por otras cadenas. Y cada proyecto estaba pensado para un tipo de animación diferente, de manera que el resultado de unir a todos estos personajes y estilos en una sola serie no podía resultar más alocado y excitante.

gumball

Los personajes que componen el particular universo de Gumball oscilan entre los animales antropomorfos como el propio Gumball (un gato), su hermano / mascota Darwin (un pez con patas) y su hermana pequeña Anaïs (una adorable conejita de color rosa), y otros compañeros de colegio de lo más estrambótico, como una dinosaurio gigante, un robot, un globo fantasma y muchos más. Por desgracia, nada de esta locura visual está presente en este octavo volumen de sus aventuras, que está protagonizado únicamente por el trío de hermanos, con alguna aparición ocasional de sus padres y Larry, el veinteañero titular del pueblo, que pasa de un trabajo basura a otro. Lamentablemente, pues, se pierde la oportunidad de aprovechar al máximo todo el elenco de personajes de ese pueblo llamado Elmore, que es lo que realmente da vida a la serie.

Sin embargo, como en tomos anteriores, el personaje de Gumball es retratado como el vivaracho preadolescente siempre en busca del juego o juguete de moda, de ser el más guay del colegio o de evitar hacer los deberes con las excusas y los inventos más peregrinos. En esta historia, Gumball espera impaciente en casa a que llegue su última adquisición, una figura de edición superlimitada del héroe de acción del momento: Machete Luchamucho. Un error en el envío hará que él y sus hermanos emprendan una investigación que les llevará a recorrer las zonas más desconocidas de Elmore, incluyendo unos pasadizos subterráneos de los que muy poca gente parece saber. Así destaparán una conspiración que involucra a funcionarios públicos, fabricantes de juegos de mesa y conspiranoicos del fin del mundo. Así, como lo oís.

La guionista Megan Brennan (Steven Universe, Pencil Pup) es una veterana en esta serie, habiendo guionizado varias de las anteriores entregas de esta colección. Conoce de sobra, pues, a los personajes y entiende cómo deben actuar y comportarse. Sin embargo, y como decíamos antes, no le saca todo el partido posible a la locura que permite Elmore y sus habitantes, y dejar caer todo el peso de la historia sobre Gumball, Darwin y Anaïs convierte este cómic en una historieta meramente infantil, posiblemente la más floja de todas las que se han publicado en España hasta la fecha. El dibujo corre a cargo de Kate Sherron (The casebook of Rabbit Black), otra artista especializada en cómics de franquicias de dibujos animados, como Hora de Aventuras o Mi Pequeño Pony. Habiendo de adecuar su estilo al de cada serie de animación que adapta al papel, aquí Sherron respeta el diseño original de los personajes y no trata de imponer su estilo particular que, como podemos ver en su propia serie Rabbit Black, es completamente diferente. El equipo formado por estas dos autoras ha dado como resultado un cómic entretenido, ideal para niños, pero carente de la magia a la que la serie de televisión nos tiene acostumbrados.

gumball

En resumen, este octava entrega de El Asombroso Mundo de Gumball (es curioso que su ficha en la web de NORMA Editorial tenga el título en castellano, mientras que en la portada y la ficha de Whakoom se haya mantenido en inglés) cumple con las expectativas que los pequeños lectores de la casa puedan tener para con este tipo de tebeos, mientras que los lectores adultos pueden sentirse ligeramente decepcionados. Pese a todo, sigue siendo un estupendo tebeo infantil, valorándose muy positivamente el hecho de que, al igual que en otras series hermanas del mismo canal como Hora de Aventuras, no trate a los niños como pequeños tarados. Las aventuras de Gumball no envejecen, y siguen siendo igual de disfrutables hoy igual que hace casi 10 años.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com