Los adversarios de un héroe son casi tan importante para la fama de un héroe como lo potente del concepto del héroe mismo. Probablemente,... Asilo Arkham: Año Uno

Los adversarios de un héroe son casi tan importante para la fama de un héroe como lo potente del concepto del héroe mismo. Probablemente, sin la existencia de Lex Luthor, Brainiac, Bizarro o Mongul, Superman no habría sido el icono del género que es. Y si el Capitán América, en lugar de a Cráneo Rojo y al Barón Zemo se hubiera enfrentado una y otra vez al Puercoespín o al Destructor de Banderas, igual no sería considerado uno de los grandes personajes de Marvel. Pero entre todo el cómic superheroico, hay tres héroes que destacan por encima del resto por su galería de villanos. Uno de ellos, sin duda es Flash. También, aunque en la casa de la otra acera, está Spiderman. Y, por supuesto, y posiblemente por encima del resto, tenemos a Batman. Joker, Ra’s Al Ghul, Dos Caras, Espantapájaros… aparte de sus múltiples apariciones transmedia, son personajes fascinantes. Bien escritos. Tridimensionales. En este masivo Asilo Arkham: Año Uno dedicado a los sociópatas que le hacen la vida un poco más difícil al Murciélago, ECC recopila varias versiones de los orígenes -quizás no las más icónicas- de varios de ellos. Vamos a ver qué nos encontramos por aquí.

asilo arkham año uno PG1

Año Uno es uno de los títulos recurrentes más reconocibles de la editorial, quizás el más habitual después de Crisis. A raíz de Batman: Año Uno, la memorable historia de origen de Frank Miller y David Mazzucchelli, cada vez que DC quiere contar el origen de un personaje suele hacerlo o bien con un Año Uno o con un número 0. En particular, el título Year One ha aparecido en cincuenta miniseries, arcos argumentales y especiales varios desde aquel Batman nº 404 de 1987. En este volumen nos encontramos tres de esas miniseries, un anual de 1995 -año en el que los anuales temáticos eran, precisamente, especiales Year One– y varios especiales que, aún no perteneciendo a esa línea editorial, siguen su espíritu. Como suele ocurrir con las recopilaciones de material de autores y épocas diferentes, tenemos tonos y estilo bastante variados. Y sí, la calidad es bastante dispar también.

Abre el tomo con la serie de dos números de 2008 Dos Caras: Año Uno, de Mark Sable al guion y Jesús Sáiz y Jeremy Haun al dibujo, una serie limitada que vio la luz coincidiendo con el estreno de la magnífica El Caballero Oscuro de Christopher Nolan, en la que Harvey Dent fue interpretado por Aaron Eckhart. Estamos, por tanto, ante un clarísimo caso de explotación editorial de una película, pero hay que reconocer que el resultado final es bastante digno. No es la revisión más afortunada del origen de Dos Caras -ese honor quedaría para el anual de Batman de 1990, de Andy Helfer y Chris Sprouse-, pero es un producto respetuoso con la continuidad y con la historia del personaje. Por ponerle un pero, podríamos decir quizás que se inspira quizás demasiado en El Largo Halloween. Pero aún no siendo brillante, es una obra más que correcta.

asilo arkham año uno PG2

Pensando en el Joker, nos vienen dos cómics de origen a la mente inmediatamente, La broma asesina y Batman nº1 de 1940. Pero dado que La broma asesina ha sido reeditada independientemente cuatro veces por ECC en el último par de años y Batman nº1 aparece en el reciente recopilatorio celebrando los 80 años del personaje, era recomendable buscar otra opción. Y qué mejor que recurrir a Imágenes, el número 50 de la colección Legends Of The Dark Knight de 1993, escrito por un icono de DC como Dennis O’Neil y dibujado por Bret Blevins. Este número es precisamente un remake extendido de la primera aparición del personaje, no profundizando tanto en su perfil psicológico y lo que le llevó a convertirse en uno de los villanos más carismáticos de la historia del cómic, sino en el origen de su explosiva relación con Batman. Y es una muy buena muestra del gran oficio que tenía el tristemente difunto O’Neil.

Continuamos con una serie dedicada a Ra’s Al Ghul que quizás sea el punto más flojo del tomo. En esta limitada de dos números dobles de 2005, aprovechando la aparición del villano en Batman Begins y en el mismo estilo que la de Dos Caras, Devin Grayson nos cuenta la historia mediante flashbacks -en el momento de editarse esta serie, tras La muerte y las doncellas, el personaje estaba muerto- de cómo Ra’s llega a conocer las fosas de Lázaro, mientras en el presente ocurre otra cosa bastante inconexa. Una narración bastante dispersa con un Paul Gulacy lejos de sus mejores momentos. Una lástima, pero es una oportunidad desaprovechada.

asilo arkham año uno PG3

El origen del Espantapájaros, tercera serie limitada Year One del tomo, tiene un claro protagonista: el dibujo de Sean Murphy, autor del que en Casa Tortas somos muy fervientes seguidores. El autor de Caballero Blanco, Punk Rock Jesus o Joe el Bárbaro ilustra un guion de Bruce Jones que, al igual que con el de Ra’s, sale a la venta aprovechando la aparición de Jonathan Crane en Batman Begins. En esta historia en tres momentos del tiempo diferentes, nos encontramos con Batman y Robin enfrentándose al Espantapájaros en el presente mientras, flashbacks mediante, vemos su expulsión de la Universidad y sus traumas familiares durante su infancia. La historia no está mal, aunque tenga algún punto difícil de encajar con la continuidad -como si eso tuviera hoy en día alguna importancia- es entretenida, y es una de las lecturas más satisfactorias del tomo, en buena parte gracias al buen hacer del dibujante. Aunque sea uno de sus primeros trabajos y esté más cerca del cartoon que del estilo que le hemos visto en los últimos años, ya se ve la calidad que tiene este artista.

Terminada la parte de las miniseries,  pasamos a los especiales.

asilo arkham año uno PG4

El primero de ellos es Batman/Scarface: A Psychodrama, un especial de 2001 en el que Alan Grant profundiza en los trastornos psicológicos de Arnold Wesker y en la creación del muñeco de madera que le acompaña. Siendo el guionista escocés uno de los nombres más importantes asociados a Batman en los años 80 y uno de los cocreadores del personaje, nos podemos esperar exactamente lo que tenemos: un cómic hecho con oficio perfectamente coherente con lo que se ha contado previamente de él. A los lápices, Charlie «The Walking Dead» Adlard.

Batman: Mr. Freeze, de 1997, es otro más de los cómics que aprovechan el tirón de las películas. En este caso, el de Batman y Robin, donde Victor Fries es interpretado por Arnold Schwarzenegger en uno de los momentos más bajos de la historia del cine superheroico, que además fue un fracaso comercial. Afortunadamente, el cómic incluido en este tomo presenta una historia de orígenes sólida, ambientada en dos momentos en el tiempo como parece obligatorio en este tipo de productos. La triste historia de Victor y Nora es de sobra conocida, pero en manos de dos autores tan solventes como Paul Dini y Mark Buckingham no nos importa volver a leer algo que ya sabemos.

asilo arkham año uno PG5

El último personaje que nos encontramos es el Acertijo, protagonista del octavo anual de Detective Comics, uno de los mencionados de 1995… efectivamente, año del estreno de Batman Forever. Aquí, Chuck Dixon y Kieron Dwyer cuentan un origen bastante típico de Edward Nigma, acudiendo a los años jóvenes del personaje como semilla del personaje que es de adulto. Tenemos exactamente lo que esperamos de un cómic de Chuck Dixon: correcto, sin nada que replicarle, pero que no destaca por nada en absoluto. Recuerda uno el origen del mismo personaje narrado por Neil Gaiman y Bernie Mireault en Secret Origins allá por 1989 y claro, las comparaciones son odiosas.

Finaliza el tomo con una extraña inclusión: Batman número 258 de 1974. Un número en el que Batman y Robin se enfrentan a Dos Caras, más de treinta años después de la primera aparición del personaje, pero en el que no se cuenta ningún origen. ¿Qué tiene de especial este número, entonces? Que es la primera aparición, gracias a  Dennis O’Neil, del Hospital Arkham. Se reproduce en blanco y negro probablemente por no haber color de calidad disponible de este número.

asilo arkham año uno PG6

En general, es una recopilación de material razonablemente atractivo, con sus altos y sus bajos, a la que sólo hay un pero que poner: varias de las obras incluidas tenían en su edición original una página dedicada a los créditos que ha sido eliminada en este volumen, limitándose a una página al inicio con todos los autores implicados juntos sin especificar quién hace qué. Así, por ejemplo, sólo con este cómic en la mano y sin recurrir a una búsqueda por internet es imposible saber quiénes son los dos dibujantes de Dos Caras: Año Uno o quién es el colorista de Batman/Ra’s Al Ghul, un error que no se debería estar cometiendo a estas alturas y que hemos podido ver en varias editoriales durante este año. Aún así, es un material, inédito en su mayor parte, que supondrá un complemento interesante a las colecciones de los fans de Batman.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com