Hay obras que lees por tradición (o completismo, como quieras). Otras, porque sus autores son garantía de calidad. También están las que vienen avaladas...

Hay obras que lees por tradición (o completismo, como quieras). Otras, porque sus autores son garantía de calidad. También están las que vienen avaladas por una crítica unánime. Y luego están esas de las que no has oído hablar y que desconoces a los autores pero que en cuanto posas los ojos sobre ellas sabes que tienen que ser tuyas. En serio, disfrutad de la portada de este El Asesino Que Se Merece que nos ha traído Yermo Ediciones.

el asesino que se merece

El Asesino Que Se Merece es una obra aún en curso publicada por la editorial francesa Vents d’Ouest, guionizada por Wilfrid Lupano (El Hombre Al Que No Le Gustaban Las Armas De Fuego) y dibujada por Yannick Corboz. El cuarto tomo, supuestamente el último, está en preparación, y con el se completaría el segundo integral de Yermo para completar esta obra.

El planteamiento de la historia es sobradamente conocido. Dos miembros de la alta sociedad vienesa de 1900 apuestan que pueden modificar radicalmente la conducta de un pobre. Básicamente, el mismo planteamiento que en Pigmalión de Bernard Shaw, en la que Eliza Doolittle, una florista callejera, acaba convirtiéndose en una dama elegante por obra y gracia de un profesor de fonética. Esta obra de teatro fue adaptada al cine como My Fair Lady, y beben también de ella éxitos de taquilla como Entre Pillos Anda El Juego o, en menor medida, Pretty Woman. Pero en este caso, el cambio, más que experimento sociológico, pretende ser una obra de arte vanguardista con un lienzo humano. Dos jóvenes disolutos hijos de familia adinerada se apuestan que pueden coger una persona humilde, honrada y de buen corazón, y convertirlo en un asesino, el asesino que, según ellos, esa odiosa sociedad en la que viven se merece, como obra de arte subversiva y decadente. Y con esa intención entran en contacto con Víctor, un joven vendedor de flores, de familia miserable con padre violento, pero honrado y de buen corazón. Empiezan a darle todos los lujos de la vida del lado adinerado de la sociedad, como restaurantes de lujo, espectáculos, barra libre en lupanares de alto nivel y trajes de calidad. Y cuando Víctor se ha acostumbrado a esa vida acomodada, le dan la espalda y le cierran el grifo de golpe. La frustración de tener que volver a la pobreza de la que salió hace que pierda los papeles y que pretenda sacar dinero rápido y fácil para retomar el lujoso y decadente tren de vida que llevaba cuando los dos supuestos artistas estaban jugando con su vida, cumpliendo el plan que tenían para él. Y, a la vez que la mente de la víctima de este juego perverso se va desquiciando, el ritmo de la historia se va precipitando progresivamente.

Respecto al apartado gráfico, hay que decir que el para mí desconocido Corboz hace un trabajo espectacular. Son especialmente disfrutables sus paisajes urbanos, dedicándole un mimo a los fondos que viene siendo cada vez menos habitual. En los dos álbumes que incluye este primer integral, Art Nouveau y El Fin De La Inocencia, se aprecia una evolución en el trazo, siendo más grueso en el primero y más cuidado y delicado en el segundo. El color, del propio Corboz, acompañado por Catherine Moreau y Nicolas Vial, es sencillamente espectacular.

Tengo curiosidad por saber cómo va a acabar la historia. A estas alturas, sólo hay dos caminos posibles. Por un lado está la salida optimista, pensando, como Rousseau, que el hombre es bueno por naturaleza. En ella, Víctor se dará cuenta en que dirección está yendo, se arrepentirá y se reconducirá hacia una vida moralmente correcta. La otra alternativa, siguiendo la vía ideológica de Hobbes, es que la maldad es innata en el hombre, y el experimento que ha sufrido nuestro joven protagonista no ha hecho más que rascar el barniz con el que la sociedad ha tapado al lobo que lleva dentro, saliendo a la luz la auténtica naturaleza de su persona, y no habiendo vuelta atrás. Si yo tuviera que continuar esta historia, tengo claro que mi alternativa sería la segunda. Pero claro, yo soy un misántropo reconocido.

Sea como sea, no creo que falte demasiado para completar la lectura. Siendo las fechas de publicación de los tres tomos que ya hay en el mercado 2010, 2012 y 2014, todo indica que, de mantenerse el ritmo, en la primera mitad de este 2016 aparecerá el cuarto y, supuestamente, último tomo, pudiendo tener una edición en castellano hacia finales de año. Allí estaremos cuando aparezca.

 

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com