No voy a decir que gracias a mi artículo haya resurgido el tema porque aparte de sonar soberbio, sería mentira. Es un tema que...

620769_211465602319165_297854573_o

No voy a decir que gracias a mi artículo haya resurgido el tema porque aparte de sonar soberbio, sería mentira. Es un tema que lleva apareciendo desde hace tiempo y aparece y desaparece de la frikisfera con cierta frecuencia. Así que diré que mi artículo fue oportuno, porque al poquísimo de salir, Sergio Bleda creó en Facebook el grupo Artist Alley para discutir la viabilidad de la creación de un espacio como este, y aparte de numerosas reacciones en distintos blogs y aquí mismo, en la sección de comentarios, el grupo de Facebook explotó. Explotó porque las reacciones fueron desbordantes. El que quiera leerlas todas que coja un paquete de pipas y se arme de paciencia, porque es absolutamente desproporcionado:

https://www.facebook.com/groups/157863104387071/

Como era de esperar, este tipo de debate aporta cosas buenas y cosas malas. Las buenas es que se plantean sugerencias bastante interesantes, que podrían dar un aspecto diferente a la idea. La mala, es que hay quien aprovecha este tipo de movimientos para hacer su negocio, bien sea el de buscar dinero, buscar protagonistmo y el peor de todos, buscar enemigos. Ya lo apunté en el anterior artículo, y lo repito: No me gusta que se falte al respeto a la gente. Llamadme romántico, pero mi padre me “maleducó” así. De este modo, cuando veo a fans llamar aprovechados o muertos de hambre (aunque sea con otras palabras) a algunos autores; y veo a autores hablando de los fans como si fueran buitres cazadibujos, pues me molesta. Aunque tuvieran razón. Y eso se ha visto con relativa facilidad en ese grupo de la famosa red social. Prefiero la gracia de gente como Rafa Marín o Carlos Pacheco (que para algo son gaditanos) con su batalla de sonetos: Rafa Marín comenzó con el suyo.

Mientras por competir por un dibujo

una horda de frikis en campaña

se olvida que esta moda, aquí en España,

no tiene tradición, pues no es orujo.

Mientras como un esclavo o un cartujo

dibuja caras y caras y no engaña,

el pobre dibujante, con gran saña,

se pierde ante tanto aprendiz de brujo.

Son tebeos, señores, no obras que antes

pudieran colgar en pinacoteca.

Ustedes son lectores, no marchantes.

Su sitio está mejor en biblioteca.

No atosiguen ya más, no sean pedantes.

Déjenlo respirar: tiene jaqueca.

A lo que Pacheco le contestó:

No será tradición en España

Pero jamás se ha visto a dibujante

Quejarse, Dios mediante

De que gratis le salga una caña

Olvidemos la migraña

Y quíteme allá lo enervante

Pues todo lo que aumente el montante

Haré gustoso y sin saña

Así que llámelo garabato, o item plus, ¡dibujillo!

Más no olvide, ¡oiga!, nunca

Que nos salva de algún apurillo

El avance, mire usted, no se trunca

No se pase de listillo

Todo sea que se vuelva a la olvidada espelunca

Así, sí… Jajajaja. Pero dejando aparte a los bromistas con gracia y a los irrespetuosos, se han puesto sobre la mesa varios temas interesantes, y reacciones: Autores a favor o indiferentes y fans para todos los gustos. Se ha planteado el tema de quién merece estar en ese espacio y quién no, de si habría que poner trabas a los “no-profesionales”. ¿Por qué? Esto es un negocio para que el artista intente vender su trabajo, esté o no trabajando para una gran editorial. Evidentemente, agentes de artistas como David Macho se muestran completamente en contra. Macho escribió un artículo en su blog hablando del tema ( http://dependedeldia.blogspot.com.es/2013/04/artists-alley-espacio-de-autor.html ). Su visión puede gustar o no, pero es coherente con su posición, las cosas como son. Pero si hay algo que a mí me da miedo de todo este tema es que entiendo a los autores, pero es algo que tiene el potencial para ser usado por intermediarios para sacar provecho. Sería muy fácil que un agente de autores, una editorial española (o incluso americana), e incluso un organizador de evento viera una fuente de ingresos en esto. Y sería muy fácil desvirtuar la idea original. El Torres habla de ellos al exponer su opinión en el grupo, y sin haber Artist Alleys en España ya sucede. Así que imaginaos si se hiciera. Y no es el único peligro, ya que si el asunto funciona, creo, y esto sí es una opinión personal, que habría algún autor de los que he conocido en los salones a los que he acudido (pocos, por suerte), que no actuarían igual en las sesiones de firmas “gratuitas”. Seguro que harían meros garabatos si son gratis y emplazarían a la gente a pasar por caja. ¿Cómo se podría decir a un autor invitado hasta dónde deben hacer en las colas de firmas al uso?

También volvió a salir (cómo no) el tema de los fenicios de dibujos en eBay. Debo ser muy torpe porque sigo sin encontrarlos, pero hay muchos artistas que están indignadísimos con ellos. Hay otros que hablan de que es una práctica muy habitual en EE.UU. y en Francia. Pero es que estamos en España, y se está hablando de organizar Artist Alleys en España, no en EE.UU. ni en Francia. Nadie ha aportado un enlace para mostrar que es una práctica habitual en nuestro país, pero muchos hablan como si así fuera. No lo pondré más en duda, pero yo no lo veo así.

Y por último hay un tema que sí me resulta bastante cómico. Hay muchos autores que como decía, hablan (bajo mi punto de vista) de manera irrespetuosa de los fans diciendo cosas como que aquí en España todos creemos que las cosas son gratis y bla bla bla. Vale. Pero esos mismos, cuando se les pregunta cómo se debería declarar esta actividad económica, no dudan ni un segundo en decir que se debe pagar en negro, que de factura ni hablar. O sea, que yo, como buen español, soy un aprovechado porque quiero que me den las cosas gratis, pero a ti, que sí eres un tipo honrado y digno… te pago en negro. Ver para creer.

neal-adamsEn definitiva, no quiero cerrar este artículo con una impresión negativa. Es más, yo estoy a favor del Artist Alley en España que propone Bleda en su artículo ( http://trazolineamancha.blogspot.com.es/2013/04/un-artist-alley-en-espana.html ). A mí me gustaría poder entrar en una sección donde comprar una serigrafía limitada de un autor que me gusta por un precio razonable, o incluso encargar (cuando tenga dinero, si es que lo tengo algún día) una comission en condiciones a uno de mis autores favoritos. Pero que nadie piense que todo sería fácil. Los primeros años serían bastante difíciles, hasta conseguir eliminar malas prácticas y aprender según el modelo prueba-error que lleva funcionando años. Pero ni todos los que pedimos dibujos somos unos buitres carroñeros, ni creo que sea un trabajo en balde, porque yo he comprado muchos cómics de autores a los que he conocido gracias a un salón o encuentro. Y por otro lado, me parece completamente razonable que, ADEMÁS del modelo que funciona actualmente en España, se pueda ampliar con una zona donde pagar por un original, o una comission. A ver adónde llega todo esto, la última palabra, nos pongamos como nos pongamos, la tendrán los organizadores de salones españoles.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com