Casi un año ha tardado en llegarnos el cuarto tomo con las aventuras de Ariol, el burro preferido de los más peques de la... Ariol 4: Una preciosa vaquilla

Casi un año ha tardado en llegarnos el cuarto tomo con las aventuras de Ariol, el burro preferido de los más peques de la casa. Harperkids publica Ariol 4: Una preciosa vaquilla, con doce nuevas aventuras de Ariol, Pétula, Ramono, Mosquita y el resto de personajes a los que cada vez vamos conociendo mejor.

Como ya estamos acostumbrados, en las páginas de este libro podemos encontrar historias sencillas, contadas para que un niño de 6 a 10 años pueda disfrutarlas, entenderlas y reírse y pasarlo bien con ellas. A estas alturas, los niños ya conocen a los personajes, y están cada vez más familiarizados con la personalidad de cada uno de ellos, y saben que Ramono es todo un desastre, que Ariol sigue enamorado locamente y en secreto de Pétula, pero que a su vez Mosquita está enamorada de Ariol.


Lo que sí me gusta es cómo emplean los autores el tema de las distintas razas de animales para hacer historias en las que se hable de igualdad, de convivencia entre razas y de no despreciar a nadie por el color de su piel o por simplemente ser diferente. Creo que los autores conocen muy bien el arma que tienen para poder introducir ideas conciliadoras en los más pequeños. Es el caso de la segunda historia incluida, La falsa gripe, en la que una sospecha de gripe aviar crea una alarma en el colegio y habrá niños que no quieran jugar con las aves de la clase por el temor al contagio. Una historia que se podría contar igualmente entre humanos con el SIDA, por ejemplo, y que tendría el mismo mensaje de que la mejor barrera contra la enfermedad es conocer cómo se transmite y cuáles son los síntomas.

Se tocan muchos temas, casi de pasada, y ocultos en unas historias muy sencillas e inocentes, sin demasiado mensaje para no confundir a los más peques. Pero esos temas son tan cotidianos que probablemente muchos niños se sientan identificados con ese tío alocado que vive al día, lejos de esa vida familiar más rutinaria; o de la diferencia generacional entre los padres y los hijos, con esa historia en la que la madre de Ariol rememora sus bailes de juventud mientras juega con el pequeño Ariol; hasta otras cosas más sencillas como los juegos de recreo, los grafitis, o las fotos de grupo que se hacen para la clase.


Boutavant sigue utilizando una estructura de páginas de 3-4 viñetas que, además de ser la adecuada para el tamaño reducido del libro, suponen una lectura ágil y nada pesada para los que todavía no tienen un gran hábito lector. Cada especie animal está muy bien caracterizada, y tiene un aspecto atractivo para los niños.

Una obra que gustará a los más peques, y que resulta una lectura tranquila, que transmite valores sin dejar de ser entretenida y atractiva para ellos. En estos tiempos en que todo tiene que ser rápido y dinámico, Ariol sigue siendo un pequeño oasis que muchos padres podemos encontrar imprescindible para intentar aficionar a la lectura a los niños.

Lo mejor: La historia de la gripe aviar me ha parecido muy inteligente.

Lo peor: Hay que tener clara la franja de edad a la que están dirigida, pues niños mayores o adultos pueden encontrar la lectura algo ingenua.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com