En su reseña de ayer sobre la miniserie de Espectro de Seda, Alejandro calificaba el proyecto Antes de Watchmen como «absolutamente innecesario». La verdad... Antes de Watchmen: Minutemen

En su reseña de ayer sobre la miniserie de Espectro de Seda, Alejandro calificaba el proyecto Antes de Watchmen como «absolutamente innecesario». La verdad es que no puedo estar más de acuerdo. Cuando se anunció el proyecto todo sonaba a maniobra desesperada de marketing y, de paso, otro ejemplo más de DC metiendo el dedo en el ojo de Alan Moore. Así que decidí no acercarme a estos nuevos tebeos que contaban el pasado de los personajes de Watchmen. Y viendo las críticas que aparecieron en su día, tenía la sensación de haber acertado en mi decisión.

Sin embargo, durante los años un montón de gente me ha hablado muy bien de Antes de Watchmen: Minutemen. Así que cuando ECC Ediciones publicó el tomo recopilatorio con la miniserie, decidí tragarme mis escrúpulos y agenciarme el tomo. ¡Y qué razón teníais, compañeros!

Antes de Watchmen: Minutemen

Antes de Watchmen: Minutemen

Antes de Watchmen: Minutemen fue publicado originalmente como una miniserie de seis números con guión y dibujos del gran Darwyn Cooke y color de Phil Noto. El tebeo nos cuenta el pasado de los Minutemen, el primer gran grupo de héroes enmascarados de los Estados Unidos del universo Watchmen. A través de los recuerdos de Hollis Mason, el Búho Nocturno original, iremos descubriendo los orígenes del grupo, su ascensión a la gloria y la fama, y su posterior caída en desgracia.

La narración se organiza a través de flashbacks de un Mason que, en el presente de la historia, acaba de terminar de escribir su autobiografía Bajo la máscara y tiene que enfrentarse a la reacciones de sus antiguos compañeros. Aunque es un recurso obvio para contar este tipo de historia, Cooke lo utiliza de un modo muy inteligente, poniendo en paralelo lo que fueron esos personajes con lo que han acabado en convertirse.

Otro gran acierto de Cooke es limitarse mucho en aportar cosas de su propia cosecha sobre los Minutemen. Realmente hay muy poquita información en este tebeo que no supieramos ya tras leer Watchmen. Muchas escenas son recreaciones con más detalle de cosas que de un modo u otro ya se habían contado en los tebeos de Moore y Gibbons. Se nota el respeto y el conocimiento de Cooke de la obra original y las pequeñas cosas nuevas que aporta se integran de forma orgánica con lo que ya sabíamos. Nada rechina, no hay personajes que parezcan fuera de sitio o situaciones que suenen a «fanficción» (no como otras obras más recientes ambientadas en el universo de Watchmen).

Los personajes resultan completamente vivos y complejos, mostrándonos sus glorias y miserias. Cooke hace un grandísimo trabajo detallándonos los conflictos internos entre los componentes de los Minutemen, así como las contradicciones entre sus actitudes y la moral americana de la época. En particular destacaría tres lineas argumentales de la historia: el tratamiento de Polilla y su descenso al infierno de la locura y el alcoholismo, el triangulo de amor/odio entre Espectro de Seda, su marido y el Comediante y, por último, la relación entre Búho Nocturno y Silueta. Pero todo lo que se nos cuenta tiene un lugar en la historia y al final conseguimos entender mejor por qué un grupo de gente decidió un día enfundarse unas mallas y una máscara para luchar contra el crimen y la injusticia. Y también por qué al final sus conciudadanos decidieron darles la espalda.

Antes de Watchmen: Minutemen

Antes de Watchmen: Minutemen

Respecto al dibujo, Darwyn Cooke no renuncia a su trazo minimalista y con cierto aire cartoon, pero aprovechando muchos de los recursos narrativos de Watchmen. La composición de página en cuadrícula de 3×3 esta aquí también muy presente. Cooke añade como elemento nuevo la inclusión de viñetas circulares sobre la cuadricula original, que además utiliza como contraste entre lo que se narra en el segundo plano con lo que destaca en la viñeta circular. Otro recurso que rescata es la transición abrupta de escenarios entre dos viñetas consecutivas, pero manteniendo la misma composición interna y geométrica. Todo esto consigue dar al tebeo de una coherencia formal excelente, en continuidad con la obra original, pero con suficientes elementos nuevos para destacar por sí misma, sin ser un mero calco de lo hecho por Moore y Gibbons.

El tomo de ECC se completa con otras dos historias de Antes de Watchmen: la miniserie de dos números sobre Molloch, de Straczynski y Risso, y el especial de Dolar Bill, de Len Wein y Steve Rude. Son tebeos cuya lectura no molesta, y se entiende que se hayan incluido en este tomo, pero están muy lejos de la obra de Cooke.

En definitiva, Antes de Watchmen: Minutemen es el ejemplo perfecto de que de cualquier proyecto, por superfluo o alocado que parezca, siempre pueden surgir grandes joyas. Un tebeo que gustará a la mayoría de fans de Watchmen y a todos los fans de Darwyn Cooke. Porque en el arte, la literatura, el cine, el cómic, etc… todas las obras son innecesarias… hasta que las leemos y algunas mágicamente se convierten en imprescindibles. Como ésta.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Antes de Watchmen: Minutemen
J. Michael Straczynski
Precio: EUR 25,65
Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star
Compartir:

Ángel Ruiz

De pequeño fue testigo de como sus G.I. Joes eran devorados por su perro. Desde entonces, para superar el trauma, pasa las noches consumiendo todo tipo de subcultura: ciencia-ficción, fantasia, tebeos, películas, series... nada es suficiente para olvidar esa imagen de Destro entre las fauces de su mascota.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com