Bueno, bueno, bueno. El tebeo que hoy nos ocupa es una obra muy especial que francamente, nunca pensé que llegaría a ver reeditada. Estoy... Ángel Exterminador, de Iron

Bueno, bueno, bueno. El tebeo que hoy nos ocupa es una obra muy especial que francamente, nunca pensé que llegaría a ver reeditada. Estoy hablando de Ángel Exterminador de Iron, un personaje cuyas peripecias se pudieron ver a lo largo de muchos números de la revista El Víbora durante los años noventa. En concreto entre 1991 y 1999, tanto en la revista regular como en el especial Violencia, el autor Iron dió rienda suelta a las acciones de Ángel, un personaje distinto a lo que solemos ver.

angel

Portada de la edición anterior

Hay que poner un poco de contexto. Y es que tanto obra como autor pertenecen al movimiento de cómic underground español que tanto ruido hizo en los años ochenta y noventa. Iron, de nombre Carlos Hierro Nin, canalizó toda la rabia de una juventud que no sabía muy bien a que atenerse a través del personaje de Ángel, como si de una película de género quinqui hiperbolizada e hipervitaminada se tratase. Las historias aquí recopiladas (dos largas y dos cortas) nos invitan a conocer a Ángel, uno de los protagonistas más inclasificables de todos los tiempos.

Antes que nada hay que decir que este tebeo no es para todos los públicos. Los niveles de violencia que se muestran en él son desmesurados, y en la misma consonancia va la incorrección política que salpica cada una de las páginas. Tanto, que hoy en día creo que sería inimaginable que se publicase un tebeo así, tan cafre, tan burro, tan antisistema. En definitiva, señas de buena parte del underground reivindicativo e inconformista que llenó revistas como la mencionada El Víbora, Makoki o El Jueves en su mejor época.

Iron

Conozcamos mejor a nuestro protagonista. Ángel es el hijo del comisario. Vive en una Barcelona pseudo futurista que no tiene nada glamurosa, más bien lo contrario, la gente apenas tiene para comer o ganarse la vida y las pandillas están a la orden del día. Un buen día Ángel viaja en el metro y lía una masacre sin distinguir mujeres, hombres o niños. Sin ningún motivo aparente, simplemente porque puede y porque le apetece. No pretende cambiar el mundo, simplemente quiere liarla parda. Esto es solo un ejemplo del nivel de sadismo que empapa cada página de Ángel Exterminador. Un cómic que no pretende dar lecciones de nada, más allá de servir de válvula de escape, de divertimento puro y duro.

Sí que podríamos decir que Ángel Exterminador es una metáfora exagerada de la crispación de la juventud del momento por la mencionada incertidumbre futura que les ha tocado vivir. De hecho, el propio Iron tuvo que abandonar el mundo del cómic para dedicarse en exclusiva a su carrera como tatuador porque, por desgracia, como todos sabemos en España no hay una industria que pueda servir de sustento al noveno arte, con las consecuencias que eso tiene.

Iron

Menos mal que para la posteridad nos quedará esta obra en la que Iron firma un guion sin límites, sin tapujos y totalmente amoral. Una carrera a todo rabo sin frenos que posiblemente le dé una patada en los cataplines a los estómagos sensibles de ofendiditos varios. Pues bien, esto no es para ellos. Ángel Exterminador es actitud, es rabia, es acción ilimitada, es humor tan negro que ciega, es mala leche sin concesiones.

Comentaba más arriba que Iron ya no se dedica al mundo del cómic. Esto es una verdadera pena porque era verdaderamente talentoso. En Ángel Exterminador podemos ver historietas en bitono, en blanco y negro (que son puro noir) y a todo color. Tres estilos que nos dejan ver el poderoso arsenal artístico del autor. Su narrativa es explosiva, su composición de página te vuela la puta cabeza. Rostros duros sobre figuras caricaturescas. Muchas veces parece que estás leyendo un tebeo de 2000 AD.

Para el final dejamos la sensacional edición que ha realizado La Cúpula con encuadernación rústica con sobrecubierta, ilustraciones realizadas para la ocasión y papel de buen gramaje. La única pega es que he echado de menos algún artículo más sobre la obra y la época en que fue realizada.

Si queréis pasar un buen rato, haceros con Ángel Exterminador.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com