La Cúpula editorial reedita el tomo American Splendor: Los cómics de Bob y Harv. En él se recogen todas las colaboraciones entre Harvey Pekar y... American Splendor: Los cómics de Bob y Harv

La Cúpula editorial reedita el tomo American Splendor: Los cómics de Bob y Harv. En él se recogen todas las colaboraciones entre Harvey Pekar y Robert Crumb en la revista American Splendor entre los años 1980 y 2003. Incluye material de todo tipo, desde tiras de tres viñetas hasta historias de 6 páginas con un formato 3×4 viñetas, pasando por portadas. El 95% es material en B/N aunque incluye las portadas de la revista ilustradas por Crumb a color, así como las dos primeras historias de esta recopilación.

American Splendor
Si conocéis American Splendor, sabéis que no hay una sinopsis para resumir. Si no la conocéis, se trata de una revista que comenzó a autoeditar Harvey Pekar, donde contaba historias autobiográficas, que podían ir desde una anécdota aislada hasta reflexiones sin más, quejas sobre algo que le había pasado o lo primero que se la pasara por la cabeza, sin necesidad de que tuviera una estructura narrativa (en cuanto a historia). Contaba con ilustraciones de gente como Gregory Budgett, Gary Dumm, Gerry Shamray o el propio Crumb. Pekar era un tipo que había pasado gran parte de su vida trabajando de oficinista y que había invertido una gran parte de sus ingresos en su colección de discos de Jazz. Gran parte de estas historias las vemos reflejadas en las historias de Jack el Botones, su alter ego viñetístico.

En estas historias aquí incluidas, vemos muchas historias de Jack junto a gente como el Señor Boats o Rollins, otros conserjes del edificio, cada uno con su personalidad muy exagerada. Pero también vamos a ver muchas historias que seguro que dejan un poco a contrapie al lector ocasional, porque como comentaba, te puede contar cómo viene un amigo a visitarle y es muy gorrón e intenta aprovecharse de él, pero también te puede contar cómo va a hacer la compra al supermercado y le tocan señoras mayores que le retrasan, o cómo un chico habla con un viejo brasileño y este le regala un poncho… sin más. Eso sí, si algo no se le puede recriminar a Pekar es falta de sinceridad. Hay por ejemplo una historia que se llama Andando y charlando. En ella vemos a Jack (Harvey) andando por el edificio y charlando con gente con la que se cruza. Sin más.

American Splendor
Pero tal vez lo más interesante de este tomo sean las puramente autobiográficas, como las historias de Jack en las que se confiesa como un coleccionista compulsivo que se deja el sueldo comprando música e intenta conseguir ingresos extra trapicheando con vinilos en la oficina; y sobre todo las historias que comparte con Robert. Es curioso, y es algo que se ve claramente en ambas introducciones a cargo de cada uno de los autores, pero tanto Pekar como Crumb se tienen perfectamente calados el uno al otro y, a pesar de describirse como gente con importantes defectos de personalidad o simplemente de comportamiento, se respetan mucho el uno al otro. A la hora de hablar de la faceta profesional no leerás ni una sola palabra neutra de ninguno de los autores acerca del otro. Todo lo contrario: Pekar reconoce a Crumb como, posiblemente, uno de los mejores dibujantes del mundo, mientras que Crumb reconoce la maestría de Pekar al escribir historias que aparentemente no deberían interesar a nadie, y sin embargo le han proporcionado un sustento durante décadas, y el reconocimiento de la comunidad artística.

Muchas de las historias contenidas en American Splendor se han convertido en obras de teatro. También existe una película bastante interesante con el título de la revista, dirigida por Shari Springer en 2003 e interpretada brillantemente por Paul Giamatti. En esa película entenderemos algo mejor al controvertido artista que falleciera hace ya casi ocho años. Por supuesto, aparecen en ella desde el propio Crumb hasta algunos de los personajes de las tiras como el señor Boats.

American Splendor
En definitiva, American Splendor: Los cómics de Bob y Harv.

Evidentemente este no es un cómic para todos los públicos. Tienes que saber qué vas a leer y conocer algo de Pekar si no quieres quedarte con el ceño arrugado mientras lo lees. Pero si eres un habitual del cómic Underground y conoces la obra de Harvey Pekar, sin duda para mí no ha habido nadie que dibuje mejor sus historias que el genial Robert Crumb, un tipo que es capaz de ilustrar una historia en la que el 60% son viñetas de Jack hablando al lector y las dibuja todas, no hace jamás un corta y pega. Y por supuesto, la expresividad que consigue alcanza sus cotas más altas con él. Una combinación brillante entre dos autores sobre los que apetece investigar. Si algo te da American Splendor es curiosidad sobre Pekar y su relación con esos compañeros de trabajo y amigos al fin y al cabo.

Lo mejor: El dibujo de Crumb, soberbio. La maestría narrativa de Pekar que hace digeribles algunas historias absolutamente insulsas.

Lo peor: Si no conoces a Pekar o la revista American Splendor, tal vez deberías echar un vistazo a este tomo antes de comprarlo.

Para seguidores de Pekar y Crumb. Para aficionados al cómic Underground. Para saber más de las biografías de sus autores.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
American Splendor
Pekar Harvey
Precio: EUR 16,62
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com