En 2019 se cumple el cuarenta aniversario de la saga Alien. Casi sin comerlo ni beberlo, han pasado cuatro décadas desde que, en 1979,... Aliens: Órbita muerta de Jason Stokoe

En 2019 se cumple el cuarenta aniversario de la saga Alien. Casi sin comerlo ni beberlo, han pasado cuatro décadas desde que, en 1979, se estrenó una extraña película titulada Alien. Poco se sabía de ella… Solo que estaba dirigida por Ridley Scott y suponía su segundo largometraje (aunque ya tenía una larga carrera en TV). El cartel estaba formado por un huevo de extraño aspecto y una frase que rezaba: “En el espacio nadie puede oír tus gritos”.

El resto es historia: una larga saga en el cine donde solo merece la pena la secuela, otro par de cintas coprotagonizadas por los depredadores (monstruos también de la Fox) y muchos proyectos transmedia de diversa calidad. Así, llegamos al año 2017, donde Dark Horse (que es la propietaria de la licencia para sacar tebeos, cosa que lleva haciendo desde finales de los años 80) decide encargar a Jason Stokoe una miniserie de cuatro números que nos devuelva la saga a sus orígenes. En las primeras fases de este proyecto, Stokoe planeo una historia más cercana al Aliens de James Cameron, con un montón de marines pegando tiros a hordas de xenomorfos. De hecho, Stokoe ideó al protagonista Wassy como un trasunto de Charles Bronson o de Chuck Norris en el espacio.

¿Por qué volver a los orígenes? Pues porque si algo no está roto, es mejor no arreglarlo. En los últimos años hemos visto cómo las malas ideas de Prometheus llegaban hasta las viñetas en unos crossovers carentes de emoción que también incluían a depredador. También hemos visto a estos bichos cara a cara con el Juez Dredd. Y si cuando mejor te funcionan estas apasionantes criaturas es cuando las juntas con Batman, Superman y compañía, es que algo no va bien.

aliens-dead-orbit-03

El concepto de Alien es muy poderoso: Una raza salvaje, de bichos ciegos que crecen desde que salen del huevo y consiguen transmitir un parásito a otra forma de vida basada en el carbono para, poco después, emerger a lo bestia como un Chestburster (o rompepechos) y de ahí pasar a la fase adulta, que es cuando se convierte en un hijo de puta de cuidado: una doble mandíbula retráctil, una cola que puede cortar casi lo que sea y un torrente sanguíneo formado por ácido. Estas criaturas son sencillamente fascinantes.

Pues en Aliens: Órbita muerta es lo que encontramos. Tenemos a cinco protagonistas, que son los únicos habitantes de una estación espacial de la compañía comercial Weyland-Yutani, que un buen día aparece flotando a la deriva. En esta nave hay ocho tripulantes. Tres están en cápsulas criogénicas estropeadas, pero ¿y los otros cinco? Ahí está el meollo de esta miniserie de cuatro números que se lee en un suspiro y que deja con ganas de más.

Jason Stokoe se encarga del guion y del dibujo y nos devuelve a los orígenes de la mitología. Bien es cierto que esta historia encaja cronológicamente antes de Alien 3, pero en ella encontraremos todos los elementos que hicieron famosa la cinta de Ridley Scott: Un ambiente opresivo, silencio, paranoia y una creciente sensación de desesperación cuando cinco seres humanos se enfrentan a lo desconocido. Órbita muerta es un relato salvaje, cruel, sangriento, que demuestra que los Aliens no son mejores ni peores que el ser humano, simplemente son una especie que es fiel a su naturaleza, con todo lo que eso implica.

alien-spread

Hasta el momento no había leído casi nada de Stokoe. Conocía su póster para la antología VHS (el fragmento titulado Amateur Night) y algunas historias cortas. Sin embargo, con este trabajo, el miembro del estudio Yash Comics (del que también forma parte Brandon Graham) ha dado el do de pecho a todos los niveles: Desde el acabado final con el color, pasando por la obsesiva narrativa, el enorme número de viñetas, la cantidad de recursos estilísticos y sobre todo su obsesión por el detalle. El estilo de Stokoe bebe de mil fuentes: podemos ver influencias de Katsuhiro Otomo, de Masamune Shirow o de sus compatriotas Richard Corben y Geoff Darrow. Aliens: Órbita Muerta es un tebeo de palomitas, para leer una primera vez sumergiéndote en la historia y una vez terminado volver a empezar parándote un buen rato en cada plancha para admirar el arte del autor. La edición de Norma incluye muchos extras como portadas alternativas y algunas muestras de la propuesta inicial de Stokoe con anotaciones suyas, muy interesante.

Posiblemente estemos ante el cómic que mejor ha sabido captar la magia de la película, siendo desde luego el mejor dibujado. Corred a por él.

alien
Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com