Si le preguntas a cualquier fan de Alien cuál es la película clásica menos afortunada (esto es, antes de que la franquicia se viniera... Alien 3: El guion no filmado

Si le preguntas a cualquier fan de Alien cuál es la película clásica menos afortunada (esto es, antes de que la franquicia se viniera abajo con Prometheus y Covenant), prácticamente todos te dirán que el patito feo de la saga es Alien³. Cierto es que es notablemente inferior a las dos entregas anteriores, aunque tiene ideas y escenas más que defendibles, pero su rodaje estuvo plagado de problemas, entre los que podríamos citar un David Fincher debutando como director, injerencias de la productora, plazos de entrega difícilmente conseguibles, cambios en el equipo de producción… y reescrituras varias de guion. De hecho, el primer guion que se escribió para esta película se encargó a William Gibson, renombrada figura en el mundo de la ciencia ficción, y de esta primera escritura llegaron a la película final un par de conceptos sueltos. Siguiendo la línea de la adaptación a cómic del primer guion que George Lucas escribió para Star Wars, Dark Horse ha hecho lo propio con el guion de Willian Gibson para Alien³. Vamos a ello.

alien 3 pg1

Contextualicemos esta obra antes de nada. William Gibson recibió el encargo de este guion en 1987, durante los últimos años de la Guerra Fría. No es demasiado de extrañar, por tanto, que haya un componente político en la historia que, leído hoy en día, resulte un tanto desfasado: nuestro xenomorfo preferido hace acto de presencia en un conflicto entre los Marines Espaciales y los Comunistas del Espacio. Sí, en serio. Bueno, realmente se llaman Unión de Pueblos Progresistas, pero es lo que hay. Tenemos dos potencias de la Guerra Fría intentando utilizar al Alien como un arma. Quizás en su día tuviera algo de sentido -recordemos que tan solo dos años antes de ese 1987 se estrenó Rocky IV-, pero el trasfondo de la historia que escribió Gibson no ha terminado de envejecer bien.

Según el propio autor cuenta en la introducción del cómic, Gibson ya era fan confeso de las dos películas de Alien cuando recibió el encargo. El gran problema que hubo en la producción de esta historia es que, mientras que David Giler y Walter Hill esperaban una historia en la línea de lo que solía escribir el autor de Neuromante, Gibson pensó que lo más correcto era plantear una historia con una temática y ambientación coherente con lo visto en las dos primeras entregas de la saga. El resto es historia: Giler y Hill decidieron que para hacer más de lo mismo no habían necesitado acercarse a un escritor de renombre, descartaron las dos propuestas de Gibson -la que aquí se adapta es la segunda- y terminaron rodando una versión reescrita por ellos mismos de una historia de Vincent Ward, director de Más allá de los sueños. Por cierto, Ward fue el cuarto al que se le encargó un guion para esta película. Tampoco fue el último, dicho sea de paso.

alien 3 pg2

El punto de arranque de la historia ya nos deja claro que estamos ante una historia totalmente distinta de lo que vimos en el cine. Los cuatro supervivientes de Aliens -Ripley, Hicks, Bishop y Newt- siguen vivos aquí, aunque Ripley no ha despertado de su hipersueño. La Sulaco se desvía de su rumbo y acaba en territorio de la mencionada Unión de Pueblos Progresistas antes de llegar a la estación Anchorpoint, propiedad de Weyland-Yutani, violando un tratado de no agresión y la tensión entre ambos bloques se dispara. Sí, la verdad es que muy sutil no es.

Esta historia, aunque funciona perfectamente como continuación alternativa de Aliens, tiene algún que otro problema notable. El principal es que Gibson juega a su antojo con el ciclo reproductivo de los Xenomorfos y todo queda un poco raro. Habiéndose decidido por escribir una historia lo más fiel posible a lo que el espectador había visto previamente, innova en uno de los elementos más característicos de la franquicia y lo hace de una forma no precisamente afortunada. Sí es cierto que en la versión de la historia que finalmente se estrenó en salas comerciales hay un toque que recuerda en cierto modo a la idea que plantea Gibson: los Xenomorfos adquieren ciertas características del organismo en el que han sido incubados.

Otro problema que se aprecia aquí es que el entorno en el que se desarrolla la historia está definido de forma muy vaga. Más allá de que la UPP es un trasunto de la URSS y que Anchorpoint pertenece a Weyland-Yutani, no sabemos prácticamente nada de ninguno de los dos bandos. No sé si eso es una característica del guión original o se debe a que el autor del cómic, el casi desconocido Johnnie Christmas, no ha estimado oportuno dedicar páginas de esta obra a explicar trasfondo sociopolítico, pero el resultado final es una historia en la que el fondo queda abocetado para dedicarse a otras cosas.

alien 3 pg3

¿Merece la pena entonces este cómic? A ver, no es el mejor cómic inspirado en la franquicia cinematográfica. Personalmente, me parecen muy superiores los publicados por la propia Norma hace ya casi treinta años en la Serie Nostromo, el one shot Salvación + Sacrificio, o mencionando obras más recientes, Órbita Muerta. Pero tampoco lo pondría entre los peores. Es una obra correcta, que nos presenta una historia alternativa que pudo ser y no fue, y que como curiosidad para los fans de los Aliens tiene mucho interés.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com