Álvaro Terán, artista cántabro nacido un lunes como Solomon Grundy, es un tipo con un humor sutil como una bola de demolición, blanco como... Abierto en canal, de Álvaro Terán

Álvaro Terán, artista cántabro nacido un lunes como Solomon Grundy, es un tipo con un humor sutil como una bola de demolición, blanco como un concierto de Mayhem. Un autor con unas características que nos conquistó desde que lo conocimos hace casi cuatro años con Tricky Trapper Camp. Así que la llegada de Abierto en canal, tercer tomo que publica como autor completo, era una lectura obligatoria, incluso antes de saber de qué demonios nos iba a hablar aquí.  ¿Televisión? Uf. Un tema que me pilla un poco lejos, pero vamos a ver qué tal.

abierto en canal teran fandogamia 2

Lo confieso: desde que existe la televisión a la carta me he convertido en un espectador activo. Que si me apetece ver una peli me la pongo, que si quiero ver una serie elijo la que quiero, y si quiero ver uno o cinco capítulos lo decido en función de mis apetencias y tiempo disponible. Atrás han quedado los tiempos del zapping, del «a ver que ponen en la tele» y de cambiar de canal para quedarte catatónico viendo las paridas que suelta una choni que se ha hecho famosa porque años atrás le tocó la chorra a un torero. Y reconozco que este nuevo perfil de espectador, cada día más frecuente, es en cierto modo un discapacitado social. Es (soy) una persona que se queda pensando «de qué coño hablarán» cuando los colegas, tomando unas cervezas, se ponen a hablar de tal anuncio o de no sé qué programa en el que un médico trata a gordos. Vamos, que para mí «no sé, Rick, parece falso» es un meme, no un programa de la tele. Así que mi primera aproximación a Abierto en canal tenía a partes iguales expectación por el autor y miedo por la posibilidad de no entender de qué demonios iba a hablar.

Quizás Abierto en canal sea una obra que vaya a entender más alguien que pase tiempo frente a la televisión. Hay momentos en los que no sabes si Casados a primera vista es un programa que existe de verdad o una sátira que Terán hace de un género un tanto vergonzante, y lo mismo pasa con las salidas retratadas de Pablo Motos, Cuñado Rancio Mayor del Reino. Pero tampoco hace falta conocer todo de lo que habla: muchos de los programas referenciados en este tomo se han convertido en cultura popular a través de los mencionados memes y conversaciones de bar. Y también hay espacio para televisión viejuna de la que se hacía antes de tipos como el que suscribe se convirtieran en ermitaños televisivos. Que sí, que hay sitio para Mi casa es la tuya, Masterchef o Bear Grylls (conocido en mi casa como «el comemierdas»), pero también para Dragon Ball, Cruz y Raya, Los Simpson o El Chavo del Ocho. Y cuando lanza sus dardos contra programas que sí has visto, la sonrisa está garantizada, y en muchas ocasiones, el comentario «jojojo, qué cabrón», también.

abierto en canal teran fandogamia 3

A los que ya conocen a Álvaro Terán de obras anteriores saben cómo se las gasta este tipo. Si esperas un homenaje nostálgico y cariñoso a lo Yo fui a EGB a la tele que veías hace años y a la que ves ahora, pasa de largo. Abierto en canal es una obra con mala leche, que busca más hacer escarnio de un medio que tiene su buena dosis de vergüenza ajena, y que gustará a los que tienen humor negro. Y piernas, aunque esto último no es imprescindible.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com