¡Hola amiguitos! Bienvenidos una vez más a ¡Viñetas y … acción! ¿Cómo lleváis la puñetera cuarentena? Desde aquí os deseamos mucho ánimo y esperamos... ¡Viñetas y … acción! 35 Iron Man de John Favreau

logo viñetas y accion

¡Hola amiguitos! Bienvenidos una vez más a ¡Viñetas y … acción! ¿Cómo lleváis la puñetera cuarentena? Desde aquí os deseamos mucho ánimo y esperamos que vosotros y vuestras familias estéis sanos y a salvo en casa. Como plan de choque os podéis hacer un intensivo con las películas que os recomendamos. Hay superhéroes en celuloide para todos.

chiste-iron-man-1

Hoy toca hablar de una película que cambió el paradigma del cine de superhéroes. Una cinta que cogió por sorpresa a todo el mundo, convirtiendo a Robert Downey Jr. en el actor mejor pagado de la historia. Estoy hablando por supuesto de Iron Man de John Favreau, la primera entrega del Universo Cinematográfico de Marvel. Pero todavía queda para que lleguemos a eso.

La película de Iron Man es uno de esos proyectos malditos que habían pululado por Hollywood durante mucho años. Estudios como Paramount o Universal habían tenido los derechos durante mucho tiempo. Se habló de proyectos protagonizados por estrellas del momento como Tom Cruise, Brad Pitt o incluso Billy Zane (que se tuvo que conformar con ser The Phantom en una más que correcta película), o de directores como Stuart Gordon, toda una leyenda de la serie B con títulos como Re-Animator o la menos conocida pero eficaz Robot Jox.

Mark III

Al final nada de eso. Marvel recuperó los derechos del personaje en 2005, año que fue clave, pues decidió que ya estaba bien de vender sus personajes (aunque esa circunstancia le salvó de la quiebra absoluta años atrás) a otros estudios. Los taquillazos de las sagas de Spider-Man o de X-Men (cuyas terceras entregas no se habían estrenado todavía) eran un caramelo demasiado apetecible como para no entrar en el juego. Todavía faltaba un tiempo para que se creasen los Marvel Studios, por lo que hacía falta algo de financiación. Así llegó la alianza con Paramount que puso sobre la mesa los 140 millones de dólares que costó la cinta. Fue una jugada arriesgada pues Iron Man no era un icono mundial reconocible como Batman, Superman, Spider-Man o Hulk (que tampoco le fue muy bien de la mano de Ang Lee). Pero con todo recaudó 585 millones en todo el mundo, 318 solo en territorio americano.

Pero… ¿Por qué Iron Man? La verdad es que si quitamos a los X-Men, Los 4 Fantásticos o a Spider-Man tampoco es que sobrasen los personajes emblema. Con Hulk ya habían probado suerte y no acabaron convencidos y el Capi era muy difícil de adaptar. Además todavía habría gente que recordase la versión de 1991. Eso nos deja a Iron Man. Editorialmente tampoco es que el personaje (al igual que toda la franquicia vengadora) estuviera en un momento dulce. Si nos vamos al momento en que se anunció la película, acababa de suceder el evento de Vengadores Desunidos, y la cabecera del Hombre de Hierro estaba en manos de Warren Ellis y Adi Granov (que sería contratado como artista conceptual para la película meses más tarde) cuyos seis números se demoraron más de un año. Además, tampoco se había anunciado siquiera el evento de Civil War. Fue una apuesta que les salió muy bien.

Mark I

El primer nombre que se dio a conocer del reparto fue el de su protagonista: Robert Downey Jr., anuncio que provocó un pensamiento casi unánime entre el fandom en plan “un borracho para interpretar a otro”. Un poco de humor negro pensando más en el chiste que aparecía sobre el interprete en Los Simpsons que en la realidad, pues Downey llevaba totalmente rehabilitado desde el año 2000. Sobra decir que el personaje está hecho para él, su look con perillita y pelo corto (como el Stark de Busiek y Chen de finales de los noventa) parecía directamente sacado de las viñetas, así como su peculiar sentido del humor, su genio tecnológico o su carácter mujeriego que fue perfectamente complementado con el cameo de Stan Lee en bata dando vida a Hugh Hefner de Playboy. Downey se come la pantalla y hace que todo el resto del elenco actoral quede un plano, quizás, excesivamente secundario.

Poco después se anunció que la cinta sería dirigida por John Favreau, quien también acabó escribiendo parte del guion, produciendo la cinta y dando vida a Happy Hogan. A Favreau ya lo vimos dando vida a Foggy Nelson en Daredevil pero a la postre se mostró como un director que supo captar muy bien la esencia del personaje en una cinta de dos horas que no deja respiro al espectador (pese a que Iron Man como tal no sale hasta el minuto 34 ½) y cuya factura convenció a crítica y público.

Iron Man 2008

Del resto del elenco cabría destacar a la dulce, quizás demasiado, Gwyneth Paltrow como Pepper Potts. La química entre Robert y Gwyneth es total, se complementan a la perfección en la gran pantalla. Ella es el faro de cordura de Downey Jr. Su coqueteo, tan necesario argumentalmente como artificial, no molesta, es más, se agradece para rebajar un tanto la intensidad de la cinta. Sin embargo, al final no hay espacio para que se desarrolle como es debido, por lo que siguiendo todos los tópicos habidos y por haber se marcan un Mary Jane con ella convirtiéndose en la novia en apuros que tiene que ser rescatada del villano.

Y ya que hablamos de villanos… En Iron Man podemos disfrutar de un tremendo Jeff Bridges como Obadiah Stane (Iron Monger). Un ejemplo más de esa gran tradición del cine de superhéroes donde se contrata a grandes artistas para que sean los malos de la función. Esto ha sido casi siempre así salvo en cintas como Ghost Rider, The Punisher o la saga de Blade, pero es cierto que estas cintas no deberían ser ejemplo de casi nada. Entre el resto de secundarios encontramos a Terrence Howard como James Rhodes (lejos todavía de una armadura, para eso habría que esperar a la secuela) y a un semi desconocido Clark Gregg como un tal Phil Coulson, un agente del gobierno que acabaría destapándose como miembro de S.H.I.E.L.D con un papel más grande de lo que se espera, provocando las dudas del espectador, que se pregunta porqué tiene tanto protagonismo aunque no pinte nada como en la batalla final. A posteriori todo cobró sentido por supuesto.

Robert

Iron Man es una película de origen casi perfecta. Cogiendo el origen del personaje presentado en los años sesenta por La casa de las ideas, es trasladado al papel sin apenas cambios. Obviamente se actualiza el conflicto bélico llevando a Tony (que es un fabricante de armas sin complejos ni conflictos) hasta Afganistán, donde es secuestrado por la hermandad de los Diez Anillos (guiño al Mandarín que solo tuvo continuación en el genial corto “Todos saludan al Rey” que se incluyó en la versión doméstica de Thor: El reino oscuro). Aunque es cierto que cuesta imaginar que Tony pueda crear una súper armadura (la Mark I) a golpe de martillo, no menos cierto es que esto ya se había mostrado otras veces como en el opening de su serie animada de Fox en 1994. El caso es que respetando el material origen pudimos ver en pantalla una versión de Iron Man que se movía, volaba, disparaba y tenía un montón de gadgets tal y como llevábamos años viendo en el papel.

Iron Man es visualmente espectacular. El responsable de esto fue el recordado Stan Wiston que ya había trabajado con criaturas como Alien (¿quién no recuerda a la reina de la secuela?), Terminator o Depredador. Apoyado en el apartado digital por los estudios ILM consiguieron una merecida nominación a los Oscars. Las armaduras de Iron Man y Iron Monger son una delicia en movimiento, así como la titánica y convencional lucha final entre héroe y villano. Sin inventar nada, el guion por el que pasaron más de una decena de manos logra cumplir su objetivo. Siendo tan funcional, como efectivo con una carga muy ajustada de humor. A esto le tenemos que añadir una correcta banda sonora de Ramin Djawadi y el resultado es una de las mejores adaptaciones que se ha hecho de un cómic hasta la fecha, y ya van muchas.

La película tiene un buen par de momentos donde se ríe de algunos de los tópicos que llevaban años implantados en su contrapartida de papel, como el hecho de que Tony Stark logre convencer a todos de que Iron Man es su guardaespaldas. Este desmentido llega en el clímax de la cinta donde Robert Downey Jr. entona su ya mítico “Yo soy Iron Man”. El resto de la historia llegó tras los créditos.

Stan Wiston

Como ya es sabido Iron Man fue el comienzo de ese mastodóntico proyecto llamado MCU. Esto era algo que no se sabía antes del estreno de la película. Una cinta que sorprendió a todo el mundo con una sorprendente escena post-créditos donde un Nick Furia sacado directamente de las páginas de Los Ultimates encarnado por Samuel L. Jackson le hablaba al protagonista de algo llamado “La iniciativa Vengadores”. Dicen que la escena fue grabada, y escrita por Brian Michael Bendis en la fase de post-producción, pero el júbilo en el cine fue total. Pocas semanas después Kevin Feige confirmaba en una Comic Con que si había Iron Man, tendría que haber Vengadores ofreciendo el calendario de estrenos hasta que en 2012 se estrenó la cinta dedicada a los héroes más poderosos de la Tierra.

Con Iron Man se dio el pistoletazo de salida de ver un sueño hecho realidad para millones de lectores de cómics en todo el mundo. Un sueño que resultó satisfactorio para casi todos.

Recordad, una película que empieza con Back In Black de AC/DC y termina con Iron Man de Black Sabbath difícilmente puede ser mala.

PD: Volvemos en 15 días, con El Increíble Hulk o como también se le conoce: La segunda hostia en taquilla del coloso esmeralda.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

  • XAVI

    28 marzo 2020 #1 Author

    La verdad es que supuso un brillante inicio para lo que se conoce como el Universo Marvel Cinematográfico actual. Atrás quedan los intentos de Blade, Ghost Rider y 4-F. Y personalmente considero buenas Blade y en cierto modo 4-F.

    Downey Jr. en estado de gracia. Partiendo del aspecto estético del Tony Stark de Busiek y Chen del Heros Reborn: Iron Man y poniendo su buen hacer compone un Stark genial y fallido a partes iguales. Realmente, como Ryan Reynolds en Deadpool, Robert Downey Jr. hace suyo a Tony Stark hasta tal punto que es difícil imaginarse a otro actor con su cara.

    El reparto acompaña. Favreau demuestra su buen hacer tras las cámaras. Paltrow le da una buena réplica y Bridges es un estupendo malvado (la anécdota de que cuando le vieron pelado y se empezaron a preocupar, siendo el propio Bridges el que tuvo que salir al paso todo divertido tranquilizando a la gente de que sólo era parte del «maquillaje» para interpretar al personaje). El único al que no acabo de ver aunque en absoluto me desagrada es Howard. No acaba de lucir siendo el de Rhodes un personaje básico en la mitología del Hombre de Hierro.

    Pero es realmente gracias a ésta que se sentó una base y un universo cohesionando propio. Fue un gran inicio y también empezó, si no me equivoco, la tradición de las escenas post-créditos.

    Por cierto, «Recordad, una película que empieza con Back In Black de AC/DC y termina con Iron Man de Black Sabbath difícilmente puede ser mala», muy fino 😉

    Espero que estés pasando bien la cuarentena! Un saludo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com