De igual modo que este año 2009 celebramos el setenta aniversario de la creación de la editorial hoy en día llamada Marvel, deberíamos celebrar...

De igual modo que este año 2009 celebramos el setenta aniversario de la creación de la editorial hoy en día llamada Marvel, deberíamos celebrar a su vez el treinta y cinco aniversario de la primera aparición de cierto personaje que comparte junto al arácnido el lugar de buque insignia de la editorial. Nos referimos a Lobezno.

alan-davis-1


El Increíble Hulk 180, octubre de 1974; en medio de una trifulca en tierras canadienses con el Wendigo, el Coloso Esmeralda recibe en la última página la inesperada visita de un personaje nuevo, en una de esas míticas viñetas que todo aficionado recuerda para siempre. Aunque fue, es y será, una introducción muy pobre, será en el siguiente número, The Increible Hulk 181 (su primera portada), cuando el primer superhéroe canadiense de Marvel, el Arma-X, se gane el jornal a zarpazos entre Hulk y el Wendingo.

hulk-1

La creación de Lobezno (Wolverine, cuya traducción literal sería Carcayú o Glotón, mustelido/mamífero procedente de los bosques canadienses) viene de la mano de Roy Thomas, el por entonces Editor en Jefe, y Dave Cockrum. En la siempre interesante carpeta de bocetos de Cockrum, aparecían un personaje con muy malas pulgas, salvaje, con colmillos y un peinado parecido a la Bestia, llamado Wolverine. Con estas características, Thomas pide a Len Wein, guionista de Hulk, la creación de un nuevo superhéroe canadiense, debido a las buenas ventas de Marvel en el país vecino.

Wein pide a John Romita, director artístico y diseñador de personajes nuevos, el encargo del nuevo diseño. Basándose en una foto de un Carcayú, y en las indicaciones anteriores, crea el primer traje que llevará el bueno de Logan: máscara con bigotes de felino, manchas de Tigre, y unas peculiares garras fijas que lleva en ambas manos.

romita_1

romita_2

Uno de los bocetos realizados por Romita,sería después calcado por Herb Trimpe para la puesta de largo de Lobezno en esa última viñeta.

hulk-2

Datos simples que no delatan la complejidad de un personaje carismático e imitado hasta la saciedad. La idea inicial de Wein para su nuevo personaje es la de un joven mutante, un carcayú evolucionado a humano genéticamente por el Alto Evolucionador, impulsivo mutante bajo ordenes de los militares. Es evidente que este origen, también otorgado a la primera Spiderwoman, no cuajó en ambos.

Tras esta primera puesta en escena, The Wolverine no volvería aparecer en las páginas de ningún tebeo Marvel hasta mayo de 1975, protagonizando junto un grupo variopinto de nuevos personajes The Giant Size X-Men, realizado por Len Wein, Dave Cockrum y Chris Claremont.

La importancia de Lobezno en el género superheroico es notable. Con su aparición, rodeado de una aureola desconocida en lo referente a su pasado y sus poderes, sus malos modales, pero sobre todo, la facilidad con la cual mata sin motivo alguno, le llevaron a ser odiado por parte del fandom y sobre todo por Cockrum, que no le quería en SU Patrulla-X. El pequeño psicópata debería esperar a un prometedor artista, de origen canadiense, para saltar al estrellato.

Claremont y John Byrne adoptaron al personaje; bajo su manto el protagonismo de Logan (quien ya tenía nombre propio desde Uncanny X-Men 101) a partir del primer número de Byrne a los lápices, UXM 102, se hizo patente.

El Guardian y sus compañeros de Alpha Fligth, la aventura en la Tierra Salvaje, Mariko Yashida, la saga Proteus… todas y cada una de las aventuras que pasaron los mutantes estaban mediatizados al final por los actos del pequeño canadiense. Entonces llegó El Club Fuego Infernal, con su corrupción de Fénix (Jean Grey) y la viñeta más famosa de Lobezno. Ya teníamos la estrella definitiva mutante, de Marvel y del cómic en general. El resto es historia.

vineta-byrne

Muchas son las historias contadas para mayor gloria del personaje y sus autores sobre todo, pero dos destacan por encima del resto: Honor y Arma-X.

Con la espantada de Byrne de Uncanny X-Men por discrepancias con Claremont para escribir las aventuras de los Cuatro Fantásticos en solitario, el desarrollo quedaría en las únicas manos de Claremont. Con ayuda de Frank Miller (en el desarrollo de la historia y el dibujo), ambos terminaron de definir al personaje, un samurai sin amo regido por un estricto código de honor. Descubrimos retazos del pasado de Logan, su paso y entrenamiento en Japón, así como una lucha a muerte por el amor de su vida, Mariko Yashida. Honor, sería el punto culminante en el desarrollo de la personalidad de Lobezno.

honor

Arma-X es el primer nombre por el cual conocemos a Lobezno. También es el nombre del proyecto que en teoría dotó de garras (gracias a la miniserie Orígenes y a la propia serie regular ya sabemos que no sería así) y de un esqueleto indestructible del metal adamantium a Logan. Arma-X es la gran obra de Barry Windsor-Smith para Marvel, recogida por entregas en la cabecera de Marvel Comics Presents. BWS narra el nacimiento y caída del proyecto Arma-X, en un estudio grafico impecable y una narrativa soberbia, que será mejor que aquellos que no conocen y aquellos que sí lo conocen lean de nuevo o por primera vez; el trágico final de un ser humano para convertirlo en una máquina de matar sin mente ni recuerdos.

arma-x

En un apartado diferente, podía incluir el excelso trabajo realizado por Claremont en los primeros números de la serie del personaje, alejando en esta última de los devaneos superheroicos al personaje, para embarcarle através de las aventuras más pulp posibles, aderezada con el género negro. De este modo, Lobezno es el único personaje capaz de salir airoso en cualquier tipo y género de historia (otro podría ser Batman, pero en menor medida) sin desentonar en absoluto.

En esa misma cabecera, el segundo autor que mejor y más ha trabajado con Lobezno, Larry Hama ( con los lápices de Marc Silvestri) recuperó la personalidad agria y ruda de un Lobezno que con el paso de los años se había domesticado en demasía.

paul-smith-1

Para terminar quisiera dar mi punto de vista sobre los tres artistas gráficos que mejor han plasmado a Lobezno: Paul Smith, Alan Davis, y como no, Jim Lee. Cada uno aporta y define al mejor Lobezno posible en sus diferentes etapas en Uncanny, o a lo largo del tiempo como ha sido el caso de Alan Davis.

jim-lee-2

Compartir:

Marcos Miguel González "Markitos"

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com