EDICIÓN ORIGINAL: Camelot 3000 núms. 1 a 12 USA FECHA PUBLICACIÓN: Agosto de 2015 GUIÓN: Mike W. Barr DIBUJO: Brian Bolland FORMATO: Cartoné, 320 págs. A color. En un...

Camelot-3000

EDICIÓN ORIGINAL: Camelot 3000 núms. 1 a 12 USA
FECHA PUBLICACIÓN: Agosto de 2015
GUIÓN: Mike W. Barr
DIBUJO: Brian Bolland
FORMATO: Cartoné, 320 págs. A color.

En un pequeño parque de mi ciudad hay un castaño de indias que da sombra a los bancos de una plaza. Nada importante para la mayoría de la gente, pero un excelente lugar para sentarse y pasarse la tarde leyendo tebeos, una bolsa de pipas a un lado y una cerveza al otro.

rey

Hoy un hombre está sentado leyendo el tebeo que acaba de comprar. Lo tuvo en otra edición, perdida hace años sin saber como. Le tiemblan los dedos cuando; como quien ve a su novia tras una larga ausencia; lo abre, se salta la introducción del guionista sobre la obra y su creación, y empieza a leer.

Y ahí lo veo, perdido en el año 3000, luchando en una guerra perdida, donde una Tierra sin verdaderos líderes (perviviendo los regímenes del siglo XX. Considerémoslo una licencia poética del guionista) se consume bajo un ataque alienígena y su propia civilización. Tal y como dijo el poeta: Así es como termina el mundo, no con un estallido sino con un quejido.

De pronto una mujer se para a su lado y sonriendo le pregunta: Perdona, ¿qué lees?

Él sonrie y le enseña el libro abierto. Camelot 3000.

Ella lo mira y se sienta para ver mejor las ilustraciones. Oh, ¿va de Arturo y Ginebra y eso, no?

Con el amor hacia una obra del fan, él empieza a hablarle del futuro. La Humanidad se ha esclavizado a sí misma. Derrotada por extraterrestres, un chico intenta sobrevivir. Y sin querer despierta al Antiguo Rey.

“Volverá en una hora de necesidad”. “Duerme bajo la colina con sus guerreros”. “Pasado y Futuro Rey”.

Cualquier corazón con algo de sangre céltica en su interior temblaría al oir esas palabras. Ella no es la excepción y lo escucha atentamente mientras le habla del futuro. De como Merlín despierta a los caballeros, de como Ginebra, ahora una guerrera y líder por derecho propio, ha renacido en otro cuerpo. Y Lanzarote también.

DSC_0156

Por supuesto, ni él le habla de la edición ni ella necesita saberlo. No tiene prisa por saber que el tomo se inicia con un texto del guionista Mike W. Barr (escrito para la edición de 2008). Su atención está puesta en el precioso e impresionante dibujo de Brian Bolland, inglés como Arturo.

Le habla de una obra épica, heroica, donde un hombre defiende a una madre a punto de morir a manos de un monstruo protegiendo a su hijo. ¿Qué lector de quince años no se habría emocionado con eso? Le habla de la búsqueda de los Caballeros de la Mesa Redonda, de su lucha sin esperanza, de las frases de Arturo, directas al corazón. Frases que resuenan en el corazón de los lectores, tantos años después.

También olvida (o elige) no hablarle de como Camelot 3000 fue realmente un punto de inflexión en la industria del tebeo estadounidense. Creada para ser una maxiserie de 12 números, su destino era ser vendida directamente en tiendas de cómics. Eso hacia que no tuviera que seguir el Comic Code (la autocensura de la Industria, para entendernos) y pudiera desarrollar historias como la de Tristán e Isolda. Ella no lo sentirá al leerla. No a día de hoy cuando dos mujeres pueden incluso casarse. Pero hace 25 años, en Estados Unidos, no era algo que pudieras poner en la típica historia para adolescentes.

Tristán, el caballero. Renacido como mujer. Hermosa y llena de energía. ¿Qué joven lector no se dejaría cautivar por ella en plena adolescencia? Ah, Tristan, que se siente hombre atrapado en un cuerpo de mujer. Hace 25 años algo así no podía salir en un tebeo normal. Y cuando aparece Isolda… Tristán e Isolda, amantes y ambas mujeres.

DSC_0158

Quizás le comente que un primerizo Barr creo una historia llena de tópicos, de escenas dedicadas a golpear de lleno los sentimientos del lector. La épica y la emoción acompañadas por un excepcional e impactante distribución de viñetas. Posiblemente ella sienta la misma emoción al ver esas viñetas a página completa, como el despertar de Merlín. O la aparición de Arturo, saliendo de su sepulcro. Ella no notará que el color es más brillante que la edición original, pues no la conoce. Precursora también en esto, el papel en el que publicó por primera vez era mejor del usado normalmente para los tebeos.

Ella empieza a hojear el tebeo por sí misma, mientras comenta el escaso y exótico (y erótico) diseño del vestuario de Morgana. Pues claro que está Morgana. Y Merlín, que juró que ningún poder bajo el cielo podría destruir Stonehenge, su obra.

Como si fuera algo propio, le habla de los combates. Y de las muertes de personajes. Algo capaz de golpear al lector inocente habituado a los superhéroes de la Edad de Plata. Pero que lo metían más en la historia, haciéndola real.

Ni le hablará de cómo (en vez de dejar la editorial que Bolland lo hiciera todo él solo) el entintado de Bruce Patterson, Dick Giordano y Terry Austin (junto con el trabajo de coloreado de Tatjana Wood) hizo que la serie se fuera retrasando en el tiempo, perdiendo su prevista mensualidad.

DSC_0155

Mientras le habla de cómo la historia se repite, de cómo Ginebra y Lanzarote vuelven a caer y a ser desterrados, le habla también de cómo el pueblo ve a Arturo como a un líder. Un Líder. Su Rey.

No necesitan hablar de que el tomo incluye (dentro de la historia) las portadas originales. Ni de las 12 páginas de bocetos, estudio de personajes y hasta un fragmento del estudio del guión (en castellano 🙂 ).

Los minutos han pasado mientras Camelot revivía en esta placita del parque, a la sombra de un castaño de indias.

Ella pregunta si lo tendrán en la biblioteca para leerlo. Seguramente sí. Ella mueve sus manos sonriendo, en un gesto destinado a mostrar que no hay alianzas en ninguno de sus dedos. Gesto que él seguramente no nota. Ella pregunta si la podría acompañar para sugerirle algún tebeo más. Él asiente, esperando que no se le note el temblor de la pierna izquierda. Ella ya lo ha notado, por supuesto.

Mientras ambos empiezan su propia historia, el tebeo es cerrado y guardado. Convertido en un tomo de Camelot 3000, otro de los amuletos de Merlín ha encontrado y hecho despertar a una nueva caballero.

Y mientras alguien siga contando una historia en la que alguien saca una espada de una piedra, el camino siempre seguirá adelante.

¿Por que leer Camelot 3000?

La historia. El dibujo. Los extras de esta edición.

DSC_0159

¿Por qué no leer Camelot 3000?

Solo lees cómic de autor costumbrista checo. No, en serio, aunque no te gusten los superhéroes, si te gustan las buenas historias te gustará. Quizás lo peor sea ese color tan vivo, pero esto es algo que me pasa con muchas reediciones actuales, no cosa de esta obra.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com